Comunicaciones & Mercadeo

Translate Page

Cuatro errores que hay que evitar al transmitir en directo

No matter what circumstances you are facing, livestreaming worship services comes with unique benefits and drawbacks. It is important to know the pitfalls to avoid. Photo courtesy of Unsplash.
No matter what circumstances you are facing, livestreaming worship services comes with unique benefits and drawbacks. It is important to know the pitfalls to avoid. Photo courtesy of Unsplash.

Independientemente del tamaño de las congregaciones o del número de servicios que celebren, la mayoría de las iglesias han intentado transmitir en directo en el último año.

Así sea que tenga un equipo completo y un presupuesto para sus programas de transmisión en directo o si sólo se tiene un asistente con un smartphone, la transmisión en directo tiene ventajas y desventajas.

Cuatro inconvenientes que hay que evitar:

NO PROMOCIONAR

Los fieles de la iglesia que no pueden asistir en persona a menudo encontrarán la manera de ver un servicio en directo, pero el objetivo no debería ser sólo atraer a las personas que conocen su iglesia. Para atraer a los visitantes en línea, promocione su trasmisión en vivo .

Asegúrese de que las personas que asisten habitualmente sepan el día y la hora en que va a transmitir el servicio y cómo conectarse. Envíe un recordatorio por correo electrónico o mensaje de texto el día antes de la transmisión y anímelas a invitar a sus amistades. Publique un aviso en el sitio web y en las redes sociales. Informe a los asistentes de lo que se tratará y de lo que no deben perderse, y facilite la búsqueda cuando este en directo.

MALA CALIDAD DE AUDIO Y VÍDEO

No todas las iglesias tienen los recursos necesarios para comprar equipos de alta gama para la transmisión en directo. Afortunadamente, no siempre es necesario.

Concéntrese en tres áreas principales para ofrecer una transmisión en vivo de calidad:

  1. Un servicio de Internet fiable. Las conexiones por cable suelen ser las mejores.
  2. Un buen micrófono. No utilice el micrófono de la cámara web, computador o teléfono. Evite también los micrófonos de los auriculares inalámbricos, que suelen captar mucho ruido de fondo. Compre un micrófono de calidad y manténgalo cerca de la fuente de sonido.
  3. Suficiente Iluminación. Independientemente de que utilice su smartphone o alguna otra cámara, una buena iluminación es clave para un vídeo de calidad. Si no hay suficiente luz natural, asegúrese de que el espacio esté bien iluminado por otros medios.

Además de los anteriores elementos, es importante estabilizar la cámara. Si utiliza un smartphone para grabar, compre un trípode si aún no lo tiene. Por muy firme que sea su mano, sostener una cámara mientras graba suele resultar una experiencia vertiginosa para la audiencia.

NO CAUTIVAR SU PÚBLICO EN LÍNEA

Obviamente, usted trata de relacionarse con quienes están presentes durante un servicio de adoración regular. También es importante hacer que el culto en línea sea incluído. Para interactuar con un público que no puede ver, tiene que hacerse consciente de que están presentes.

  • Mire directamente a la cámara y hable con las personas que le están viendo en línea como si estuvieran delante de usted. Darle la bienvenida por separado. Por ejemplo, después de su primer saludo, puede decir: «Queremos dar unos buenos días a todos nuestros espectadores en línea de hoy». Hágales saber que reconoce que le están viendo.
  • When you are making announcements, include ones that are for your virtual members. For example, after announcing times and locations for small groups, you might add, “For our online viewers, make sure to check out the list of free Bible studies on our website. We encourage you to read one this week and discuss it with another believer in your life.”
  • Cuando haga anuncios, incluya los que son para sus asistentes virtuales. Por ejemplo, después de anunciar los horarios y lugares de los grupos pequeños, podría añadir: "«Para nuestros espectadores en línea, recuerden revisar la lista de estudios bíblicos gratuitos en nuestro sitio web. Los invitamos a leer uno esta semana y a discutirlo con alguna persona compañera de fe en su vida».
  • Si tiene audiencia habitual en línea, apunte sus nombres y deles la bienvenida de vez en cuando. Por ejemplo, «Sara, Carlos, Cristina, gracias por acompañarnos de nuevo esta mañana en nuestra trasmisión en vivo. Estamos muy agradecidos de que estén con nosotros cada semana».
  • Asigne a alguien para que supervise los comentarios. Durante el servicio, alguien  del personal o una persona voluntaria puede interactuar con los espectadores publicando y respondiendo a las preguntas y comentarios. Tome nota de las preguntas relevantes y hable sobres ellas al principio de la trasmisión en vivo de la semana siguiente. Por ejemplo, «Antes de comenzar el sermón de esta semana, quiero responder a la pregunta formulada por uno de nuestros espectadores en línea. Samuel preguntó...»

While the ultimate goal for many churches is to encourage in-person attendance, many online viewers may never come to your physical location. Occasionally, you may even want to ask for their opinion on what you can do better or what topics they might like to learn more about. Include those in your online audience in the worship experience as much as possible so they will continue to return.

Aunque el objetivo final de muchas iglesias es fomentar la asistencia en persona, es posible que muchas de las personas de la audiencia en línea nunca acudan a su ubicación física. De vez en cuando, incluso puede pedir su opinión sobre lo que puede mejorar o sobre qué temas les gustaría aprender más. Incluya a los asistentes de la audiencia en línea en la experiencia del culto en la medida de lo posible para que sigan asistiendo.

NO HACER PRUEBAS

Uno de los mayores errores en relación con la trasmisión en vivo es no hacer pruebas.

Se trata de una transmisión en directo, por lo que la mayoría de la gente piensa que los errores son inevitables. Aunque los errores son propensos a suceder, a menudo se pueden evitar los tecnicismos realizando algunas pruebas.

Por ejemplo, no empiece la trasmisión en vivo exactamente cuando empiece el servicio. Empiece unos minutos antes del contenido real. Tal vez su ministerio de culto pueda organizar algo de música de piano, o puede encender la cámara hacia una vidriera o imagen.

Esta «entrada» le da a sus espectadores tiempo para unirse a la transmisión y acomodarse. También le da tiempo a usted para asegurarse de que la trasmisión se desarrollará como debe.

Además, puede organizar una previsualización privada antes del servicio de transmisión en directo. Asigne a un pequeño número de voluntarios un enlace para probarlo. De este modo, podrá probar su trasmisión, el equipo de audio y vídeo y tendrá tiempo para solucionar cualquier problema.

Por supuesto, hasta los mejores planes a veces fallan y algo puede salir mal. Por eso es importante tener un plan de respaldo.

¿Qué haría si falla el audio o el vídeo? ¿Cómo se recuperaría si el servicio de Internet falla y pierde la transmisión en medio del servicio?

Anqué no pueda evitar todos los errores de la transmisión en directo, puede planificar cómo manejarlos. Esfuércese para hacer de la trasmisión en línea un lugar cautivador y alentador donde la congregación virtual se sienta bienvenida y apreciada.


Tricia K. Brown es autora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Consiga en Amazon su último libro: A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.