Iglesia y Sociedad

La pena de muerte

Adoramos a un Dios que recibió la pena de muerte. Jesús fue juzgado, sentenciado y asesinado por el estado. Murió en una cruz en una colina entre dos criminales.

Esa cruz representaba el poder opresivo del gobierno romano. Era la herramienta que los romanos usaban para mantener a la población en línea. La imagen de la cruz en una colina decía: "Compórtate, o acabarás aquí".

Jesús tomó esa cruz. Murió y fue enterrado. Al tercer día, resucitó de entre los muertos. La tumba vacía es una proclamación de Dios que el amor y la gracia triunfan sobre la opresión y la muerte.

La resurrección de Cristo es un rechazo a todo lo que la cruz representaba.

El asesinato autorizado por el gobierno sigue existiendo hoy en día. La cruz en la colina se ha convertido en sillas eléctricas, horcas, escuadrones de fusilamiento e inyecciones letales.

Creemos en un Dios que rechazó la Cruz y rechaza el castigo capital. Creemos en un Dios que vino "para que tengan vida y para que la tengan en abundancia". (Juan 10:10)

Lo que dicen la Biblia y La Iglesia Metodista Unida:

Dios desea relaciones saludables y restauración.

Hablando a través del profeta Ezequiel, Dios dice: "no me alegro con la muerte del malvado, sino con que se convierta de su mala conducta y viva".
Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra
Jesús

Nos oponemos a la pena de muerte (castigo capital) e instamos a su eliminación de todos los crimenes penales.  

Prinicipios Sociales ¶164.G

Jesús nos enseña a perdonar a los que nos han hecho mal. Dice: "Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas". (Mateo 6:15) Jesús también dice, "Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen". (Mateo 5:44)

Frente a una multitud a punto de aplicar la pena de muerte, Jesús dice: "Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra". (Juan 8:7)

La Iglesia Metodista Unida dice: "La pena de muerte niega el poder de Cristo para redimir, restaurar y transformar a todos los seres humanos".  (Prinicipios Sociales ¶164.G). Como wesleyanos, creemos que la gracia de Dios siempre se extiende para restaurar nuestra relación con Dios y entre nosotros. La pena de muerte niega la posibilidad de una nueva vida y de la reconciliación.

"Nos oponemos a la pena de muerte (castigo capital) e instamos a su eliminación de todos los crimenes penales." (Prinicipios Sociales ¶164.G)

Tres cosas que puedes hacer:

  • Escribe una carta a las personas que se enfrentan a la pena de muerte. Envía tarjetas postales navideñas o saludos de temporada a los que han sido condenados a muerte.
  • Organiza una vigilia fuera del centro de ejecución o en el capitolio del estado cuando se haya una ejecución. Se testigo al hecho de que una persona está siendo asesinada en nombre de la sociedad - en tu nombre - aunque te opongas a esta acción. Como parte de tu testimonio, comparte información en los medios sociales usando #deathpenalty y conectate con grupos locales contra la pena de muerte en tu contexto, tales como el Texas Coalition to Abolish the Death Penalty.
  • Aboga contra la pena de muerte en tu estado y país. Pónte en contacto con tus funcionarios electos para hacer oír tu voz. Lo puedes hacer por escrito en una carta, visita en persona, llamada telefónica, correo electrónico, Twitter u otros medios de comunicación social.

Otros recursos en inglés: 

Este artículo originalmente fue publicado en inglés por la Junta General de Iglesia y Sociedad. Traducción por Pablo Sarria Quezada.