Ministerios de Discipulado
Translate Page

Sermón #BeUMC: El pueblo de Dios para quien el mundo es nuestra parroquia

Valores del pueblo de Dios:  Comprometido, busca a Jesucristo y esta lleno del Espíritu Santo.

En los últimos días, el monte de la casa del Señor será establecido como el más alto de los montes; se alzará por encima de las colinas, y hacia él confluirán todas las naciones. 3 Muchos pueblos vendrán y dirán: «¡Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob!, para que nos enseñe sus caminos y andemos por sus sendas». Porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén, la palabra del Señor. 4 Él juzgará entre las naciones y será árbitro de muchos pueblos. Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. No levantará espada nación contra nación, y nunca más se adiestrarán para la guerra. — Isaías 2:2-4, NVI


NOTAS DE PLANIFICACIÓN

 

Esta última semana es un poco diferente. En lugar de una regla general que guíe nuestro culto, esta semana es un espacio en el que hacemos nuestro trabajo, construimos nuestra comunidad y hacemos discípulos. Hacer discípulos es el corazón de nuestro trabajo, por supuesto. Pero recuerden que el propósito de hacer discípulos no es fortalecer la iglesia. Más bien, hacemos discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo. El versículo más conocido de los evangelios nos recuerda que todo esto se hizo, no porque Dios amara tanto a la iglesia, sino porque Dios amó tanto al mundo. Con frecuencia vemos al mundo como si estuviera en oposición a la iglesia y pensamos; «La iglesia es buena; el mundo es malo». Pero es al mundo al que hemos sido llamados.
John Wesley se dirigía al nuevo mundo para llevar el evangelio a todas las personas cuando escribió en su diario las palabras que hemos recordado como «el mundo es mi parroquia». Tenía un corazón para la iglesia y trabajó para consolidar la fe de los creyentes con su sistema de clases y acoplándose en el movimiento metodista. Pero supo desde el principio que esta fe no era para estar apartado del mundo, sino comprometido con él. Desde los inicios de nuestra denominación, hemos estado comprometidos con el cambio del mundo. Esta no es una situación nueva ni progresista versus tradicional. Es la esencia misma de lo que somos como metodistas unidos.
Esta semana, al concluir nuestra serie de adoraciones #BeUMC, es el momento de celebrar la diferencia que hemos hecho en el mundo que nos rodea, ya sean historias locales de nuestra propia congregación o la historia de una parte de la denominación que dio origen a colegios y hospitales, escuelas o centros de atención de cualquier tipo. ¿Cómo ha amparado su congregación o las iglesias de la zona a las personas pobres y sin hogar de los pueblos y ciudades? ¿Qué cambios han provocado en el mundo que les rodea? A veces son acciones pequeñas, pero vale la pena celebrarlas. ¿En qué asociaciones, escuelas u organizaciones de servicio, grupos de caridad o instituciones comunitarias se ha involucrado para ayudar a hacer del mundo algo que se asemeje más al reino de Dios? ¿Cómo ha utilizado su influencia, conexión e impacto para provocar el cambio? Incluso si el trabajo está incompleto o en curso, vale la pena celebrar que la iglesia es la iglesia, recordándonos que el ministerio sucede ahora mismo.
¿Qué personas en su vecindario necesitan un defensor? También en este caso, podría celebrar el trabajo que viene haciendo en favor de la inclusión, o desafiar a la congregación para que se una a la hora de ofrecer un espacio de acogida a quienes están olvidados o desatendidos a su alrededor. ¿A quiénes eleva en las oraciones de intención? Es bueno, por supuesto, incluir a las personas de la congregación que necesitan oraciones especiales. Pero las oraciones también pueden estar enfocadas hacia el exterior, orando por las comunidades que le rodean y que no son como las de su iglesia.
Quienes buscamos a Jesús, necesitamos recordar que él nos dijo que lo encontraríamos cuando tendiéramos la mano para ayudar a las personas que la sociedad llama «los más pequeños». Y la práctica del pueblo llamado metodista ha sido desde el principio buscar formas de marcar la diferencia en el mundo, de «salvar a los perdidos», como diría Wesley, de acoger a todas y cada una de las personas que son amadas por Dios y asegurarse de que estén al tanto de que hay un lugar para ellas en la iglesia de Jesucristo. Y descubrir que es en esta búsqueda de quienes nos rodean es donde encontramos a Dios con más fuerza. Esto es lo que somos, así es como experimentamos a Dios a través de la Iglesia Metodista Unida.

NOTAS DE PREDICACIÓN

(NOTA: Por favor, comience la preparación del sermón leyendo primero las notas de planificación. El esquema de diseño y la intención de la serie se encuentran en las notas y son esenciales para el sermón también. Las palabras de la campaña y los temas de los mensajes se describen ahí y son útiles para la preparación del sermón).

Isaías nos recuerda que las intenciones de Dios siempre han sido más grandes que nosotros. El nosotros del pueblo de Dios es el medio, no el fin. O, como dice Pablo, «Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo» para Dios (2 Corintios 5:19). «Todas las naciones acudirán al monte de la casa del Señor», dice Isaías. O «Dios amó tanto al mundo», escribe Juan en el Evangelio, en ese versículo que ha cautivado la imaginación y el corazón de los discípulos de Jesucristo en todo el mundo.

Podría ser un ejercicio interesante examinar las escrituras y encontrar los numerosos lugares donde se describen las intenciones de Dios para el mundo. O tal vez podamos acomodarnos en este texto familiar de Isaías y escuchar estas palabras de nuevo. Usted podría pensar; «este es un texto de Adviento» y es cierto; sacamos a relucir estos versos durante la época de vigilia y espera, de expectativa y esperanza. Eso es lo que hace que estos versos sean perfectos para el resumen de esta semana de nuestra serie #BeUMC. Este texto es un recordatorio de la perspectiva que necesitamos para hacer el trabajo de la iglesia, el trabajo que hemos definido como «hacer discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo.» Es una tarea ambiciosa, sin duda. Incluso se podría decir que es un poco exagerada. Después de todo, somos una iglesia pequeña en un mundo muy grande. ¿Cómo se puede esperar que tengamos un impacto en todo el mundo? Apenas podemos transformar nuestra propia congregación, por no hablar de nuestros barrios, el mundo parece fuera de nuestro alcance. Fuera de nuestro poder. Fuera de nuestra influencia.

«Lo sé,» dice Isaías. «Créeme, lo sé». Pero escucha de nuevo. Lee de nuevo. Hay esperanza y posibilidad en estas palabras. Hay un llamado a nuestro alcance en estas palabras. Escucha de nuevo: «En los días venideros...»

¿Nota el tiempo pasivo? Tenemos problemas con eso. Somos hacedores. Especialmente en los tiempos de trabajo. Queremos estar haciendo, moviéndonos, decidiendo. Pero todo esto no es nuestro trabajo. Este trabajo de levantar montañas y llamar a la nación no es nuestro. Es de Dios. Va a suceder; podemos contar con ello. De hecho, ese es nuestro trabajo, contar con ello, aferrarnos a la esperanza, a la convicción de que Dios tiene el control. Y si no cree que eso requiere de esfuerzo, entonces no lo ha tratado realmente. Cuando el mundo que le rodea ha renunciado a la esperanza, aferrarse a ella es adoptar una postura contraria. Decir que cree que puede existir la paz es hacer una declaración radical. Vivir con la confianza de que a pesar de todas las pruebas que se ven y se oyen, confiará con toda su vida en que la sanación y la plenitud está a la vuelta de la esquina.

Entonces, ¿por qué es tan importante aferrarse a la esperanza? ¿Por qué no sorprenderse con el resto del mundo? Bueno, podríamos decir que vivir con esperanza es una mejor forma de vivir. Podríamos decir que una vida llena de confianza y júbilo es mucho más gratificante y satisfactoria que una vida determinada por el cinismo y la desconfianza.

Pero ese no es el argumento de Isaías. Isaías simplemente anuncia que llegará un momento en que las naciones acudirán al monte del Señor. Llegará un momento en que la gente querrá aprender los caminos de Dios y querrá caminar por la senda de Dios. Y él dice que esto sucederá porque se está enseñando, la Palabra está siendo proclamada. Esto sucederá porque hay quienes darán la bienvenida. Esto sucederá porque hay ejércitos en el monte del Señor.

Esos somos nosotros. La compañía viene. Eso es lo que nos dice Isaías. Sí, en parte, sabemos que es el Verbo hecho carne el que viene a habitar entre nosotros. Sabemos que el Rey viene. Y nos pasamos una temporada preparándolo para que esta vez no sea rechazado en las posadas de nuestras vidas, dejándolo dormir en un pesebre en la parte de atrás donde nadie más que algunos pastores malolientes y sabios de fuera lo visiten. Sabemos que esta es una parte de nuestra tarea, no sólo en el tiempo de Adviento, sino todo el tiempo, para abrirle un lugar a Cristo que habita dentro y entre nosotros ahora, para prestar atención al salvador que está entre nosotros en la partición del pan y las aguas del bautismo, para dar la bienvenida al que nos trae la sanación, esperanza, alegría, el perdón y la reconciliación. Lo sabemos; lo recordamos; lo ensayamos una y otra vez porque lo olvidamos. O vivimos como si lo hubiéramos olvidado. Así que nos preparamos para El que viene a habitar entre nosotros una y otra vez.

Pero Isaías no se conforma con eso, por muy importante que sea. Hay un mundo ahí fuera ávido de aprender, y puede que esté llamando a nuestra puerta. Hay un mundo que se muere por la justicia, y podría estar cobijado bajo nuestro techo en este momento. Hay personas que se han extraviado por tantos caminos que sus pies están doloridos y sus corazones rotos, y a veces tropiezan con nuestros portales y caminos.

Viene la compañía. ¿Estamos preparados? No sólo viene el designado, el Salvador, el Rey. Sino el mundo que él vino a salvar, transformar y amar. Por eso Isaías nos pregunta si estamos preparados para acoger, para enseñar los caminos del Señor, para guiar al mundo por las sendas de la vida correcta. ¿Estamos preparados para acoger al mundo en la presencia del Señor de la vida, el Príncipe de la Paz? ¿Estamos preparados para amar al mundo como él ama al mundo, para abrazar a todo el mundo, para conectar y proclamarlos como hermanos y hermanas?  Acoger no es fácil. Hay días en los que queremos que nos dejen en paz; en los que queremos que cada persona encuentre su propio camino y siga su propia senda. Sin embargo, aferrarse a la esperanza significa que nos hemos inscrito a este deber, esta alegría. ¿Alegría? Por supuesto. Hacer fiestas tiene que ver con la alegría, con hacer que las demás personas se sientan bienvenidas y queridas. Se trata de dejar de lado nuestras propias comodidades por el gozo del prójimo. La alegría de incluir. De hacer crecer la familia con El que hemos estado esperando, sin saber siquiera quién es El que se acercaba a nuestra puerta.

Entonces, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo barremos los caminos y encendemos las luces para que quienes se acercan sepan que aquí encontrarán acogida? Isaías parece pensar que es sencillo. Al final del pasaje pasa de lo pasivo a lo activo. De la tarea de Dios a la nuestra en un solo verso. «Venid», dice, «oh casa de Jacob, venid vosotros que habitáis en la familia de Dios, vosotros que servís como anfitriones en la montaña más alta, vosotros que dejáis que la enseñanza fluya y que la acogida sea todo lo que se pueda, venid. Caminemos a la luz del Señor». En otras palabras, vivimos nuestra acogida. ¡Debemos ser la luz que ponemos en la ventana para que se encuentre el camino hacia la puerta!

Cuando Wesley declaró que «el mundo es mi parroquia», no estaba reclamando autoridad, sino aceptando la responsabilidad. La formación de discípulos debe ser siempre una actividad interna y externa. Este don que tenemos, este Cristo que reivindicamos, no es un tesoro que hay que retener, sino una bendición que hay que compartir. Somos verdaderamente bendecidos para ser una bendición para todo el mundo.


Esta serie de sermones forma parte de la campaña #BeUMC y está diseñada para ayudarnos a celebrar cómo vivimos ese llamado como comunidades de fe en todo el mundo y para desafiarnos a ir más allá, a profundizar en nuestra expresión de la fe en la vida diaria. Versión original en inglés disponible en la página web de Ministerios de Discipulado.