Metodismo Unido

Principios Sociales

Prefacio

La Iglesia Metodista Unida tiene una larga trayectoria en su interés por la justicia social. Sus miembros con frecuencia han tomado posiciones claras y directas sobre asuntos que atañen a principios cristianos. Los primeros metodistas expresaron su oposición a la trata de esclavos, al contrabando y tratamiento cruel de los prisioneros.

La Iglesia Metodista Episcopal (del norte) adoptó un Credo Social en 1908. Dentro de la siguiente década, la Iglesia Metodista Episcopal del Sur, y la Iglesia Metodista Protestante adoptaron declaraciones similares. La Iglesia Evangélica Unida de los Hermanos adoptó una declaración sobre Principios Sociales en 1946 al tiempo de unirse la Iglesia Unida de los Hermanos y la Iglesia Evangélica. En 1972, cuatro años después de haberse unido en 1968, la Iglesia Metodista y la Iglesia Evangélica Unida de los Hermanos, la Conferencia General de la Iglesia Metodista Unida adoptó una nueva declaración sobre los Principios Sociales que fue revisada en 1976 (y por cada Conferencia General sucesiva).

Los Principios Sociales, aún al no ser considerados ley de iglesia, son el producto de un esfuerzo de oración y profunda reflexión de parte de la Conferencia General para dirigirse a los asuntos humanos en el mundo contemporáneo desde una fundamentación bíblico-teológica firme, como se ha demostrado históricamente en las tradiciones metodista unidas. La intención de estas tradiciones es el ser instructivas y persuasivas en el mejor de los espíritus proféticos. Los Principios Sociales son un llamado a todos los miembros de la Iglesia Metodista Unida para un diálogo de fe y práctica producto del estudio y la oración. (¶ 509.)

De la Disciplina de la Iglesia Metodista Unida-2016. Derechos de autor © 2016 por la Casa Metodista Unida de Publicaciones. Usado con permiso.