Misión

Other Manual Translations: English

Planee ahora, vaya después: Preguntas importantes que uno debe hacer al planear un viaje misionero bajo las presentes circunstancias

Cerca de 2 millones de personas de nuestro país participan en viajes misioneros cada año. Estos viajes son fuente de ánimo, crecimiento y ayuda para todos los involucrados en todo el mundo.

Cuando la pandemia azotó el mundo el 2020, los viajes misioneros se cancelaron o pospusieron indefinidamente. Si su iglesia está pensando en tener un viaje misionero en este futuro post-pandemia, le comparto aquí algunas cosas que debería considerar.

¿por qué quiere ir?

Es probable que usted tenga una lista de las muchas razones inspiradoras para ir a un viaje misionero. Por supuesto que la primera razón es compartir el evangelio. Sin embargo, hay un montón de razones secundarias. Es importante tener en claro por qué su iglesia quiere participar de esta manera en la gran comisión. 

Fíjese en la edad, intereses y talentos del grupo que irá al viaje misionero, y también tome en cuenta las necesidades de la gente a la que quiere servir. Por ejemplo, si una organización misionera tiene gran necesidad de servicios médicos, no será de mucha ayuda llevar a un grupo de estudiantes de secundaria a dicho lugar. Otro ejemplo: Llevar a un grupo de profesionales de la medicina no será de mucha ayuda en un lugar donde se necesita construir una nueva iglesia. Cuando empiece a investigar viajes posibles, haga que las necesidades del campo misionero coincidan con los talentos del grupo que viajará, a fin de realizar misiones a corto plazo en la forma correcta y más eficiente.

¿dónde quiere ir?

Primero verifique que el lugar al que desea ir cumple con los protocolos de salud y seguridad que se exigen. Asegúrese que el lugar de destino no tiene restricciones de viaje, vacunas limitadas o visas costosas. Una vez de evaluar este tipo de cosas, usted podrá pensar en un lugar donde ir.

Hay muchos buenos lugares para irse de viaje misionero. Si este es su primer viaje misionero y no está seguro de cómo empezar, contacte las iglesias metodistas unidas que ya tienen experiencia o al director de su conferencia anual para conseguir ideas. Si no puede decidir, quizá quiera consultar una herramienta de evaluación de viajes misioneros para ayudarlo.

Incluso si usted ya se asoció con un grupo anteriormente, asegúrese de contactarlos antes de planear y promover el viaje. Las necesidades cambiantes de los misioneros y el cambio de protocolos pueden afectar las condiciones.

¿a dónde va?

Trabaje con la organización misionera para formar un cronograma. Empiece con las fechas de viaje y trabaje hacia atrás hasta el presente. Haga un esbozo de su viaje que incluya todos los pasos importantes hacia el gran día, incluyendo promoción, reclutamiento, reuniones, preparación espiritual, entrenamiento específico, compra de boletos, pasaportes y reservas. Cada paso debe tener una fecha para asegurar que nada se pase por alto. Una guía para planificar un viaje misionero podría ser de ayuda.

Si surgen asuntos de salud que dificultan fijar fechas, considere una fecha alternativa o más futura evitando hacer transacciones sin reembolso.

¿cómo llegará a su destino?

Una vez que tenga el lugar y la fecha del viaje, considere cómo llegará a ese lugar. Hay consideraciones de seguridad que deben sopesarse cuidadosamente, así como el costo de alojamientos y pasajes. Por último, asegúrese de tener en cuenta las recomendaciones de CDC para un viaje seguro.

¿quiénes van al viaje?

Cuando los planes estén listos, ha llegado el momento de reclutar voluntarios. No todo viaje misionero es para todos. Consiga los voluntarios que necesita. Si un equipo abordará las necesidades tradicionales de una iglesia, cosas como Escuela Bíblica o descargar entregas de alimentos, usted tendrá una amplia posibilidad de reclutar a familias para viajes misioneros. Si el fin del viaje es entregar exámenes de salud física y mental, deje esto bien claro en sus materiales de promoción. Promueva su viaje en los lugares más lógicos para conseguir el tipo de voluntarios que necesita.

  • Use el email para enviar información
  • Comparta detalles con los líderes de grupos pequeños
  • Publique información en medios sociales
  • Use videos o fotos de viajes anteriores para anunciar reuniones y provocar interés

¿qué va hacer?

Un viaje misionero exitoso juntará la gente correcta para las necesidades que se desean abordar. Asegúrese de hablar cuanto antes con la iglesia local o los directores de misión. Antes de promover el viaje y reclutar voluntarios, es importante saber qué necesidades se van a satisfacer cuando lleguen a su destino. Además, usted deberá saber qué tipo de voluntarios reclutará —adolescentes, profesionales, familias, maestras, etc. El saber qué va hacer en el campo misionero es vital para poder preparar el viaje.

¿Qué si no puede ir?

Después de haber investigado los viajes potenciales, usted podría descubrir que un viaje misionero no sería una buena idea para su iglesia. Quizá surjan cosas como alto costo, mucho riesgo o lugares fuera de su alcance. En este caso, considere viajes misioneros virtuales o no tradicionales.

El año 2020 fue un año de cambios. Nada es como era antes. Sea creativo y reinvente las misiones para descubrir maneras de impactar el mundo sin dejar su iglesia. Además, considere las oportunidades de misión en su propia comunidad.

Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Consiga en Amazon su último libro: A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.