Ministerios de Discipulado
Translate Page

Oraciones para ofrendar el mes de agosto

Cada mes las oraciones para ofrendar incluye una “invitación para ofrendar” junto con una imagen digital para quienes quieran usarla. Esperamos que esta sea una forma útil de recordarle a la gente en sus bancas, que sus ofrendas viajan a muchos lugares para marcar una poderosa diferencia en las vidas de otra gente, que tal vez nunca lleguen a conocer. Lea más y encuentre que nuestro dar hace la diferencia creando historias maravillosas siguiendo este enlace

Invitación a Ofrendar

   

Así mismo, apoyó la labor de la Comisión General sobre Religión y Raza (GCORR). En 1968, se formó la Comisión General sobre Religión y Raza (GCORR) para que la recién formada Iglesia Metodista Unida rindiera cuentas en su compromiso de rechazar el pecado del racismo en todos los aspectos de la vida de la iglesia.

Cuando la controversia y la división se extendieron por todo el país sobre el tema de la Teoría Crítica de la Raza - con muchos de los argumentos alimentados por la falta de información y la desinformación - GCORR desarrolló recursos y reunió un panel para mantener a los Metodistas Unidos mejor informados sobre el papel de la Teoría Crítica de la Raza para comenzar a sanar el daño del racismo.

"La Teoría Crítica de la Raza (TCR) examina cómo las leyes en los Estados Unidos han construido y apoyado las desigualdades raciales. Es un marco ideológico que nombra la raza como una construcción social y afirma que las desigualdades racializadas en la sociedad son fomentadas por las políticas y prácticas sistémicas, institucionales y legales históricas y actuales."

Ministerios como estos se llevan a cabo gracias a la forma en que la gente de la Iglesia Metodista Unida vive y da en conexión. Los invito a dar generosamente, mientras adoramos a Dios compartiendo nuestros dones, diezmos y ofrendas.

Aprenda más sobre el trabajo de la Comisión General de Religión y Raza y sobre la Teoría Crítica de la Raza. 

Oraciones


7 de agosto de 2022 – Noveno domingo después de Pentecostés

Dios de amor y gracia, traemos este día nuestras ofrendas y te pedimos que las dediques a fortalecer tu iglesia para hacer discípulos de Jesucristo. Tu profeta Isaías nos recuerda que no basta con ofrecer dinero o posesiones. Isaías proclama a los israelitas que si sus ofrendas no van acompañadas de la voluntad de "aprender a hacer el bien; buscar la justicia, rescatar al oprimido, defender al huérfano, abogar por la viuda", las ofrendas son inútiles. Abre nuestros oídos para escuchar lo que te agrada y abre nuestros ojos para ver las oportunidades que nos rodean. Te lo pedimos en nombre de Cristo. Amén. (Isaías 1:1, 10-20)


14 de agosto de 2022 – Décimo domingo después de Pentecostés

Dios creador, que hiciste del mundo tu viña, proporcionaste todos los recursos necesarios y sólo pediste que diéramos buenos frutos: Al dar nuestras ofrendas, recuérdanos de nuevo el fruto que deseas: la justicia y la rectitud son las que sugiere tu profeta Isaías. Perdónanos por las veces que nuestras ofrendas se han quedado cortas y cuando el único fruto que has recibido es nuestro propio egocentrismo. Ayúdanos a dar el fruto que te alegra. En el nombre de tu hijo, nuestro maestro y salvador, te lo pedimos. Amén. (Isaías 5:1-7)


21 de agosto de 2022 – Undécimo domingo después de Pentecostés

Dios poderoso, al traerte hoy nuestros diezmos y ofrendas, oramos por ellos y cantamos tus alabanzas. Luego nos escabullimos a nuestra vida cotidiana, esperando que esas ofrendas cumplan con las expectativas de nuestro discipulado. Nos has llamado a más: a hablar por ti, a hacer que nuestro testimonio sea parte de nuestra ofrenda, lo que nos aterra. Entonces, las Escrituras nos recuerdan que tú nos proporcionarás las palabras. Danos la fe y el valor para hablar de tu amor, tu misericordia y tu compasión. En el nombre de Jesús, te lo pedimos. Amén. (Jeremías 1:4-10)


28 de agosto de 2022 – Duodécimo domingo después de Pentecostés

Dios renovador y refrescante, ¡llena nuestras almas sedientas con tu agua viva! Como Jesús prometió a la mujer del pozo, y como Jeremías recordó a los profetas, esta agua es nuestra si mantenemos nuestra atención en ti y no perseguimos otros dioses. Que la ofrenda que hacemos este día marque nuestro compromiso de mantener nuestros ojos y nuestros corazones puestos en un camino más cercano a ti. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, nuestra roca y nuestro redentor. Amén. (Jeremías 2:4-13)



Las oraciones 
e invitaciones a ofrendar fueron escritas originalmente en inglés
por el Rev. Dr. Ken Sloane, Director, Mayordomía y Generosidad,
Ministerios de Discipulado, La Iglesia Metodista Unida.
[email protected]