Comunicaciones

Other Manual Translations: English

¿Es la subcontratación adecuada para su Iglesia?

If your church is struggling to keep up with all the tasks required of a well-functioning organization and you don't know where to turn, it may be time to consider outsourcing. Photo by Brendan Church courtesy of Unsplash.
If your church is struggling to keep up with all the tasks required of a well-functioning organization and you don't know where to turn, it may be time to consider outsourcing. Photo by Brendan Church courtesy of Unsplash.

La subcontratación es el proceso por el cual una organización contrata a un proveedor externo para realizar un trabajo. Es posible que actualmente esté subcontratando algunos aspectos de su ministerio (por ejemplo, la contratación de un servicio de jardinería o de una empresa de mantenimiento que se encargue de las unidades de calefacción, ventilación y aire acondicionado). Si está buscando formas de expandir su presupuesto o ampliar su ministerio, la subcontratación puede ser una buena opción.

¿QUÉ SERVICIOS SE PUEDEN SUBCONTRATAR?

Todos los servicios que puedan prestarse fuera del campus pueden subcontratarse. Si algo ha enseñado el COVID-19 al mundo es que la mayoría de los servicios pueden realizarse a distancia. Los servicios financieros y de contabilidad, las nóminas, el diseño gráfico y la impresión son algunas de las funciones que su iglesia puede externalizar. Puede valer la pena contratar a alguien que se encargue de la capacitación de la iglesia, la gestión de los medios sociales o las campañas de recaudación de fondos*.

Algunos servicios que tienen lugar dentro de la iglesia también pueden subcontratarse. La limpieza, el catering, el mantenimiento general y la pintura son algunos de ellos. Algunas iglesias han empezado incluso a subcontratar puestos que tradicionalmente se cubrían dentro de la iglesia. 

Por ejemplo, se puede contratar a miembros del coro, músicos, trabajadores de la guardería, administradores de la iglesia y planificadores de eventos de otras organizaciones. Incluso hay empresas que se dedican a subcontratar tareas de discipulado y ministerio, como la preparación de sermones. 

Con el uso extendido de asistentes virtuales, chatbots y otros soportes tecnológicos, las opciones de subcontratación son casi ilimitadas. Sin embargo, sólo porque algo pueda ser subcontratado no significa que siempre deba serlo. 

¿POR QUÉ SUBCONTRATAR?

¿Cómo saber si la subcontratación se justifica? 

En muchos casos, la subcontratación de un servicio puede ahorrar tiempo y dinero a su iglesia. Por ejemplo, puede ser más barato contratar un servicio de limpieza que un conserje a tiempo completo. A veces, la subcontratación tiene que ver más con la calidad. Por ejemplo, puede obtener una mejor papelería si la diseña e imprime una empresa de diseño gráfico en lugar de la propia. 

Además, debes tener en cuenta el tiempo que vas a dedicar o el esfuerzo que quieres emplear en una tarea. Si algo le va a llevar 10 horas, puede tener más sentido pagar a un profesional que lo haga en cuatro horas. Básicamente, si te cuesta saber cómo hacer algo, cómo hacerlo bien o encontrar tiempo para hacerlo, la subcontratación puede ser la solución adecuada para el trabajo. 

Aquí hay unas cuantas preguntas a tener en cuenta:

  • ¿Qué importancia tiene este servicio para el cumplimiento de nuestro ministerio/misión principal?
  • ¿Por qué considerar la subcontratación de este servicio? 
  • ¿En qué medida tendré que supervisar yo (u otro representante de la iglesia) el servicio si se subcontrata? 
  • ¿Cómo cree que la congregación o el público en general podrían responder a la subcontratación? 
  • ¿Se trata de un servicio que no se verá afectado por la despersonalización? 
  • ¿Causaría la subcontratación de esta tarea una posible violación de la confidencialidad o la seguridad? 
  • ¿Hay alguien en su congregación que podría prestarse a realizar este servicio?

Como en cualquier decisión importante, hay que considerar las ventajas y desventajas de la subcontratación. Cada iglesia tendrá respuestas diferentes para cada una de las preguntas y servicios que se estén considerando. Responder a estas preguntas ayudará a determinar si la subcontratación es el paso adecuado.

¿CÓMO ELEGIR UN PROVEEDOR?

¿Le gusta lo que ha leído y las herramientas que este provee?   

Su aporte ayuda a asegurar el futuro de las comunicaciones del Ministerio Realice una donación libre de impuestos para apoyar a la United Methodist Communications hoy.

¡Haga una donación! 

Si decide subcontratar, el siguiente paso es elegir un proveedor. La persona a la que contrate y el proceso de contratación variarán de un servicio a otro. Hay algunas cosas que siempre debe tener en cuenta.

En primer lugar, considere la reputación de la empresa o persona que va a contratar. Intente asegurarse de que sus valores y creencias fundamentales están alineados. Nunca querrá contratar a una persona o empresa con problemas conocidos de integridad o moralidad, ya que hacerlo puede poner a su iglesia en una situación difícil. Busque una empresa o un individuo que goce de buena reputación en su comunidad.

En segundo lugar, considere a fondo las cuestiones de seguridad y confidencialidad. Las cuestiones relacionadas con la introducción de datos son diferentes de las relacionadas con el aseo. Sea cual sea el servicio, la seguridad física de su congregación es primordial. Recuerde que la protección de su congregación se extiende a la protección de los datos y la confidencialidad. Hable con los posibles proveedores sobre sus medidas de seguridad.

En tercer lugar, decida el papel que su iglesia seguirá desempeñando en este servicio. Ningún trabajo se subcontrata por completo. Alguien tiene que asignar la tarea, colaborar con el proveedor y revisar los servicios prestados. Designe quién de su iglesia asumirá ese papel. Defina claramente las expectativas de todas las partes y disponga de un proceso para medir si se cumplen sus expectativas.

El subcontratar es una decisión importante. Recuerde que no tiene que hacerlo todo usted solo, incluso dentro de la iglesia. Tanto si su iglesia tiene una congregación grande y quiere ampliar las oportunidades de ministerio como si tiene una congregación pequeña y necesita ayuda con las tareas semanales, la subcontratación podría ser una solución a considerar.

*United Methodist Communications puede ayudarle con algunos de estos servicios. El Equipo de Capacitación (Training Team) tiene una variedad de opciones para la capacitación en comunicaciones. El Equipo de Servicios a la Iglesia Local (Local Church Services Team) también ofrece asistencia en las redes sociales, el sitio web y la promoción.


Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Consiga en Amazon su último libro: A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.