Administración

Other Manual Translations: English

8 lecciones financieras para la iglesia post-pandémica

Puzzle of a hundred dollar bill. Courtesy of Arek Socha from Pixabay.
Puzzle of a hundred dollar bill. Courtesy of Arek Socha from Pixabay.

Lovett Weems y Ann Michel comparten ocho lecciones clave para ayudar a las iglesias a lidiar con las repercusiones financieras de la crisis COVID. Ahora es el momento de crear un futuro financiero más saludable gestionando los recursos con prudencia, involucrando a las personas donantes de forma más eficaz y buscando enfoques más creativos para la sostenibilidad económica.

En las repercusiones de la crisis COVID-19, muchas iglesias se enfrentan a un período de ajuste de cuentas financiero. Estos ocho principios pueden ayudar a enderezar el barco. Todos ellos son prácticas sólidas en los mejores tiempos, pero son aún más críticos ahora que la iglesia navega por un territorio inexplorado en el mundo post-pandémico.

1. CONOZCA A SUS DONANTES

No todas las familias o personas sintieron el impacto económico de la pandemia de la misma manera. Algunas perdieron sueldos, empleos o negocios. Otros cobraron sus sueldos mientras trabajaban con seguridad desde casa, redujeron sus gastos, se embolsaron cheques de estímulo y vieron crecer sus carteras de jubilación. Prestar atención a las circunstancias económicas de sus feligreses y supervisar sus patrones de donación no sólo es una buena estrategia de donación, sino una expresión vital de cuidado espiritual y pastoral. Un enfoque único para todos no tenía sentido antes de la pandemia, y tiene aún menos sentido ahora.

2. SEGUIR PIDIENDO A LA GENTE QUE HAGA SUS DONACIONES, PERO HACERLO DE FORMA SENSIBLE

Algunas congregaciones simplemente asumieron que la gente no podía permitirse hacer donaciones durante la pandemia o sintieron que era inapropiado pedir en un momento difícil. Estas iglesias seguramente empeoraron su propia situación financiera. Incluso en los mejores tiempos, habrá personas en sus congregaciones que pasen por momentos difíciles debido a una enfermedad, a la pérdida de un empleo o a problemas familiares. Al invitar a la gente a contribuir, es importante señalar que siguen siendo miembros valiosos de la comunidad. Diga simplemente: «Si esta sin empleo o sufre un contratiempo económico, este es nuestro momento para ayudar. Siempre serán bienvenidos en esta iglesia, aunque no puedan hacer una donación en este momento». Esto permite que sepan que la iglesia es sensible a la realidad financiera de la gente. Y los quienes pueden dar se sienten mejor haciéndolo cuando saben que su iglesia se preocupa por la realidad financiera de sus feligreses.

3. EXTENDER LOS ESFUERZOS DE GENEROSIDAD MÁS ALLÁ DE LOS MUROS DE LA IGLESIA

El cierre de COVID-19 fue una dramática ilustración de la dependencia que tiene la iglesia a las donaciones basadas en el lugar y vinculadas al culto. Pero las formas tradicionales de cultivar la generosidad llevan años perdiendo eficacia. En una era post-atractiva, en la que cada vez hay menos personas que acuden a las iglesias e incluso nuestros asiduos asisten sólo un par de domingos al mes, las iglesias que no amplían sus esfuerzos de generosidad están pescando en un estanque cada vez más pequeño.

Un aspecto positivo de la pandemia es que obligó a las iglesias, que llevaban décadas de retraso con respecto a las donaciones electrónicas, a poner en marcha sistemas rápidamente. Las donaciones electrónicas tienen el potencial de llegar a las generaciones más jóvenes, a los asistentes ocasionales e incluso a las personas que aún no asisten a la iglesia, superando nuestra tradicional dependencia de las promesas y el plato de ofrendas. Pero sólo si las iglesias desarrollan nuevas formas creativas de solicitar donaciones electrónicas a aquellas personas que están fuera del alcance de los servicios dominicales.

4. DESARROLLAR MÚLTIPLES FLUJOS DE INGRESOS

En la era post-pandémica, muchas más iglesias encontrarán necesario desarrollar fuentes de financiación más allá de los diezmos y las ofrendas. Las iglesias suelen ver sus circunstancias financieras a través de la lente de la escasez, sin reconocer los activos y las oportunidades que tienen a su alcance. Un enfoque más holístico de la sostenibilidad económica puede implicar una mayor creatividad en el despliegue de los activos físicos, la búsqueda de nuevos socios y fuentes de apoyo y la adopción de formas más eficientes de sostener la misión de la iglesia.

5. APROVECHAR LA OPORTUNIDAD DE REEVALUAR LOS GASTOS

A medida que la pausa de la pandemia desaparece y surgen nuevos modelos de ministerio, las congregaciones tienen una oportunidad única para reevaluar los programas y las actividades que se suspendieron y preguntarse: ¿Qué debe continuar? ¿Qué se puede dejar de lado permanentemente? ¿Qué hay que hacer de forma diferente? ¿Y qué significan los cambios para el personal y los patrones de uso del edificio?

6. SEA REALISTA AL ESTABLECER SU PRESUPUESTO

En tiempos difíciles, es tentador aumentar los ingresos del presupuesto basándose en deseos, suponiendo que nuevos miembros, mayores donaciones u oportunidades lucrativas de recaudación de fondos se materializarán de repente en el próximo año presupuestario. Aunque todos trabajamos y rezamos por estos acontecimientos, no es prudente elaborar un presupuesto partiendo de la base de que estas cosas van a suceder. El principio más importante para elaborar un presupuesto sostenible es basar las previsiones de ingresos en fuentes de ingresos predecibles y recurrentes, lo que implica un análisis minucioso de las tendencias de los ingresos anteriores y del rendimiento del presupuesto.

7. MANTENER UN FONDO DE RESERVA

La pandemia ha subrayado la importancia de presupuestar un fondo de reserva y mantener una reserva de efectivo razonable. Los expertos financieros sugieren que los individuos y las familias mantengan un fondo de emergencia suficiente para cubrir los gastos durante tres meses, y las iglesias deberían hacer lo mismo. Aunque ningún presupuesto es a prueba de catástrofes, su presupuesto será más resistente si no vive demasiado al límite.

8. SABER A QUÉ ATENERSE

Con demasiada frecuencia, las iglesias se ven sorprendidas cuando sus circunstancias financieras cambian simplemente porque no han prestado suficiente atención a los indicadores y tendencias clave. Y cuando se dan cuenta de lo que está pasando, sus opciones para responder pueden ser más limitadas. Al entrar en un período nuevo e incierto, es más importante que nunca que las iglesias establezcan sistemas para monitorear los indicadores financieros clave (ver 9 Questions to Assess Your Congregation’s Financial Health) y para medir los cambios sutiles en los patrones de donación (ver Congregational Giving Profile.)

La pandemia fue, en cierto modo, una llamada de atención para afrontar problemas y oportunidades que ya existían mucho antes de la llegada de COVID-19. La crisis ha revelado áreas de vulnerabilidad y ha aumentado la receptividad al cambio. Los líderes y las líderes eclesiásticos inteligentes aprovecharán esta oportunidad para crear un futuro financiero más saludable para sus congregaciones gestionando los recursos con prudencia, involucrando a los donantes de forma más eficaz y buscando nuevos enfoques creativos para la sostenibilidad económica.

RECURSOS RELACIONADOS