Ministerios En Línea & Comunicación Social

Other Manual Translations: English

Más formas de hacer iglesia virtual y lo que se debe tener en mente

Photo by nikohoshi on Unsplash
Photo by nikohoshi on Unsplash

Debido al Covid-19, la mayoría de las iglesias están transmitiendo por internet el servicio de adoración del domingo. Las restricciones continuas y las medidas de seguridad llevan a considerar otras maneras de hacer iglesia virtual.

La tecnología para el servicio virtual puede ser usada para hacer que casi cualquier servicio o reunión sea accesible a la gente que no puede asistir en persona. Se pueden usar varias plataformas y programas, como la teleconferencia, Zoom y Facebook Live. Estos medios permiten que el personal y la congregación se reúnan por diferentes razones:

  • reuniones de ministerio o administración
  • reuniones de personal
  • reuniones de comité
  • servicios de predicación o enseñanza
  • servicio de bautismo
  • práctica del coro
  • servicios de adoración
  • servicios de misión
  • Escuela Dominical o grupos pequeños
  • servicios o eventos de días festivos

La reunión virtual o por teléfono permite que los participantes estén a salvo. Otros encontrarán que la reunión es bastante conveniente. Le da a la iglesia una manera de continuar su misión de compartir el evangelio, y entrega a los congregantes la oportunidad de mantenerse informados, así como participar y continuar edificando la comunidad, a pesar de que la iglesia no puede reunirse en persona.

Sin embargo, el que usted pueda hacer algo no significa que debe hacerlo.

Aunque todos pueden adorar en cualquier lugar, el santuario ofrece un sentido de lo sagrado. Aunque uno puede escuchar los servicios y las canciones de muchas maneras, la reunión comunal entrega un sentido de unidad y un ambiente de adoración. El compartir del pan y el vino en la mesa de la cocina no es lo mismo que recibirlos en el altar entre un grupo de hermanas y hermanos cristianos. 

Si su iglesia considera otras maneras de practicar la iglesia virtual, considere tres cosas.

Primero, contáctese con las oficinas del Obispo y la conferencia para averiguar qué se permite y que está prohibido. Por ejemplo, aunque en el pasado ha habido un moratorio en cuanto a la comunión en línea, algunos obispos ahora están proveyendo de guía para la comunión en línea durante la pandemia. Otros recomiendan las fiestas de agape.

Segundo, asegúrese de seguir los reglamentos de su iglesia y las leyes de su estado y gobierno federal. Por ejemplo, algunas leyes regulan las reuniones por internet de iglesias y organizaciones sin fines de lucro. Si se permiten las reuniones de comité, negocios y finanzas, por lo general hay que cumplir ciertas especificaciones.

Además, hay leyes que protegen los derechos de autor de liturgias, letras y música. Debido a las circunstancias extenuantes por las que pasamos, The United Methodist Publishing House ha cancelado la obligación de pedir permiso para trasmitir o grabar liturgias del Book of Worship durante los servicios por internet. Pero tome nota que este permiso solo se ha extendido hasta julio del 2021. Dado que, no todas las publicaciones y artistas han dado estas concesiones, asegúrese de que está transmitiendo grabaciones o programas en vivo legalmente.

Tercero, sea flexible y creativa. No tenga miedo de ser innovadora. Encuentre nuevas maneras de conectarse con su iglesia y comunidad. Por ejemplo, una forma de hacer que el culto en línea se sienta más comunitario es animar a los videntes a que hagan comentarios durante el servicio. Nombre un voluntario para que vigile y responda a los comentarios.

Aunque no pueda hacer que todas las reuniones sean virtuales, hay otras formas de usar las reuniones virtuales y la transmisión en vivo más allá de tan solo el culto de adoración. Algunas congregaciones han usado la función de galería Zoom para grabar coros virtuales. Después el video se comparte durante el servicio de adoración. Aunque esto no es un sustituto, el ver una pantalla llena de personas en diferentes lugares pero cantando juntas en adoración, ayuda a imitar la reunión de adoración.

“Este tiempo de adoración durante la cuarentena realmente no es una solución mientras tanto, aunque muchos líderes pensaron que lo sería”, escribe la Dra. Diana Sanchez-Bushong. “La realidad es que lo que hemos hecho estos últimos meses ha sido la inauguración de un nuevo comienzo de lo que vendrá”.

La iglesia virtual no nos dejará. Es esencial que la iglesia se adapte y sea creativa, si va a continuar ministrando a las necesidades de sus miembros y el mundo.


Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Su último libro es A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.