Metodismo Unido

El Mundo Natural

¶ 160.

Toda la creación es del Señor, y somos responsables por la manera en que la usamos y abusamos de ella. El agua, el aire, la tierra, los minerales, las fuentes de energía, la plantas, la vida animal y el espacio deben apreciarse y conservarse porque son la creación de Dios y no sólo porque son útiles a los seres humanos. Dios nos ha concedido la mayordomía de la creación. Debemos cumplir estos deberes de mayordomía por medio de actos de cuidado y respeto amoroso. Los desarrollos económicos, políticos, sociales y tecnológicos han aumentado el número de los humanos, y han alargado y enriquecido nuestras vidas. No obstante, estos desarrollos han devenido en la defoliación de regiones, la dramática extinción de especies, el masivo sufrimiento humano, la sobrepoblación, y el mal uso y consumo excesivo de recursos naturales no renovables, particularmente por parte de las sociedades industrializadas. Este continuado curso de acción pone en riesgo el legado natural que Dios ha confiado a todas las generaciones. Por tanto, reconozcamos la responsabilidad de la iglesia y sus miembros de dar una gran prioridad a los cambios en los estilos de vida económicos, políticos, sociales, y tecnológicos, para apoyar a un mundo más ecológicamente equitativo y sostenible, que conduzca a una más alta calidad de vida para toda la creación de Dios.

De la Disciplina de la Iglesia Metodista Unida-2016. Derechos de autor © 2016 por la Casa Metodista Unida de Publicaciones. Usado con permiso.