Other Manual Translations: English

Enfrentando los desafíos con el culto virtual

NOTA: La transmisión de sus servicios - incluso durante emergencias - debe adherirse a la ley de protección de derechos de autor. Se requiere una licencia adicional para el streaming de CCLI o OneLicense. Contáctalos para obtener más información, o escribale a Ask The UMC para obtener más detalles acerca de cómo las iglesias metodistas unidas pueden transmitir legalmente.

Actualmente en el hemisferio norte, el clima de invierno y las cancelaciones resultantes están en temporada. Ya sea que se trate de nieve/hielo o de una cañería de agua rota cercana, hay momentos en que no se puede adorar juntos en el lugar.

No tiene que renunciar al compañerismo, la adoración y la oportunidad de que su gente dé cuando el clima hace que no sea seguro para su iglesia celebrar servicios o tener un estudio bíblico entre semana.

Con la llegada de los servicios de transmisión en vivo como YouTube, Facebook Live y otros, se pueden reunir fácilmente para adorar virtualmente. La buena noticia es que hay opciones para cada presupuesto y capacidad técnica para ayudarle a enfrentar las tormentas invernales.

Debe responder a cuatro preguntas antes de transmitir en vivo cuando ocurra el próximo evento climático.

¿Qué servicio de transmisión en vivo usará?

Para la mayoría de la gente, Facebook Live es el lugar ideal para eventos en vivo como los servicios de la iglesia. Es gratis, simple y tu gente ya está en la plataforma (no hay que registrarse en ningún servicio nuevo). Sin embargo, Facebook Live no incluye opciones importantes como:

  • eliminación de anuncios (borrando los temores de yuxtaposiciones inapropiadas)
  • soporte al cliente (porque: ¡tecnología!)
  • análisis (para revisar quién está conectado y cuándo [si] se desconecta)
  • mayor control sobre la calidad de la transmisión (en caso de conexiones más lentas)
  • etiqueta blanca (reemplazando el logo del servicio de streaming por el suyo propio)

¿Cómo capturará el video?

En primer lugar, esboce y planee la grabación de un contenido convincente que atraiga y mantenga la atención de los espectadores. Cuando planifique, tenga en cuenta poner cosas que aseguren una fuerte calidad visual. Dependiendo de su presupuesto y de su experiencia técnica, hay pasos relativamente sencillos para mejorar la calidad de la imagen.

  • Consejo simple y económico: Use su teléfono inteligente. Sólo levántelo y comience a transmitir; es realmente así de fácil. Consejo profesional: Antes de empezar, coloque el teléfono sobre una superficie a la altura de los ojos o justo encima. Lo ideal es usar un trípode para asegurar la estabilidad.
  • Consejo un poco más complejo: Use la cámara web incorporada a su computadora. La calidad de la imagen puede ser igual a la de su teléfono inteligente, pero puede interactuar más fácilmente con los espectadores si el chat en vivo está incluido en su transmisión. Consejo profesional: las computadoras portátiles necesitan un refuerzo para obtener el mejor ángulo de la cámara web. Haga una plataforma con libros para que la cámara esté a la altura de los ojos (o justo por encima de ella).
  • Una producción con presupuesto: Aumente la calidad de su video con una cámara web de primera categoría. Lo suficientemente pequeña como para llevarla en la mochila o en el bolso. Una de las opciones de mayor calidad es la Logitech C922x. Por 70 dólares, le ayudará a subir el nivel de calidad de su vídeo sin necesidad de gastar mucho.

¿Cómo capturará el audio?

Hay un viejo dicho en la radiodifusión que dice que la gente te perdonará por un vídeo malo, pero no soportaran un audio malo. Aquí es donde muchos transmitidores pierden su audiencia. Si la gente no puede oírte o si el audio está distorsionado o demasiado alto, tu audiencia se retira. Al igual que con el vídeo, hay opciones para mejorar el sonido.

  • Consejo simple y económico: Utilice su teléfono inteligente, que normalmente tiene un micrófono sorprendentemente bueno. Tome en cuenta que la música de su servicio virtual se verá afectada ya que los teléfonos inteligentes no hacen un gran trabajo capturando el audio reproducido por otro dispositivo (como un reproductor de CD). Si desea incluir música en su culto virtual, deberá actualizar a nuestra tercera opción, un mezclador de sonido USB. Consejo profesional: Para obtener el mejor audio de su teléfono, párese a un metro del micrófono del teléfono en una habitación silenciosa y sin eco.
  • Consejo un poco más complejo: Compre un micrófono USB. A medida que el podcasting ha ido ganando popularidad, también lo han hecho los avances en los micrófonos básicos. El estándar es el Blue Yeti ($99), que mejorará significativamente la calidad de audio y se convertirá en una gran inversión para su iglesia. El uso de un micrófono autónomo requiere el uso de un portátil con o sin la cámara web (para capturar un vídeo óptimo). Para añadir música a su servicio virtual, tendrá que subir al siguiente nivel. Consejo profesional: Esté lo más cerca posible del micrófono mientras hable. Colóquelo en una superficie más baja que la de la cámara para que no se vea.
  • Una producción con presupuesto: Compre una interfaz/mezcladora de audio USB. Para ofrecer tanto calidad de voz como de música, actualice el dispositivo que conecta y ajuste el volumen de múltiples fuentes de audio. Una opción compacta y confiable es el Behringer U-Phoria ($80). Una configuración básica incluiría un micrófono que ya se utiliza en la iglesia para la voz emparejado con su teléfono inteligente para la música digital. Una opción aún mejor sería usar el micrófono Blue Yeti para la voz usado con su smartphone para la música digital. Consejo profesional: Asegúrese de tener el cable correcto para conectar el audio de su teléfono a la interfaz.

¿Cómo recogerá la ofrenda?

Los líderes buscan formas de aumentar las ofrendas en su iglesia. La cancelación de los servicios resulta en una pérdida. Tener un servicio virtual aún puede mitigar esa caída en los ingresos. Hay varias maneras de abordarlo que van desde lo económico y no tecnológico hasta lo completamente online.

  • Consejo simple y económico: Use el correo postal. ¡Un servicio virtual todavía puede hacer uso de la baja tecnología! Recuerde a los congregantes que en los días de mal tiempo, la iglesia necesita especialmente que la gente dé.Durante el tiempo de las ofrenda pídale a la gente que agarre un sobre y adjunte un cheque. Consejo profesional: No olviden recordarles su dirección postal. Se sorprenderá de cuántos de sus asistentes habituales no la conocen tan bien como el pastor.
  • Consejo un poco más complejo: Use PayPal. Para recoger donaciones de una sola vez durante su servicio, PayPal puede ser justo lo que necesite. La gente no necesita registrarse en una cuenta para enviar su ofrenda o diezmo. Sin embargo, como PayPal es la mayor solución de pago en línea, muchos de sus miembros ya pueden tener su información de pago guardada en PayPal. Consejo profesional: Ingrese su información sin fines de lucro con anticipación ya que PayPal tiene varias herramientas adicionales que pueden serle útiles.
  • Una producción con presupuesto: Utilice una solución de donaciones en línea diseñada sólo para las iglesias. Por una pequeña cuota mensual, usted tiene acceso a comodidades (pagos recurrentes, información de cuenta guardada) que facilitan la ofrenda a los miembros y a su tesorero. Hay muchas soluciones para elegir, así que esta publicación de comparación puede ayudarle a entender las diferencias. Un consejo profesional: Asegúrese de revisar GivePlus avalado por GCFA que ayuda a las iglesias a prosperar a través de las donaciones electrónicas.

El clima puede arruinar los planes de la gente, pero no significa que tenga que impedir que la gente adore. Tomarse el tiempo para prepararse puede ayudarte a sobrevivir a la tormenta mientras sigue ministrando a las personas afectadas!


Escrito por Jeremy Steele. Traducción y adaptación por Aileen Jimenez. Jeremy Steele es el pastor de enseñanza de la Universidad de Cristo en Mobile, Alabama, así como escritor y conferencista. Puedes encontrar una lista de todos sus libros, artículos y recursos para las iglesias, incluyendo su más reciente libro All the Best Questions, en su sitio web: JeremyWords.com.