Misión

Las cuatro peores y mejores formas de ayudar después de un desastre

Un hombre corta un árbol después de huracán maría en San Juan, Puerto Rico. Foto cortesía de Mike DuBose.
Un hombre corta un árbol después de huracán maría en San Juan, Puerto Rico. Foto cortesía de Mike DuBose.

Cuando ocurre un desastre, a menudo vemos imágenes desgarradoras en la televisión. La gente lo ha perdido todo. Sus casas son barridas o se encuentran en montónes enredados. Sus pertenencias están arruinadas.

CÓMO PUEDE AYUDAR: APOYAR A UMCOR

Inmediatamente queremos ayudar, una buena intención que se desarolla de compasión por nuestros semejantes. Sin embargo, asegúrese de unir su compasión con un buen juicio sobre las mejores maneras de ayudar a los sobrevivientes de desastres. Aquí están los cuatro principales errores más comunes en los que los ayudantes caen después de un desastre, y lo que deberían hacer en su lugar.

Resista la tentación de saltar de su sofá y conducir al lugar del desastre. Cuando las tormentas azotan, a menudo decenas de personas deciden conducir a las áreas afectadas. ¿Los resultados? Carreteras interestatales obstruidas, en empeoramiento de la escasez de gasolina, y los voluntarios que llegan manejando desvían la atención del personal de emergencia. ¿Qué hacer en su lugar? Cuando vea o lea las últimas noticias sobre un desastre, responda de inmediato: con una oración o con donaciónes en efectivo .

No te quites la camisa de la espalda. ¿Sabía que las donaciones de ropa usada se nombra comúnmente como “ el segundo desastre ” ? Cuando la ropa se acumula en una escena del desastre, debe ser almacenada, arrastrada u ordenada por voluntarios que podrían usar mejor su tiempo para poder ayudar a los sobrevivientes del desastre. En cambio, las donaciones en efectivo ayudan a los sobrevivientes del desastre a comprar los artículos necesarios de los negocios locales, lo que impulsa a la economía debilitada por el desastre.

No creamos que en días se llevará a cabo la recuperación. Los donantes bien intencionados a menudo dan dinero o paquetes de suministros de ayuda solo cuando un desastre es prominente en los titulares de las noticias. De hecho, para un desastre mayor, la recuperación puede llevar años. Si las donaciones se agotan después de una semana o dos, los que responden ya no tienen los recursos para ayudar a los sobrevivientes del desastre. Esos sobrevivientes se sienten olvidados, y el proceso de recuperación no progresa.

No olvides tu propia preparación y entrenamiento para desastres. Si desea responder de manera segura y útil, busque capacitación en respuesta a desastres y aprenda cómo prepararse para que pueda responder en caso de que sea necesario. La preparación puede ser tan simple como formar un plan con su vecino, o involucrarse en cómo convertirse en un respondedor especializado que forma parte del Equipo de Respuesta Temprana del Comité Metodista Unido en Alivio (UMCOR) .

La próxima vez que se acerque un desastre, ponga su compasión en acción a través de la oración,donaciones en efectivo,Equipos de suministros de ayuda, capacitación y voluntariado . Ayudarás a los sobrevivientes de desastres en todo el mundo.

 

Escrito por Susan Kim. Traducido por Jose Sanchez Cordova.