Educación Cristiana

Other Manual Translations: English

Seis personas metodistas históricas cuyas vidas deben ser imitadas

La historia de la Iglesia Metodista Unida está llena de gente profundamente espiritual como Juan Wesley. Se trata de personas que dedicaron su vida a la causa de Cristo. Vivimos sobre el fundamento de sus vidas y obras, y siguen desafiándonos. A continuación presentamos algo de la vida de 6 metodistas que usted podrá usar en sus clases para ayudar a otros a escuchar la voz de Dios.

FANNIE CROSBY

Aunque nuestros contemporáneos no están familiarizados con su nombre, sus palabras son reconocidas por toda la cristiandad. Fannie Crosby escribió más de 9,000 himnos. Todos conocen el famoso himno Blessed Assurance conocido en español como Grata Certeza o Dulce Consuelo. Este himno fue escrito por una mujer que fue metodista toda su vida.

Al mismo tiempo que Crosby compartía sus tremendos dones musicales, también vivió una vida que se caracterizó por la esperanza y la generosidad. Siguió el ejemplo de Wesley respecto a las posesiones materiales, compartiendo todo lo que tenía y dejando solo lo que necesitaba para sobrevivir.

Cuando quedó ciega a causa del tratamiento de un hombre que se hacía pasar por doctor, Crosby podría haberse amargado la vida. Por el contrario, escogió vivir contenta escribiendo que su ceguera le permitía gozar bendiciones que otras personas no tenían.

JOHN FLETCHER

Wesley tuvo que enfrentar la pregunta de quién sería el siguiente líder del movimiento metodista cuando muriese. Una sola persona le vino a la mente: John Fletcher. Aunque Fletcher murió antes que Wesley, su gran capacidad como teólogo lo ayudó a escribir formidables obras de teología que incluyeron los ideales wesleyanos que formaron el mundo.

Fletcher fue un escritor prolifero que buscó a Dios de tal manera que llegó a ser un ejemplo para la iglesia del siglo XXI. Durante una reunión de su grupo pequeño, Fletcher compartió que había recibido el don de la completa santificación. Contó que anteriormente recibió el don dos veces pero que lo perdió por su falsa humildad y por no haber compartido las nuevas de este maravilloso don con otros. Así que, enseñó que cuando Dios hace algo por nosotros, no debe intimidarnos el alabar a Dios y el compartir lo que Dios nos ha dado.

ISABELLA BAUMFREE

Isabella Baumfree nació en la esclavitud, en Nueva York. Escapó el año 1862, un año antes de que Abraham Lincoln emitiera la Proclamación de Emancipación. Baumfree fue una mujer valiente y formidable. En Alabama litigó con un dueño de esclavos para conseguir la libertad de su hijo. Ganó el litigio y su ejemplo creó el camino como la primera mujer negra que ganó un litigio en contra de un hombre blanco.

Su fiera obediencia a Dios sigue siendo todo un ejemplo. En el año 1843 se convirtió al metodismo. El 1 de Junio del mismo año, escuchó el llamado de Dios para ser una predicadora itinerante, predicando en contra de la esclavitud. Con este llamamiento recibió un nuevo nombre dado por Dios: Verdad que Peregrina. Este nombre describía su trabajo de viajar y hablar la verdad. Cuando se le preguntó por qué dejaba la seguridad de un empleo y hogar, respondió: “El Espíritu me llama y debo ir”. Fue un ejemplo de valentía y confianza de que Dios proveerá cuando obedecemos a su llamado.

RICHARD ALLEN

Allen fue parte del metodismo desde sus comienzos, así que asistió a la fundación de la Iglesia Metodista Episcopal y al nombramiento de Francis Asbury como obispo, durante la histórica Conferencia de Navidad en 1784.

Allen fue el primer ministro negro y mostró ser un predicador poderoso, un hombre capaz de hacer crecer el movimiento metodista. Al principio estaba limitado a predicar sólo durante los servicios más tempranos en la mañana, pero así todo empezó congregaciones donde quiera que fuera. Cansado de estar limitado, Allen abandonó su nombramiento y formó su propia congregación, la cual creció tanto que Asbury lo nombre ministro. Pero Allen siguió experimentando discriminación en contra de los metodistas negros, así que dejó la Iglesia Metodista Episcopal y estableció la primera iglesia negra independiente de los Estados Unidos. El año 2016, la Iglesia Africana Metodista Episcopal celebró su bicentenario.

SELINA HASTINGS

Selina Hastings fue la condesa de Huntingdon en Inglaterra. Se hizo miembro de una de las primeras expresiones del movimiento metodista: La Sociedad Fetter Lane. Se ha escrito mucho acerca de la influencia que el movimiento metodista tuvo sobre la clase pobre de Inglaterra, pero también hay que destacar la pasión que la condesa mostró en su trabajo por implantar el fuego de la renovación en la elite inglesa.

A fin de lograr que el avivamiento prendiese en la clase alta, nombró a George Whitfield como su capellán, quien predicaba durante las cenas a las que asistían los miembros más influyentes de la sociedad británica. También usó su gran fortuna para construir 64 capillas y ayudó a los esfuerzos metodistas de ayuda a los pobres. Cuando los metodistas fueron expulsados de Oxford, Hastings estableció una universidad para educar a los predicadores. Su compromiso con la educación inspiró la fundación de otro lugar de estudio: Huntingdon College, en 1854. Esta universidad que se relaciona con la Iglesia Metodista Unida está hoy en Montgomery, Alabama.

CLEMENTINE Y WILLIAM BUTLER

William enviudó dos veces, así que se casó con Clementine a edad avanzada. Los dos jugaron un papel muy importante en la plantación del metodismo en dos países. En 1856, viajaron a la India, donde experimentaron el tiempo de la revolución en contra de la opresión británica, en 1857. Los Butler fundaron orfanatos para los niños que quedaron sin sus padres después de la revolución. También fundaron la Conferencia Misionera India.

Al volver a los Estados Unidos, Clementine se juntó con mujeres metodistas y congregacionalistas para apoyar a las mujeres solteras misioneras. Dicha iniciativa llevó a la creación de Women’s Foreign Mission Society, que hoy conocemos como Mujeres Metodistas Unidas.

Al término de su licencia, los Butler viajaron a trabajar en México. Establecieron una imprenta, escuela, orfanato y varias iglesias que ofrecían el evangelio en palabra y obra. Sus vidas estaban dedicadas a servir a los pobres y necesitados.

Todas estas personas —Fannie Crosby, John Fletcher, Isabella Baumfree, Richard Allen, la condesa de Huntingdon y los Butler— fueron tremendos santos que forman parte de la gran “nube de testigos” que Dios nos ha dado para indicarnos el camino a seguir. No importa dónde estemos o cómo sea nuestra lucha, siempre podemos recordar a alguien que sufrió algo parecido. Estos ejemplos nos proveen de inspiración para liderar y enseñar a otros.


Traducción y adaptación por Humberto Casanova.