Educación Superior

Other Manual Translations: English

La asequibilidad de la universidad: Destruyendo mitos

Estudiantes caminando por el campus de la Universidad Drew. Foto por Kathleen Barry, UMNS.
Estudiantes caminando por el campus de la Universidad Drew. Foto por Kathleen Barry, UMNS.

¿Cree que la universidad no es asequible? ¿Cree que un título ya no es una buena inversión? Piense nuevamente..

En el 1873, un estudiante del Seminario Teológico Drew recibió un préstamo de la Junta de Educación de la Iglesia Metodista Episcopal, la cantidad de $100. Este fue el único préstamo que se hizo ese año. Era todo lo que la junta podía pagar.

El préstamo fue el primero ofrecido por lo que hoy es la Junta General de Educación Superior y el Ministerio de la Iglesia Metodista Unida. Una "ofrenda para los niños" de toda la iglesia en 1866 alcanzó la asombrosa suma de 56.674 dólares. Los intereses de ese fondo proporcionaron el dinero para el primer préstamo.

Allyson Collinsworth, Junta General de Educacion Superior y Ministerio.   

Hoy en día, la Oficina de Préstamos y Becas de la junta ve más de 4,5 millones de dólares otorgados cada año a los miembros de la Iglesia Metodista Unida. Allyson Collinsworth, directora, mencionó que el dinero ayuda a los jóvenes seminaristas y a los líderes laicos activos.

"Estamos operando bajo un modelo para financiar tantos líderes elegibles para la iglesia como sea posible", dijo. El promedio de las becas es de entre 500 y 1.000 dólares para estudiantes universitarios y entre 1.000 y 2.000 dólares para estudiantes de postgrado.

"Creemos en un clero educado y en el liderazgo laico. Afirmamos la educación para ayudar a nuestros líderes con lo que necesitan", manifestó Collinsworth. Ella dirige un grupo de trabajo que estudia los obstáculos a la educación superior para los estudiantes de seminario y otros.

Mitos sobre la educación superior privada

El reverendo David Warren también está preocupado por el costo de la educación superior, pero dice que las universidades privadas, incluidas las relacionadas con la Iglesia Metodista Unida, son más asequibles de lo que la mayoría de la gente cree.

Warren, presidente de la Asociación Nacional de Universidades Independientes (NAICU) desde 1993, ha ideado "9 mitos" sobre la educación superior sin fines de lucro.

"La educación superior privada es más asequible de lo que la mayoría de los padres y estudiantes creen", dijo. "El promedio de matrícula y cuotas publicadas para estas escuelas, según el College Board, es de 29.056 dólares al año. Sin embargo, el costo real se acerca más a los 13.400 dólares cuando se tiene en cuenta la ayuda financiera y los beneficios fiscales".

Estos números sorprenden a mucha gente, dijo. Otro mito es que las tasas de matrícula están por las nubes. En realidad, los aumentos han disminuido durante la última década hasta el 3,9 por ciento para el año escolar 2012-23, el más bajo desde 1972.

Otro mito es que las universidades privadas sólo matriculan a estudiantes blancos, ricos y tradicionales.

"Alrededor de un tercio de todos los estudiantes universitarios de cuatro años en universidades privadas son estudiantes minoritarios", dijo Warren, señalando que las universidades privadas matriculan el mismo porcentaje de estudiantes étnicos raciales que las instituciones públicas. Además, dijo, el 41 por ciento de los estudiantes provienen de familias que ganan 49.999 dólares al año o menos.

La carga de la deuda de los graduados es otro mito que Warren quiere derribar. Cita estadísticas del Banco de la Reserva Federal de Nueva York que muestran que la deuda promedio es de 29.900 dólares.

Otro mito sobre las escuelas privadas es que disfrutan de los beneficios de las grandes dotaciones. En realidad, Warren dijo que la dotación media es de 20 millones de dólares, y sólo el 3 por ciento tiene dotaciones de 1.000 millones de dólares o más.

Muchos padres de estudiantes de secundaria que van a la universidad están buscando en línea, buscando información sobre costos y cuotas. Warren aconsejó usar la información generada por herramientas como la "calculadora de precios netos" con precaución.

"Esta herramienta es buena para calcular los costos", dijo. La falta de uniformidad entre los cálculos que se ofrecen en los sitios web de las distintas escuelas significa que la gente a menudo obtiene respuestas contradictorias, confundiendo a la gente, expresó.

Warren recomendó usar www.ucan-network.org, el sitio web del University and College Accountability Network (U CAN por sus siglas en inglés). El sitio alberga más de 800 universidades privadas, cada una de las cuales utiliza la misma calculadora de precio neto

Clérigos jóvenes se dirigen a la conferencia LEAD. Foto por Kathleen Barry.    

Invirtiendo en el clero

The Young Clergy Initiative, creada por la Conferencia General del 2012, también está examinando esta cuestión, al tiempo que trata de reducir la edad media del clérigo metodista unido.

"Sabemos que las congregaciones vitales requieren líderes clericales vitales", dijo la Rev. Kim Cape, secretaria general de Educación Superior y Ministerio, ante una cumbre sobre el tema.

"Invertir en el clero joven, comprender sus desafíos y abordar los mismos puede alentar a los jóvenes talentosos a ver un claro camino a seguir para vivir el llamado que Dios les ha dado al ministerio", afirmó Cape.

"El endeudamiento estudiantil es un obstáculo para muchas personas que buscan convertirse en clérigos ordenados", dijo Collinsworth. La deuda promedio de un seminarista metodista unido es de unos 50.000 dólares.

Entre los que se han beneficiado de las becas que la junta proporciona está Edgar Bazán. Estudiante de la Escuela de Teología de Perkins, también es el pastor principal de la Iglesia Metodista Unida Oak Cliff en Dallas.

Su beca, "me ha dado la tranquilidad de saber que no tengo que devolver otro préstamo", recalcó Bazán, que recibió su licenciatura en teología del Seminario Metodista John Wesley en Monterrey, México. Espera ser ordenado como anciano en el 2016. Ha sido pastor local durante seis años.

Bazán dijo que los frutos de su educación ya son evidentes.

"Mi iglesia local se ha beneficiado de ello ya que me he convertido en un mejor pastor con más recursos teológicos", dijo. "Esto ha hecho un impacto y una gran diferencia en mi predicación, enseñanza y liderazgo."

Las iglesias apoyan a los estudiantes

Otras agencias de la iglesia, como la Junta General de Ministerios Globales, también ofrecen becas, señaló Collinsworth, y añadió que la financiación de su agencia para becas y préstamos depende de las ofrendas dominicales especiales de toda la iglesia (como el Día del Estudiante Metodista Unido, el Domingo de los Ministerios Nativos Americanos y el Domingo de la Comunión Mundial).  Su agencia no recibe fondos de la iglesia en general.

Las iglesias locales se están uniendo a las agencias de la iglesia general y a las escuelas para ayudar a los estudiantes a pagar sus cuentas.

El Rev. Ed Trimmer, director ejecutivo del Centro de Liderazgo de la Iglesia Cal Turner Jr. en el Martin Methodist College, trabaja con 31 congregaciones que ahora proveen becas para los miembros que se inscriben en el instituto en Pulaski, Tennessee. Otras 14 están trabajando para unirse a ellas como Socios de la Iglesia.

La Iglesia Metodista Unida Olivet, una congregación rural en el centro sur de Tennessee con alrededor de 70 personas en el culto cada domingo, recaudó más de 10.000 dólares para estas becas, dijo Trimmer. Los fondos se convierten en parte de la dotación permanente de la universidad. Cada año la iglesia puede designar a un becario.

"La universidad proporciona 1.000 dólares adicionales de las becas institucionales", dijo Trimmer.

No importa el costo, "la educación debe estimarse altamente y así vale la pena", enfatizó Collinsworth, Bazán estaría de acuerdo.

"Mi visión de la iglesia se ha ampliado y mi capacidad de ministrar se ha profundizado", expresó. "Estoy extremadamente agradecido por tener tal apoyo de una iglesia que amo y aprecio."

9 Mitos sobre la educación superior privada sin fines de lucro

Mito 1: Las universidades privadas no son asequibles.
Dato: El promedio neto de matrícula y cuotas en universidades privadas sin fines de lucro de cuatro años es de 13.380 dólares, menos de la mitad del promedio publicado de matrícula y cuotas de 29.056 dólares. La matrícula neta y los honorarios en las universidades privadas cayeron un 3,5 por ciento en los últimos cinco años, según el College Board.

Mito 2: La ayuda federal para estudiantes aumenta los costos de la universidad.
Dato: Los estudios no han encontrado ninguna relación causal entre el aumento de la ayuda federal al estudiante y la matrícula. En los últimos cuatro años, el aumento de la matrícula anual en las universidades privadas sin fines de lucro ha crecido en un 3,9 por ciento.

Mito 3: Las universidades privadas sólo matriculan a estudiantes blancos, ricos y tradicionales.
Dato: Las universidades privadas son tan diversas racial/étnica y económicamente como las universidades públicas de cuatro años. Muchos estudiantes son a tiempo parcial, trabajan y son adultos mayores. Alrededor de un tercio de todos los estudiantes universitarios son afroamericanos, hispanos/latinos, asiáticos o multirraciales.

Mito 4: Muchos graduados universitarios salen de la escuela muy endeudados.
Dato: Sólo el 3,1 por ciento de todos los estudiantes graduados y no graduados acumulan una deuda de 100.000 dólares o más. La deuda promedio de los estudiantes que obtuvieron una licenciatura en una universidad privada en el 2011 fue de 29.900 dólares, en comparación con los 23.800 dólares de los prestatarios de las universidades públicas.

Mito 5: Un título universitario ya no es una buena inversión.
Dato: En los próximos cinco años, seis de cada 10 trabajos americanos requerirán un título universitario. En 2010, los trabajadores con una licenciatura o superior promediaron más de 78.000 dólares al año; los trabajadores con un título de asociado ganaron alrededor de 49.000 dólares al año; y los que tenían un diploma de secundaria promediaron 29.000 dólares (datos del censo de EE.UU.).

Mito 6: Las universidades privadas tienen dotaciones de miles de millones de dólares y podrían usarlas fácilmente para dar a los estudiantes actuales un descanso en la matrícula.
Dato: La mayoría de las instituciones, incluyendo las universidades privadas, no tienen grandes dotaciones. Sólo 48 de los 1.600 colegios y universidades privadas de la nación tienen dotaciones de 1.000 millones de dólares o más. El promedio es de 20 millones de dólares. Típicamente, la mitad de todos los fondos son asignados por los donantes para propósitos especiales.

Mito 7: Menos estudiantes van a universidades privadas.
Dato: La inscripción en colegios y universidades privadas sin fines de lucro creció casi un 2 por ciento en el 2011. En los últimos 10 años, la inscripción creció un 26,5 por ciento.

Mito 8: Las universidades privadas no son innovadoras ni tampoco flexibles.
Dato: Más universidades privadas están introduciendo modelos de aprendizaje flexibles, incluyendo cursos en línea, programas híbridos, títulos de tres años y sedes satélites. Muchos ofrecen programas de titulación y certificados desarrollados para estudiantes adultos a tiempo completo o parcial, con muchas clases que se ofrecen por la noche o los fines de semana.

Mito 9: Las universidades privadas no son transparentes ni responsables.
Dato: Las universidades privadas están sujetas a las normas específicas del IRS sobre la gobernabilidad y la transparencia fiscal. A través de otros requisitos de regulación e información federales y estatales, el proceso de acreditación y el intercambio de información de los consumidores, las universidades privadas sin fines de lucro son responsables ante los estudiantes, los padres, los legisladores y los contribuyentes.

Adaptado de "9 Myths about Private Non-Profit Education", una publicación de la National Association of Independent Colleges and Universities, www.naicu.org/special_initiatives/nine_myths.


Muchas congregaciones metodistas unidas y algunas conferencias anuales proporcionan becas. Consulte con su pastor/a o con la oficina de la conferencia anual para saber la disponibilidad, los requisitos y la información de la solicitud. El Rev. Erik Aslgaard es editor de UMConnection, el periódico de la Conferencia de Baltimore-Washington. Traducción y adaptación por Pablo A. Sarria-Quezada.