Comunicaciones

Translate Page

Es tiempo de visitar el tema de las aplicaciones después de la pandemia

Apps offer churches additional ways to connect. You may be able to extend your reach through a socially focused app. You could put your webpage in app form. Or, you could try something new. Photo by Rami Al-zayat courtesy of Unsplash.
Apps offer churches additional ways to connect. You may be able to extend your reach through a socially focused app. You could put your webpage in app form. Or, you could try something new. Photo by Rami Al-zayat courtesy of Unsplash.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de las aplicaciones, pero a medida que vamos superando la pandemia y los innumerables cambios que ha introducido en la vida y el ministerio, es hora de pensar de nuevo en cómo las aplicaciones pueden llevar a su iglesia hacia el futuro.

He aquí tres formas en que las iglesias utilizan las aplicaciones. Cada una tiene visión propia e interesante de la relación aplicación/teléfono/adoración.

1. LA APLICACIÓN TRADICIONAL DE LA IGLESIA

Las plataformas de creación de aplicaciones digitales son cada vez más populares. Por tan sólo $29,95 dólares al mes (a veces gratis con una cuenta de donaciones en línea), puede tener todas las funciones de un sitio web en forma de aplicación. Puede tener inscripciones a eventos, calendarios, boletines de noticias y, por supuesto, donaciones en línea. La característica más importante de estas aplicaciones es su capacidad para capturar el espacio de la pantalla de los teléfonos inteligentes de sus feligreses. 

Si tiene una congregación muy joven, que rara vez accede a la web básica en sus teléfonos, estas aplicaciones pueden ser ideales.

Tenga en cuenta que muchas iglesias han informado de que han experimentado una ráfaga inicial de inscripciones tras el lanzamiento, pero que la mayoría de los miembros de la iglesia no abren la aplicación más que un par de veces antes de que caiga en el vasto páramo de las aplicaciones poco utilizadas. Muchos comunicadores eclesiásticos afirman que la gente sigue prefiriendo el correo postal, el correo electrónico y las redes sociales como plataformas de comunicación, por lo que es importante conocer las preferencias de su congregación.

2. UNA EXTENSIÓN DE LA APLICACIÓN PARA EL MINISTERIO FÍSICO

Cuando llegó la pandemia, muchos servicios religiosos se conectaron a Internet. Congregaciones que nunca imaginaron tener una cámara web en su santuario comenzaron a transmitir los servicios de culto y las horas de café en Zoom.

A medida que pasamos de ese espacio completamente virtual a un híbrido entre lo online y lo presencial, otro estilo de aplicación está ganando adeptos: la aplicación de extensión social. 

Además de utilizar Zoom, algunas iglesias han recurrido a plataformas como Disciple Media y Tribe para crear aplicaciones centradas en la comunidad que permiten a la audiencia de la iglesia reunirse, hablar y crecer más en comunidad.

En lugar de centrarse en encontrar otra forma de hacer lo que hace el sitio web de la iglesia, estas plataformas de aplicaciones sociales se centran en ayudar a las organizaciones a crear y fomentar la comunidad sin tener que reunirse en persona. (Y, sí, también pueden tener un calendario de eventos).

Este enfoque de las aplicaciones de la iglesia busca ampliar la conexión que se produce en las reuniones físicas, aprovechando el poder y los conocimientos de las redes sociales para hacer desarrollar relaciones más profundas con el discipulado.

3. ALGO COMPLETAMENTE DIFERENTE

Toda una nueva clase de aplicaciones ministeriales ha nacido, en parte, por la pandemia. Estas aplicaciones no se centran en ampliar el ministerio de una iglesia física. En cambio, existen por sí mismas.

Como pioneros, estos tipos de aplicaciones están en varias etapas de desarrollo y se están ajustando a medida que entendemos mejor lo que significa hacer un ministerio totalmente en línea.

Quizá haya oído hablar de Glorify, una aplicación más evangélica, o de Hallow, una aplicación de oración y meditación para católicos. Los metodistas unidos también están trazando este camino.

Una de estas aplicaciones, Zoay se dirige a los millennials y a los miembros de la Generación Z, anteriormente religiosos. Zoay está llena de vídeos de prácticas espirituales en la naturaleza, el arte, la acción social, la meditación y el estudio.

Everyday Sanctuary, otra nueva aplicación nacida del movimiento metodista unido, se centra en un enfoque más basado en el texto para ayudar a las personas ocupadas a tener una práctica de fe satisfactoria en segmentos de cinco minutos.

Estas aplicaciones no están diseñadas para incitar a la gente a asistir a una iglesia en un momento determinado o a superar lo que pueden considerar como el bagaje institucional que supone simplemente escuchar la palabra «iglesia». Lo que pretenden es poner la espiritualidad en el bolsillo de personas que tal vez nunca se asomen a la puerta de una iglesia.

En el lado negativo, la mayoría de estos tipos de aplicaciones requieren una inversión considerable por parte de las iglesias y sus miembros para construir y probar nuevas plataformas.

¿ES UNA APLICACIÓN ADECUADA PARA USTED?

Puede que sea el momento de que su iglesia vuelva a echar un vistazo a las aplicaciones, pero con una nueva pregunta en mente.

Después de haber visto y experimentado todo lo que tenemos a través de la transmisión en vivo y la escuela dominical de Zoom, ¿en qué quiere avanzar? ¿Quiere usted ampliar la comunidad social a través de una aplicación con enfoque social? ¿Quiere poner su página web en forma de aplicación? ¿O está listo para hacer una inversión y probar algo nuevo? 

Sea cual sea el caso, una aplicación podría estar en su futuro.


Jeremy Steele es el pastor asociado de Los Altos UMC en Los Altos, California, así como escritor y orador. Puede encontrar una lista de todos sus libros, artículos y recursos para las iglesias, incluido su libro más reciente, All the Best Questions, en su sitio web: JeremyWords.com.