Epifanía

Other Manual Translations: English

El nuevo año nos invita a generar nuevas metas

Foto por Myriam Zilles, Pixabay.
Foto por Myriam Zilles, Pixabay.

El nuevo año nos trae el deseo de tomar nuevas resoluciones. Es el momento perfecto para que su iglesia se aproveche de esta disposición de ánimo para fijar metas y empezar de nuevo.

Mientras este momento del año es perfecto para fijar metas personales, también es el momento en que su congregación estará más dispuesta a aceptar nuevas ideas y metas. Aproveche este empuje para poner en marcha cosas nuevas mediante estos consejos:

ACRECIENTE LAS SESIONES DE PRODUCIR IDEAS DURANTE LA PLANIFICACIÓN

¿Ha participado alguna vez en una sesión para generar ideas que terminó dejando a todos tan despistados como al principio? Modifique la forma en que aborda la situación. Piense en la planificación como un tiempo para combinar o intensificar ideas más que generar nuevas ideas. Pídale a su equipo de programación que cada uno piense de antemano en tres ideas que deberán traer a la reunión. Mientras los miembros del equipo comparten sus ideas en la reunión, céntrese en cómo combinar o expandir estas ideas para crear un programa ideal. Cuando escuche una idea particularmente buena, pida a otros en la reunión que digan cómo podría mejorarse. La combinación de personalidades y experiencias diferentes perfeccionarán la idea impulsándola para pasar de buena a excelente.

PIDA LA COLABORACIÓN DE LA GENTE PARA FIJAR METAS EN LA IGLESIA

Invite a la congregación a presentar sus ideas en cuanto a cuál debería ser el centro de sus esfuerzos en el nuevo año. La gente puede dar sus sugerencias colocándolas en una caja de ideas, por email, medios sociales, formularios en línea, etc. (Para formularios en línea, Wufoo ofrece servicios fáciles de usar que la iglesias usan para recibir peticiones de oración. Use o adapte los formularios). Aunque las sugerencias pueden ser anónimas, anime a los miembros de la iglesia a que pongan su nombre en sus ideas, para que usted pueda pedirles que ayuden a implementarlas. Publicite las metas que escogieron y reúnanse varias veces al año para asegurarse de que se están cumpliendo dichas metas.

DÉ A CONOCER LAS METAS

Una vez que haya decidido qué metas seguir, usted querrá asegurarse de que las está notificando efectivamente. Aunque recibirá muchas ideas buenas, la clave es escoger sólo dos o tres para concentrarse en ellas durante el año. En forma similar, sólo comunique una meta a la vez. Dado que usted se mantiene entregando todo tipo de información a los miembros de la iglesia, asegúrese de que no saturar a la gente con información, dándoles más de lo que pueden digerir.

Mientras que usted puede recordarle a la congregación continuamente las metas por medio del boletín o los anuncios, considere usar el método de contar historias. Cada trimestre comparta una historia que ilustre cómo su iglesia está cumpliendo una de las metas fijadas. Por ejemplo, si su meta es reclutar y recibir más miembros, pídale a un miembro que hable de cómo se conectó con una persona nueva. Si su meta es crear más oportunidades para los jóvenes, pídale al líder de jóvenes que cuente acerca del último viaje que hicieron en la página web de la iglesia. La mayoría de la gente recordará una historia interesante más que números y estadísticas. Algunas iglesias han integrado en el servicio de adoración un “momento misional” dirigido por laicos que comunican estas cosas a la congregación.

ALCANCE COMUNITARIO

Una de las resoluciones más populares para el año nuevo es decidir volver a la iglesia o asistir con más regularidad. De modo que, es un momento clave para abrir las puertas a la comunidad. Fije un día y hora para tener un evento comunitario que incluya un servicio y un tiemo social para mostrarle a la gente su iglesia. Tenga a mano materiales de promoción que la gente puede llevarse. Instruya a los miembros para que den recorridos personales por las instalaciones de la iglesia. Asegúrese también de que su sitio web y los medios sociales que usa la iglesia incluyan información acerca de la iglesia, la hora y día de los servicios, ministerios, programas y cosas que sean interesantes para la gente nueva. No se olvide que hay mucha gente fuera de nuestras paredes que quisiera ayudar pero no sabe cómo. Considere reclutar voluntarios para programas de servicio. El que la gente se involucre en algún servicio podría ser una manera importante para que un futuro miembro se sienta bienvenido en la congregación.


Este artículo fue escrito originalmente en inglés por Darby Jones para Comunicaciones Metodistas Unidas. Traducción y adaptación por Humberto Casanova.