Conferencia General

Translate Page

La Conferencia General se aplaza de nuevo a 2024

Comisión de la Conferencia General

PARA SU PUBLICACIÓN INMEDIATA
3 de marzo de 2022 

Nashville, Tennessee: Mientras la pandemia continúa y el tiempo de espera para los visados se alarga hasta más de dos años en algunos países, la Comisión de la Conferencia General ha anunciado hoy que la Conferencia General de 2020 no podrá celebrarse en 2022 debido a las políticas/restricciones gubernamentales y de COVID.

Los miembros de la Comisión recibieron un informe basado en conversaciones con múltiples funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. en el que se describía el enorme retraso de las solicitudes de visado en algunas zonas. Este retraso ha provocado tiempos de espera de hasta más de 800 días para programar una entrevista inicial. Además, los miembros de la comisión describieron un proceso de entrevistas cada vez más complejo en algunas zonas que requiere dos o tres entrevistas, lo que también crea un obstáculo que impediría la participación de muchos delegados de fuera de los Estados Unidos de América.

La presidenta de la Comisión, Kim Simpson, dijo que la decisión de aplazar una vez más era muy difícil, ya que había que tener en cuenta muchos factores, como los visados y los pasaportes, la salud y la seguridad de los delegados, los voluntarios y otros asistentes, las tasas de vacunación y la necesidad de adoptar disposiciones para la cuarentena o la atención médica en caso de que algún delegado contrajera el COVID-19.

«Hemos entablado un debate justo, exhaustivo y lleno de integridad sobre las alternativas», dijo Simpson. «La situación de los visados es una realidad que escapa a nuestro control, ya que intentamos alcanzar un umbral razonable de presencia y participación de los delegados. En última instancia, nuestra decisión refleja la esperanza de que 2024 ofrezca mayores oportunidades para los viajes mundiales y un mayor grado de protección de la salud y la seguridad de los delegados y asistentes».

El Libro de Disciplina 2016 requiere que la Comisión tome las medidas necesarias para asegurar la participación plena de todos los delegados de la Conferencia General. En concordancia con esa orientación, la Comisión determinó que la asistencia física del mayor número posible de delegados a la Conferencia General es críticamente necesaria.

Una ventaja importante del nuevo aplazamiento de la Conferencia General de 2020 a 2024 es que la Comisión ya ha asegurado un lugar para lo que habría sido el evento cuatrienal programado regularmente. Se anunciará el lugar tan pronto como se complete la planificación logística necesaria.

Según Sara Hotchkiss, directora de negocios de la Conferencia General, se discutió la posibilidad de trasladar la reunión legislativa a 2023, pero no se consideró viable por varias razones, entre ellas los problemas logísticos de la planificación, el retraso en las solicitudes de visado, las entrevistas y la proximidad de la Conferencia General de 2024.

Un equipo de estudio de la tecnología designado por la Comisión informó en febrero de 2021 que no era factible crear una alternativa virtual de la Conferencia General que salvaguardara la integridad del proceso de votación y acreditación, cumpliera con los requisitos legales y apoyara la complejidad de los comités legislativos requeridos por el ¶507.11, incluyendo pero no limitándose a la interpretación en idiomas múltiples, y la participación significativa a través de diversas zonas horarias. Aunque muchas iglesias y organizaciones han adaptado la tecnología para eventos que se basan en gran medida en situaciones de presentador/observador, ese no es el tipo de reunión que encarna una Conferencia General. La participación plena de los delegados en las conferencias cristianas como medio de gracia no se consideró posible en estas circunstancias.

El secretario de la Conferencia General, Gary Graves, dijo que el nuevo aplazamiento plantea una serie de situaciones adicionales que no se abordan específicamente en el Libro de Disciplina 2016. «Como la aplazada Conferencia General de 2020 entra ahora en el ciclo típico de preparación para una Conferencia General que se celebraría en 2024, tendremos que buscar en el Concilio Judicial claridad sobre qué preparativos y procesos se basan en la pospuesta Conferencia General de 2020 y cuáles tendrían que promulgarse en caso de que se considere una nueva Conferencia General de 2024».

El Concilio Judicial dictaminó recientemente que «los plazos para la presentación de peticiones en el artículo 507 se basan en la fecha de la Conferencia General aplazada y se reajustan con cada aplazamiento».

La Comisión se reunirá de nuevo el 28 de marzo para continuar con los trabajos de preparación de la Conferencia General de 2020, que se ha pospuesto, y para buscar posibles soluciones que ayuden a evitar retrasos en futuras reuniones en caso de que se produzcan o persistan circunstancias imprevistas.

Simpson expresó su agradecimiento a todas las personas de la zona de Dakota-Minnesota que participaron en la planificación de la acogida y la aportación de voluntarios para el evento de Minneapolis. «Queremos reconocer los esfuerzos de todas las personas que han trabajado arduamente durante varios años para ofrecer una experiencia acogedora. Agradecemos a James Haun su liderazgo como presidente del Comité Local de Acogida y su servicio en la Comisión de la Conferencia General», dijo Simpson.

Hotchkiss añadió: «Apreciamos la paciencia y la comprensión del Comité Local de Acogida, ya que hemos tenido que volver a la mesa de trabajo en múltiples ocasiones. Han sido más que amables».

Según Graves, «siempre es una tarea monumental organizar la Conferencia General, pero prepararse varias veces y no poder poner en marcha esos planes parece aún más difícil. Esperamos poder honrar los esfuerzos del Comité Local Anfitrión de Dakota-Minnesota cuando finalmente nos reunamos».

«La Comisión es consciente de que muchas personas están decepcionadas por las circunstancias de la Conferencia General de 2020 y comparte la decepción de que no se haya podido celebrar», ha dicho Simpson. «El COVID-19 ha puesto a prueba la paciencia colectiva, la comprensión, la compasión, la resolución e incluso la fe del mundo. Los miembros de la Comisión mantienen la esperanza y oran para que las circunstancias del mundo mejoren para ayudar a que la próxima Conferencia General no sólo sea posible, sino que sea un recordatorio del testimonio de la Iglesia Metodista Unida como representación global del cuerpo de Cristo».

###

Acerca de la Conferencia General:

La Conferencia General es la rama más importante de la Iglesia Metodista Unida para la elaboración de políticas. La asamblea suele reunirse al principio de cada cuatrienio para considerar las revisiones de la legislación eclesiástica, así como para adoptar resoluciones sobre cuestiones morales, sociales, de política pública y económicas de actualidad. También aprueba los planes y presupuestos de los programas de toda la Iglesia para los próximos cuatro años.

Contacto: 

Diane Degnan [email protected]
615.742.5406