Bienvenida & Hospitalidad

Other Manual Translations: English

Guías básicas al abrir las instalaciones de su iglesia

Mujer sonriente se para en una puerta. Foto cortesía de Gustavo Vazquez.
Mujer sonriente se para en una puerta. Foto cortesía de Gustavo Vazquez.

Por muchas razones, las iglesias sienten el llamado a abrir sus iglesias como refugios para ayudar a los miembros de la comunidad que han sido desplazados. Si esto es algo que usted decide hacer, hay muchas consideraciones que debe tener en cuenta.

Al abrir sus instalaciones, es importante investigar las ordenanzas locales en torno a los refugios, incluso los refugios temporales. También es importante trabajar con el personal y los voluntarios de la iglesia para que comprendan su responsabilidad.
Planifique antes de abrir sus puertas

Antes de abrir su iglesia, determine cómo se usará su instalación. Por ejemplo:

¿Desea su iglesia simplemente proveer refugio, o proveer comidas y servicio de lavandería también? ¿Preparará comidas o traerá comida?
¿Cuántas personas pueden estar en sus instalaciones y cuántos voluntarios y miembros del personal necesitará para atenderlas?
¿Proporcionará artículos de primera necesidad, o artículos de higiene personal? ¿Tiene suficiente papel higiénico, toallas de papel, platos, vasos y utensilios para manejar una gran afluencia de personas?
¿Cómo va a proporcionar seguridad? ¿Sus instalaciones están suficientemente iluminadas?
¿Por cuánto tiempo su iglesia servirá como refugio? ¿Unos días? ¿Un mes?
¿A qué habitaciones y edificios de su propiedad podrán acceder los huéspedes?
Si hay una emergencia médica, ¿qué procedimientos seguirá?
¿Proporcionará usted cuidado de niños, o serán los padres responsables de sus propios hijos? ¿Los espacios disponibles para los huéspedes son a prueba de niños? ¿Han sido capacitados sus voluntarios y personal para identificar y prevenir posibles abusos sexuales, utilizando un programa como Safe Sanctuaries ®?

Si esta abriendo las instalaciones a toda su comunidad es posible enfrentarse con desafíos. Estos deben abordarse antes de abrir sus puertas. Establezca algunas reglas básicas para los que se quedan en la iglesia, así como para los que están ayudando. Las pautas que usted puede desarrollar para los huéspedes podrían incluir:

Horario de operación
Procedimientos de registro
Ropa apropiada
Sin uso de alcohol o drogas
Sin armas
No usar lenguaje o acciones abusivas, amenazantes o profanas
No robar o dañar a otro huésped, voluntario o miembro del personal
No se admiten mascotas, a menos que se trate de un animal de servicio
No disponer de efectos personales en la propiedad

Las pautas para los voluntarios y el personal pueden incluir:

Muestre compasión, sonría, sea positivo y escuche bien
Mire a todos a los ojos, platique con los huéspedes y muestre hospitalidad.
Proporcione a los huéspedes dignidad y respeto

Los voluntarios y el personal deben tener cuidado de no hacer lo siguiente:
Entregar identificación personal a los huéspedes
Llevar la ropa sucia de los huéspedes a casa
Prestar dinero a los huéspedes (o llevar dinero al sitio)
Comprar artículos para o de los huéspedes
Proporcionar medicamentos de cualquier tipo
Limpiar fluidos corporales
Imponer creencias religiosas durante la operación del sitio
Los jóvenes voluntarios deben tener personal adulto constante o supervisores voluntarios, y deben traer un documento firmado que indique la aprobación de los padres antes de comenzar a trabajar como voluntarios.

Asóciese con una agencia experimentada

Su iglesia no tienes que hacerlo todo ustedes solos. Si se conecta con una organización benéfica reconocida a nivel nacional, como la Cruz Roja, o con una organización local sin fines de lucro con experiencia en proporcionar refugio a personas que necesitan ayuda, pueden compartir conocimientos, recursos y responsabilidades.

Puede que vea algún daño. Por ejemplo, el hecho de que muchas personas utilicen las instalaciones las 24 horas del día puede suponer una carga para el sistema de plomería. Pero, si usted se asocia con otra agencia, ellos pueden ayudar a sufragar los costos de la reparación.

Aunque no se asocie directamente con otra organización, coordine con otras agencias que estén prestando servicios similares. Cuando usted sabe lo que otras organizaciones están haciendo, puede aprender de sus elecciones y experiencia y podra proveer las necesidades de la comunidad.

Abrir su iglesia como refugio puede tener un efecto enormemente positivo en una comunidad que ha sido afectada. Si se toma el tiempo para planificar cómo va a utilizar sus instalaciones como refugio, puede disminuir los riesgos y ayudar a un gran número de personas necesitadas.

Suscríbase a la guía de protección de la iglesia.