Liderazgo

Translate Page

Siete prácticas espirituales para el año nuevo

Photo by Kelvin Valerio from Pexels. Courtesy of the Lewis Center for Church Leadership. 2022.
Photo by Kelvin Valerio from Pexels. Courtesy of the Lewis Center for Church Leadership. 2022.

Jayne Davis sugiere algunas prácticas espirituales que pueden ayudar a asegurarse mas en Dios y traer alegría, significado y descanso profundo en el próximo año nuevo. Entre ellas se encuentran la gratitud, el asombro, el shabbat y el hacer preguntas mientras se profundiza en la relación con Dios y con los demás.


Hay algo muy estimulante en un nuevo año: un borrón y cuenta nueva, un nuevo comienzo. Tanto si entras en este nuevo año con energía y listo para re imaginar cómo la vida podría ser diferente en los próximos días y meses, como si apenas se ha arrastrado hasta la orilla de un nuevo año, jadeando, naufragando y cansado de las tormentas del año pasado, ofrezco algunas ideas sobre prácticas espirituales que pueden ayudar a asegurarse más en Dios y traer alegría, significado y un profundo descanso en el próximo año, sea cual sea.

1. PRACTIQUE LA GRATITUD

Es fácil quedar atrapado en el ciclo del caos que nos rodea, cansarse, frustrarse y abrumarse en una época en la que muchas cosas parecen estar fuera de control. La gratitud es una práctica espiritual que nos ayuda a dar un paso atrás, a mantener la perspectiva de que hay muchas cosas buenas en medio de los desafíos, y a recordarnos las muchas maneras en que Dios está presente y provee para nosotros. Considere comenzar o terminar cada día escribiendo tres cosas por las que está agradecido. Una práctica intencional de la gratitud da forma a la lente a través de la cual vemos el mundo: un mundo de abundancia o de escasez, un mundo de amenaza o de promesa.

2. CULTIVE EL ASOMBRO

La diferencia entre la gratitud y el asombro, para mí, es que el asombro a menudo me encuentra por sorpresa. Es una gratitud que me invade. Cuando toma una curva en Blue Ridge Parkway, usted ve la extensión de las crestas de las montañas superpuestas en tonos azules nebulosos. Es la multitud de estrellas que aparecen en el cielo nocturno o el repentino e impulsivo abrazo de un niño pequeño alrededor de sus rodillas. Es la innovación de un parque subterráneo en Lower East Side de Manhattan, la migración de las mariposas Monarca llenando el cielo, la inesperada palabra de gracia de un alma vieja y crujiente. Asombro. Maravilla. Esperanza. Imaginación. No podemos crear el asombro, pero sí podemos ponernos en situación de experimentarlo, con humildad, apertura y expectación; alabando a Dios por ser quien es y preguntándonos qué será lo próximo que haga.

3. HACER ESPACIO PARA EL SHABBAT

"No podemos crear el asombro, pero sí podemos ponernos en situación de experimentarlo, con humildad, apertura y expectación; alabando a Dios por ser quien es y preguntándonos qué será lo próximo que haga.

Mi mejor amiga es una judía ortodoxa. "Cuando enciendo las velas del Sabbath el viernes por la noche, puedo sentir que exhalo", me dijo. “Tanto si te has apresurado a hacer todo antes de que te desconectes del trabajo y la oficina y las tareas domésticas, como si has entrado suavemente en este momento, la exhalación está ahí”, dijo. El cuerpo, la mente y el espíritu lo saben: este es su momento. Y colectivamente, ellos descansan.

¿No le gustaría saber qué se siente? ¿Tener una separación entre lo ordinario y lo sagrado? Empiece con cinco minutos al día si está convencido de que es todo lo que puedes reunir. Programa la alarma de su teléfono para que suene al mediodía y luego detente; detengase durante cinco minutos y siéntese ante Dios, descansando en su presencia, recibido no por lo que hace o lo que trae, sino simplemente por lo que es. Deje que todo tu ser exhale.

4. REALICE GRANDES PREGUNTAS

Ser el más tonto de la sala tiene sus ventajas. No hablo de inteligencia; hablo de escuchar desde una postura de no saber, de curiosidad. Es una habilidad que todo buen entrenador conoce. A menudo, como ministros, sentimos que debemos tener todas las respuestas, o al menos actuar como si las tuviéramos. Pero cuando nos damos permiso para hacer preguntas, en lugar de ofrecer respuestas, llegamos a viajar con nuestra gente en su propio camino de descubrimiento. Piense en las preguntas que Jesús hizo a sus discípulos. "¿Que quiere?" "¿Quién dice que soy yo?" Preguntas que provocaban la reflexión y la lucha interna. Jesús no los manipuló para que dieran una respuesta predeterminada, sino que les dio espacio para que hicieran suya su fe, para que desarrollaran la comprensión interna que el liderazgo les exigía.

5. SEA USTED MISMO

Si somos como los demás, ¿qué sentido tiene? La verdad es que Dios lo ha hecho único. Tiene una combinación de dones, personalidad, esfera de influencia, forma de ver el mundo como nadie más. Y el mundo necesita ver cómo se refleja Dios a través de usted, su verdadero yo. Confíe en que es suficiente, tal y como usted es.

6. OBSERVE A DIOS

"¿Dónde has visto a Dios hoy?" Es una pregunta sencilla que me enseñó un amigo a empezar a hacerme al final del día, una pregunta que le recomiendo a usted también. Vemos lo que esperamos ver, para bien o para mal. Nos formamos por lo que notamos, por lo que buscamos, en los demás y en el mundo.

7. COMPRARTA EL TRAYECTO

Pocas cosas afectaran directamente a su espíritu y a su ministerio como el aislamiento. Puede que lo sepa muy bien. Hablo con demasiados ministros que están desesperados. Es una palabra fuerte, pero es la que eligen. El hilo común entre estos ministros es el aislamiento. Si esta es su historia, haga que el 2022 sea el año en que va a ser diferente. Comprométase ahora a crear un sistema de apoyo. Identifique a un líder laico de confianza, a otro pastor en la ciudad o en la ciudad vecina o de una denominación diferente. Un amigo que no esté relacionado con el ministerio en absoluto. Estamos formados para que la comunidad lleve las cargas de los demás; para ofrecer una voz de esperanza o de razón cuando uno se está descarrilando; para dar perspectiva cuando los pensamientos en nuestra cabeza se han convertido en algo que nos consume. No tiene por qué ser una terapia; puede ser simplemente un café. Otra persona puede necesitar su voz tanto como usted la suya, quizá por razones diferentes. Comparta. Ría. Respire.

La misericordia de Dios es nueva cada mañana. Que experimente la abundancia de la Gracia de Dios y la alegría de Dios mientras lo busca y sirve en el próximo año.


Este artículo apareció originalmente en el sitio web de The Center for Healthy Churches y fue republicado por Lewis Center for Church Leadership. Se ha republicado de nuevo en este sitio con el permiso de la autora.