Dificultades en las relaciones raciales estadounidenses: Una guía de discusión

La Comisión General de Religión y Raza invita a los cristianos metodistas unidos de buena voluntad a participar en conversaciones sobre la raza, la identidad racial y los desafíos que se presentan cuando los prejuicios raciales y los parcialismos se combinan con el poder y el privilegio institucional, típicamente denominado como racismo.

Estas conversaciones no son fáciles de llevar a cabo. Nuestra vergüenza, miedo, raza, ira, frustraciones, confusión, prejuicios personales, separación y segregación —incluyendo lo institucional, personal y familiar— a menudo hacen casi imposible que incluso las personas bien intencionadas "lleguen" a cómo nos sentimos y cómo podemos pasar de las diferencias racializadas a convertirnos en la comunidad amada de Dios.

Aún así, Dios a través de Cristo Jesús nos llama a ser valientes, firmes y fieles a nuestro llamado para transformar el mundo de uno dividido y en guerra a uno en el que venga su reino pacífico. Las Escrituras nos llaman a:

  • “Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo”. (Salmos 106:3 RVR60)
  • “Vengan, pongamos las cosas en claro —dice el Señor—”. (Isaías 1:18 NVI)
  • “Serás llamado “reparador de muros derruidos”, “restaurador de calles transitables”. (Isaías 58:12 NVI)
  • “Pero que fluya como agua la justicia, y la honradez como un manantial inagotable”. (Amós 5:24 DHH)
  • Dichosos los que trabajan por la paz,porque Dios los llamará hijos suyos”. (Mateo 5:9 DHH)

Nosotros, los laicos y el clero como miembros del personal y de la junta directiva de la Comisión, creemos que es el momento de iniciar conversaciones sobre las realidades de la raza y el racismo y cómo afectan a nuestras comunidades, nuestras congregaciones, nuestras familias, nuestras naciones y a nosotros mismos, incluso las formas en que vivimos nuestra fe.

Al leer y ver los informes de las noticias, observar y participar en los acontecimientos de nuestras ciudades y pueblos, y evaluar la dinámica racial en nuestras comunidades y en nuestras iglesias, creemos que los cristianos pueden y deben hacer que nuestra comprensión del poder de la reconciliación de Dios y la justicia de Dios influya en las conversaciones y las situaciones en las que nos encontramos.

Así que, para el próximo año, la Comisión General de Religión y Raza lanzará uno o dos videos de discusión cada mes para su uso. Los invitamos a comenzar esta conversación en su clase de la escuela dominical, como una reunión semanal de clase, entre grupos de Mujeres Metodistas Unidas y Hombres Metodistas Unidos, becas para jóvenes adultos, equipos de liderazgo de ministerios, gabinete de la conferencia anual, o como un estudio en equipo con personas de otras congregaciones o denominaciones.

Algunas sugerencias:

  • Invite a la gente a participar en un grupo de discusión semanal, quincenal o mensual sobre la raza y el racismo. Explique el compromiso de tiempo, el hecho de que cada persona se turnará en la facilitación y que usará los inicios de la discusión de la Comisión General de Religión y Raza. Establezcan un horario de reunión firme y manténganlo.
  • Planifique una o dos sesiones para cada video, con cada sesión durando al menos 60 a 75 minutos.
  • Mantenga su grupo pequeño, digamos no más de 8-10 personas, para que todos tengan la oportunidad de reflexionar y hablar.
  • Rotar los papeles de facilitador y grabador cada vez, para que todos puedan participar plenamente. (La toma de notas debe limitarse a las ideas que el grupo quiera llevar a cabo, incluyendo posibles temas de ministerio/acción para el futuro).
  • Establezca reglas básicas para la discusión, pero no demasiadas. Recuerde a los participantes que hablen a partir de sus propias experiencias y no de las de los demás y que eviten decir cosas como: "Mi amigo asiático me lo dijo" o "Mi compañero de trabajo dice que los negros no lo hacen". Además, afirme que la frustración, la confusión y el miedo forman parte de la discusión, no intente reprimir esos sentimientos. Y sugiera que lo que se diga en el grupo se quede en el grupo.

Mire el video. Dediquen 10 minutos en su grupo a elaborar una lista de cuatro (4) puntos de la presentación de Klinker. Inviten a los miembros del grupo a ponerse de acuerdo sobre estos puntos al comenzar la discusión. Luego usen preguntas como estas para iniciar la conversación.

  1. Basándonos en la investigación de Klinkner y en nuestros propios conocimientos, ¿qué papel tienen las iglesias cristianas de EE.UU. y otras instituciones religiosas en la lucha por la igualdad racial? Si calificara a la iglesia en el avance de la justicia racial, ¿cuál sería esa calificación?
  2. Casi parece de su descripción que hubo "momentos", más que "movimientos" que llevaron a una mayor igualdad racial. ¿Está de acuerdo o no? ¿Qué "momento" y "movimientos" tuvieron un impacto? ¿Qué paralelismos ve hoy en día?
  3. Para algunos, la charla de Klinkner puede llevarlos a sentirse desanimados en vez de esperanzados porque parece que el cambio social está completamente fuera de su control. ¿Qué deberíamos decir a los jóvenes de hoy en día que buscan marcar la diferencia?
  4. ¿Cómo se ha beneficiado la Iglesia Metodista Unida del movimiento hacia la igualdad racial en los Estados Unidos y en todo el mundo? ¿Cómo se refleja la igualdad racial en la misión y el ministerio de nuestro(s) entorno(s) ministerial(es)?
  5. ¿Qué más podemos hacer como ministerio para promover la justicia y la igualdad racial? ¿Qué asuntos de nuestra propia comunidad estamos dispuestos a tratar para acercarnos a la justicia racial?

Este artículo originalmente fue publicado en inglés por la Comisión General de Religión y Raza. Traducción y adaptación por Pablo A. Sarria-Quezada.