Recursos para enfrentar el coronavirus

Creciendo en su fe en un tiempo de distanciamiento social

Foto por Mick de Paola, Unsplash.
Foto por Mick de Paola, Unsplash.

Vaya, la situación se agravó rápidamente.

Sospecho que miraremos hacia atrás el miércoles 11 de marzo como el punto de inflexión de la respuesta de los Estados Unidos al COVID-19. Me pareció que realmente comenzó cuando la NBA anunció que suspendía la temporada. Siguió una avalancha de cancelaciones. Me despedí de mi hija en la parada del autobús el jueves por la mañana y sentí que había una buena posibilidad de que fuera la última vez que lo hiciera este año.

Hay un período de ajuste inevitable y comprensible cuando algo tan dramático sucede. Pero hoy quiero animar a los líderes de la iglesia (laicos y clérigos) a que se levanten y vuelvan a hacerlo.

He sido alentado en conversaciones con pastores a cerca de la conexión y cómo muchos de ustedes ya están pensando en formas proactivas y creativas para continuar el ministerio de la iglesia en la era del distanciamiento social.

Esto será más fácil para algunos de nosotros que para otros. Sin embargo, quiero ofrecer algunas sugerencias que espero conecten con quienes leen esta publicación. Mi desafío para ustedes hoy es empezar en algún lugar. Den un paso adelante donde puedan. Lo que elijan hoy no tiene que ser perfecto. No debe ser imposible o grandioso. Sólo den un paso hoy para que puedan construir el mañana. Eso es suficiente.

Aquí hay algunas ideas para las oportunidades que se ofrecen en esta temporada:

Esta es una oportunidad para que las familias practiquen su fe juntas. Si hubiera una cosa que yo animaría más apasionadamente sería esto: Si forma parte de una familia que vive bajo un mismo techo, encuentre un ritmo diario para expresar su fe de manera concreta. Los animaría a pensar en la promulgación de prácticas que puedan continuar incluso después del COVID-19.

Oren antes de los alimentos.

En una época en la que las familias están juntas en casa más tiempo del normal, no pierdan la oportunidad de comer juntos. Y cuando lo hagan, reserven un minuto antes de empezar a comer para orar. Al entrar en esta rutina, puede animar a todos los miembros de la familia a decir una breve oración de agradecimiento por la provisión de los alimentos.

Mi experiencia ha sido que los niños disfrutan orar en voz alta. También es una gran oportunidad para permitirles llevar sus preocupaciones al Señor, lo que también nos ayuda a tener otro punto de vista en los corazones y las mentes de nuestros hijos.

Si no han hecho esto juntos como familia antes, puede que al principio se sientan incómodos. ¡Está bien! La pregunta clave, desde mi perspectiva, es esta: ¿Usted quiere más comodidad, o quiere que sus hijos crezcan en su fe? Le prometo que si da este paso no se arrepentirá.

Lean las Escrituras juntos como una familia.

Mi familia tiene esta práctica como parte de nuestra rutina nocturna. Hay una variedad de Biblias que pueden elegir para este fin de acuerdo a la edad de sus hijos. Cada miembro de la familia comparte sus agradecimientos del día y luego leemos un pasaje de las Escrituras. Este sería un gran momento para simplemente elegir uno de los Evangelios y leer una sección cada noche. Cualquiera es genial. Si tuviera que recomendar uno para empezar hoy, recomendaría el Evangelio de Juan. Después de la lectura Bíblica, alguien cierra con una oración dando gracias por el día y cualquier otro tema por el que quiera orar.

Honren el sábado.

Esto es para todos, sin importar si tiene hijos en casa. Sea intencional al observar el sábado. Hicimos un esfuerzo intencional para adorar juntos como una familia. Nos conectamos con una comunidad eclesiástica más amplia y cantamos canciones juntos en nuestra sala de estar, oramos el Credo de los Apóstoles y El Padre Nuestro juntos. También escuchamos un pasaje de las Escrituras leído y predicado. Nuestros hijos se comprometieron y parecían disfrutarlo. La adoración en familia es maravillosa, pero también los animo a aprovechar las oportunidades de conectarse con su comunidad de fe a través de la adoración en línea.

El domingo también fue un día que reorganizamos intencionalmente. Jugamos juntos. Fuimos a caminar en familia. Intencionalmente prestamos menos atención a las noticias y a las cuentas de los medios sociales. Descansamos.

Fortalezcan sus ministerios de grupos pequeños.

Esta es una excelente oportunidad para fortalecer el ministerio de grupos pequeños de su iglesia. La primera cosa alentadora que haría si yo fuera el pastor principal de una iglesia en esta temporada, sería por ejemplo crear la oportunidad para cada persona soltera de unirse a un grupo de 12, en línea, por 8 semanas (ya que el CDC parece recomendar el distanciamiento social por lo menos 8 semanas).

Este sería un gran momento para dar a la gente la oportunidad de experimentar algo como la primera reunión de la clase metodista, un grupo que se trata de apoyarse y animarse mutuamente en nuestros viajes de fe y no principalmente de aprender contenidos. Esta es una excelente oportunidad para reunirnos y hablar de nuestra fe en medio de tiempos sin precedentes en el mundo.

Mi libro «La Reunión de Clase» es un estudio de 8 semanas que incluso tiene un componente de video que pueden ver como grupo. Es un recurso bastante fácil de usar durante un período de 8 semanas. (Puede ver el primer capítulo.) Puede hacer que los miembros lean el capítulo por su cuenta y luego vean el video juntos y pasen unos 45 minutos consultando cada semana. Hay una guía para la discusión en grupo al final de cada capítulo. Pero también es un buen momento para estar en comunión los unos con los otros. ¿Cómo se sienten? ¿Cómo ven a Dios moviéndose en esta temporada? ¿Cómo podemos estar en oración los unos por los otros?

Estoy convencido de que esta temporada es una oportunidad para experimentar un avivamiento.

En las semanas que precedieron al COVID-19, experimenté una inusual carga de avivamiento. Me encontré orando regularmente por el avivamiento y le pedía al Señor que trajera revitalización a nuestras iglesias y ciudades.

Este es un momento difícil y desafiante. Creo que habrá mas desafíos inesperados en el camino. Pero en realidad soy optimista sobre la oportunidad que se presenta para que el pueblo de Dios se ponga de rodillas, para volver a comprometerse a luchar por su fe e interceder por el mundo. Dios parece dar a conocer su presencia en circunstancias desesperadas cuando la gente deja de esperar en su propia capacidad. En el contexto estadounidense es difícil conseguir que la gente quite su mirada de encima para enfocarse en el Señor, quien es poderoso para salvar.

¿Qué paso puede dar hoy?

No se pase las próximas semanas caminando sobre el agua sin rumbo. Acérquese a Cristo. Tal vez no podamos reunirnos como hemos estado acostumbrados a hacerlo. Pero eso no significa que no haya un ministerio para llevar a cabo.

Concéntrense en crecer en su fe con ritmos diarios en este momento. Y verá que su fe se fortalece para el resto de su vida. Concéntrese en conectarse con la gente de su iglesia cuando la iglesia se reúna en línea para la adoración. Y cree un pequeño grupo con el que pueda conectarse mientras superamos esta temporada.

Dios está con nosotros. No hemos sido abandonados. Podemos prosperar incluso en este momento. Y podemos prepararnos para un poderoso movimiento de Dios.

¿Quién me apoya?

¿Qué hace usted para fortalecer su fe y estar en el ministerio de manera creativa en esta temporada?

Kevin M. Watson es profesor asistente de Estudios Wesleyanos y Metodistas en la Escuela de Teología Candler, Universidad de Emory. Esta  publicación es una traducción de la original en inglés.