Ministerios En Línea & Comunicación Social

Other Manual Translations: English 한국어

Que YouTube se convierta en un ministerio y no sea tan solo una herramienta

Photo by Christian Wiediger via Unsplash
Photo by Christian Wiediger via Unsplash

Si usted busca un auditorio, YouTube es el lugar para usted. A fin de cuentas, todos usan YouTube. Bueno, quizá no todos pero cerca de 2 billones de usuarios al mes, lo que se acerca a todos. Si esa no es razón suficiente para que su iglesia investigue un poco esta plataforma, aquí le damos más razones:

  • Aproximadamente, el 90% de usuarios del internet, entre 18 y 44 años, tienen acceso a YouTube.
  • Cada día, la gente ve más de 1 billón de horas de videos en YouTube.
  • Cada minuto se descargan 500 horas de video en YouTube.
  • YouTube es el segundo medio social más popular.
  • Más de la mitad de los negocios usan YouTube para publicar contenido de video.
  • Los usuarios navegan YouTube en 80 idiomas.

YouTube tiene un auditorio mundial y una atracción universal. Es razonable que las iglesias usen YouTube para su ministerio. Además, es fácil de usar. Es fácil empezar un canal YouTube: cree una cuenta, personalícela y descargue contenido. El verdadero desafío con YouTube es que la gente vea los videos, y eso empieza creando contenido.

Aquí le compartimos algunas ideas para videos que capturen la atención de la gente:

Cree un equipo ministerial de YouTube. Reclute a jóvenes e incluso niños —obviamente con el permiso de los padres. Según algunos informes, cerca del 80% de los padres de los Estados Unidos afirman que sus pequeños (de 11 años o menos) miran videos en YouTube. Algunos niños tienen sus propios canales. Así que, enliste a la gente joven y deles el poder de sentirse dueños de un ministerio de la iglesia.

Averigüe qué es popular o de moda. La verdad es que muchos videos son desagradables o inadecuados, pero usted aprenderá mucho acerca de cuál es el contenido que funciona y lo que lo hace popular. Sea creativa para incorporar estilos y contenidos populares adecuados en lo que produzca. Por ejemplo, supongamos que usted quiere crear un video que ayude a la gente a conocer al personal de la iglesia. Pídales a los empleados que muestren sus mascotas para capitalizar en la popularidad que tienen los videos sobre animales.

No tema causa un poco de controversia. Las pasiones generan interés. Cree videos que hablen de temas serios como la pobreza, la justicia social y la hambruna mundial. Sólo esté consciente de que un tema controversial generará comentarios igualmente controversiales. Pero estos comentarios pueden abrir la puerta a una conversación significativa y necesaria en línea. Regule el sistema de comentarios, y vigile lo que gente publica o comenta para evitar contenido inapropiado.

No sea tan serio. Todos necesitan un poco de humor. No dude de ser chistoso de vez en cuando. Las bromas apropiadas, parodias divertidas y la comedia limpia son formas excelentes de atraer un auditorio. Utilice los talentos de la iglesia y pida referencias. Quizá usted tenga un comediante cristiano en la congregación esperando ser descubierto.

Hágalo personal. Los videos de interés personal son populares. Enliste a algunos miembros para que creen contenido personal acerca de sus pasatiempos o trabajo. Por ejemplo, un carpintero podría crear una caja de oración para la iglesia o un florista podría enseñar cómo crear un ramillete para el altar.

Eduque a su auditorio. Además de los sermones, publique estudios bíblicos o “vlogs” (video blogs) con mensajes espirituales. Incluya enlaces para proveer de recursos impresos en la descripción de su video o en los comentarios. Piense en términos de “cómo hacerlo”. Por ejemplo, cómo mantenerse motivado en las prácticas espirituales o cómo memorizar la Escritura.

Use la música (con cuidado). Los videos musicales son muy populares en YouTube. Una forma efectiva de captar la atención de la gente es producir videos de música cristiana, pero hay que tener cuidado. Las iglesias deben mantener una ética estricta. Revise las leyes de derechos de autor y obtenga la licencia apropiada antes de publicar nada.

YouTube es una forma excelente de aumentar el auditorio en línea, proveer recursos espirituales para más gente  y promover la iglesia. Ahora que el distanciamiento social requiere cerrar los edificios de las iglesias, en todo el mundo las iglesias están descubriendo el valor de publicar servicios de adoración en línea.

Para aprovechar todo su poder, piense creativamente y fuera del santuario. No hay mejor momento para esto. Aprenda de YouTube, y hágalo un ministerio, no tan solo una herramienta.


Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones.