Mayordomía

Other Manual Translations: English

La psicología del dar: Cambia la forma en que pides para obtener más

El dinero es necesario para que las iglesias lleven a cabo sus ministerios, pero pedir dinero continuamente puede llegar a crear cansancio en los lideres y entre la congregación. Quizás tu iglesia está pasando por algo similar.

O quizás te estés preguntando, ¿Por qué algunas personas les nace el dar voluntariamente otras no? ¿Por qué gente da un día y no da el otro? 

Este artículo te da una idea de por qué la gente da y cómo puedes animar a otros que también den. 

NO MENCIONES EL DINERO POR ADELANTADO

Obviamente, es importante usar las enseñanzas bíblicas para preparar a los miembros que den, pero hay otro tipo de preparación que puedes hacer para aumentar los diezmos y las ofrendas.

Lo creas o no, es posible que los miembros necesitan ayuda en no pensar sobre las finanzas. Aunque esto suena contraproducente, los estudios han demostrado que cuando la gente ya está preparada a que le pidan dinero, en realidad es menos propensa a dar. Esto significa que hay un beneficio al pedirles algo más primero. Hay un par de razones por las que esto es una buena idea. Primero, cuando se les pide a las personas que den una ofrenda, es más probable que empiecen a analizar los pros y los contras de la donación. Sin embargo, cuando les pides que hagan algo (como ser voluntario), empezarán a pensar en otra cosa (como su tiempo). Este tipo de pensamiento conduce a una toma de decisiones más emocional, que tiende a llevar a la gente a dar y a dar más. Otra razón por la que este ángulo de pedirle a la gente funciona es porque a la gente les gusta la consistencia. Cuando las personas dicen "sí" a un compromiso, es más probable que vuelvan a ayudar con compromiso relacionado en el futuro.

Punto clave: Cuando se acerque a los miembros en respecto de donar, considere pedirles que donen primero su tiempo.  Si deciden ofrecerse como voluntarios, pueden estar más dispuestos a dar más tarde.

CENTRATE EN LA GENTE INDIVIDUALMENTE, NO EN EL GRUPO

Estudios demuestran que los donantes son más generosos con los individuos que con los grupos. Aunque esto pueda parecer una mala noticia para su iglesia, no lo es.

Al pedir una ofrenda, la clave es concentrarse en lo que su iglesia está haciendo por los individuos. La historia de un individuo tiene más atractivo emocional y motiva a la gente a dar. Si estás diseñando una campaña publicitaria o de recaudación de fondos, trata de enfatizar cómo tu ministerio ha ayudado específicamente a un individuo. Esto se relaciona con lo que se conoce como el Efecto Víctima Identificable, que, en pocas palabras, significa que a la gente le gusta tener una imagen, un nombre y una historia con los que puedan relacionarse. Por ejemplo, si estás diseñando la página web de la iglesia y estás hablando del dar monetariamente, tal vez quieras poner una foto de un hombre que ha sido ayudado por su ministerio de personas sin hogar. Debajo de la foto, se podría escribir una breve descripción, como, "José perdió su trabajo debido a los recortes de la compañía. Luego, perdió su casa. José se quedó sin hogar, pero gracias a los donativos como el suyo, la iglesia XYZ está ayudando a José a recuperarse". Recuerda que, aunque tu iglesia ayuda a muchas personas, las personas que dan dinero se conectan y simpatizan más con una sola persona.

Punto clave: Cuando pidas donaciones monetarias, promueve cómo tu iglesia ayuda a la gente individualmente y específicamente cómo una donación puede ayudar.

CONÉCTATE PERSONALMENTE CON LA CAUSA

Esto puede parecer obvio, pero es algo que mucha gente pasa por alto. Los posibles donantes responden mejor cuando las ven que tienes una conexión personal con la causa.

Esto involucra más que sólo expresar tu posición u opinión del tema en la iglesia. Considera que, si alguien está buscando donaciones para la investigación del cáncer, ¿a qué persona estarías más dispuesto a escuchar: a una mujer cuyo marido murió de cáncer o al hombre que cita estadísticas sobre cuántas personas son diagnosticadas con la enfermedad cada año? Aunque la información es importante para animar a la gente que done, la forma en que se presenta una causa y la forma en que se pide debe ser atractiva al donante potencial. Por lo tanto, la próxima vez que comiences una campaña de mayordomía, considera la posibilidad de que alguien dé testimonio de cómo la iglesia ha sido una bendición para él o ella. Luego, haz un seguimiento con las necesidades y los números específicos y cómo una donación puede ayudar a satisfacer la necesidad.

Punto clave: Solicita voluntarios que tengan una conexión personal con su ministerio.

EL PLANIFICAR CAMPAÑAS DE DONACIÓN PUEDE REQUERIR QUE LE CUESTE

Parece una locura, pero es verdad. La gente tiende a estar más dispuesta a dar dinero cuando hay un poco de trabajo involucrado. Considere algunos de los tipos más populares de campañas de donación: el Desafío de los Cubos de Hielo, carreras de lodo, carnavales, ventas de pasteles, maratones, etc. Este tipo de eventos involucran un elemento de diversión y pueden crear una experiencia que trae más alegría, pero la psicología de su éxito es mucho más profunda. A la gente le gusta trabajar por lo que da. Además, estas campañas suelen tener éxito debido a la publicidad que reciben en los medios sociales. La gente disfruta compartir sus experiencias, lo cual, a su vez, promueve la causa. Cuando usted necesita más dinero para un ministerio específico dentro de su iglesia, puede considerar uno de estos tipos de recaudación de fondos. Pero, recuerde, también vienen con ciertos gastos. Asegúrese de contar el costo, así como la ganancia potencial para determinar si vale la pena.

Punto clave: Considere la posibilidad de organizar una campaña de donaciones que requiera esfuerzo por parte del donante.

El entender la psicología de dar no se trata de manipular a su congregación; se trata de ayudar a presentar las necesidades de su ministerio de la manera más efectiva. Tenga en cuenta estas sugerencias y tal vez aumente las posibilidades de que hoy sea el día en que los donantes digan "sí". 

Si quieres ayudar a animar a la gente que dé, puedes ver estos consejos basados en la psicología de la recaudación de fondos.