Abogacía

Justicia, ¿Realidades o percepciones?

Foto por Sindre Strom, Pexels.
Foto por Sindre Strom, Pexels.

No entregarás un esclavo a su amo que se haya refugiado contigo (huyendo) de su amo. Se quedará contigo, entre los tuyos, en el lugar que escoja en una de tus ciudades, donde le parezca bien. No lo oprimirás.”
(Deut. 23,16-17)

Hablar de justicia o al menos buscar definirla nos lleva a un universo de preguntas y aparentes conclusiones. Podemos parafrasear con análisis extensos y cosmovisiones que esencialmente dependen o parten desde la cultura y a nuestro modo de entender la justicia. Generalmente se entiende la justicia como el sentido humano del bien común para que una sociedad pueda vivir en armonía. Naturalmente en el mundo del SARS-COV-2 Y probablemente en la post-pandemia el mundo seguirá dándose cuenta que cada vez estamos y estaremos mas lejos del “bien común”.  Por supuesto que dicho artículo no pretende lograr una visión fatalista y lapidaria al lector, de los sucesos durante el 2020 y lo que llevamos del actual 2021. Todo lo contrario, es una invitación a repensar el problema y desafío de la pastoral y el quehacer teológico como pautas a los desafíos actuales que enfrentamos como Iglesia.

El fragmento del libro de deuteronomio en el capítulo 23, nos muestra una ley que busca la protección para aquellos que huyen de los patrones o amos abusivos. En especial claramente es un mensaje directo para las personas de aquellas comunidades sobre su responsabilidad en cuanto a los refugiados, los marginados y entre ellos los esclavos. La Biblia es un recurso que parte estrictamente desde lo cultural y nos muestra aspectos cotidianos de las sociedades y sus problemáticas del mundo en qué fueron concebidos. Son re-lecturas de las vidas y situaciones políticas las cuales la justicia no logra escapar de dichas realidades. El libro del deuteronomio nos muestra esta problemática en torno a los marginados y el relator nos indica claramente la ordenanza según la ley: “No entregarás un esclavo a su amo que se haya refugiado contigo (huyendo) de su amo”.

Vea este vídeo creado por El Proyecto Biblia que intenta definir la justicia.   

La justicia solo es relevante si es pareja para todos y todas, en eso no hay “aparente confusión”. En donde pareciera haberlo es en las formas y desde quienes se aplica la justicia. Evidentemente quedó más que claro que la justicia políticamente aplicable se efectuó desde los últimos 4 años desde el gobierno en los Estados Unidos. Se capitalizó desde una minoría blanca y racista privilegiada. La prioridad durante ese tiempo fueron los marginados, no para hacerles justicia sino para en criminarlos y enjuiciarlos por el color de su piel y su origen. Ante ésta situación las iglesias protestantes tuvieron diferentes posturas, algunas enfrentadas. Sabemos que existió un grupo de pastores y pastoras que oraron, comisionaron y bendijeron las políticas de odio desde la pasada administración.

Como Iglesia tenemos la responsabilidad de plantearnos la siguiente pregunta:  ¿Desde dónde se ejerce la justicia, para quienes y con qué fines? Muchos de nosotros estamos en favor de la justicia, en contra de la opresión y el racismo entre otros temas. O puede que estemos a favor de dichas luchas para que no seamos vistos como racistas, xenófobos u homófobos. La pregunta real aquí sería ¿Creo en la justicia y lucho por los más marginados porque creo verdaderamente en este proyecto de vida o simplemente lo hago y digo para guardar las apariencias y acceder a lugares de privilegio y poder desde las instituciones de la Iglesia? Cuando la justicia se ejerce con intereses particulares y desde el poder se convierte en otra cosa menos justicia. El bien común no debe corresponder a nuestros propios intereses y ambiciones personales. Sino a todos para que cada persona tenga los mismos derechos y las mismas responsabilidades. Eso es justicia.


Reflexión escrita por el Pastor Jorge Joel Rodriguez-MartínezTeólogo de la Liberación. Egresado de la Universidad Bíblica Latinoamericana. Pastor en la Iglesia Metodista Unida Sunnyside de la Conferencia Anual Pacific Northwest. 

¿Quisiera compartir una reflexión con la conexión Metodista Unida? Envíenos un correo electrónico a [email protected].