Entrando a la historia de otros

Un recurso para grupo de estudio

Punto de entrada: lugar para una oportunidad inicial; primer acceso; donde empezar.

Todo tiene un punto de entrada

  • Nuestras casas tienen la puerta del frente, la puerta de atrás y la puerta corrediza como puntos de entrada a nuestra habitación, nuestras vidas, familias, celebraciones y tiempos de sufrimiento.
  • Los puntos de entrada educacionales identifican y desarrollan diferentes formas de aprendizaje para gente diferente que se basan en estilo, base de conocimiento o intereses.
  • Las costas de nuestro país sirven como puntos de entrada para la importación y exportación de bienes y para los inmigrantes que llegan con sus sueños.
  • Nuestras historias ofrecen una oportunidad de invitar a la gente a participar en nuestras experiencias, esperanzas, preocupaciones y nuestros valores.

Jesús como ejemplo y parangón

Como judío del Medio Oriente e hijo de una familia de artesanos, Jesús vivió una vida a los márgenes de la sociedad. No era considerado parte de la clase gobernante privilegiada romana. Tampoco fue parte de la clase gobernante de los fariseos o saduceos. Como resultado, Jesús a menudo se encontró muy de cerca con la gente que buscaba sanidad, liberación y salvación. Además, como verdadero Dios y verdadero hombre, mostraría algunas diferencias muy marcadas con nosotros. La habilidad de Jesús de recurrir a su propio entendimiento como persona marginalizada hizo posible, a pesar de las diferencias, que ingresara a las historias de otra gente. Jesús tenía la intención de entrar en las vidas de otros a través de la necesidad común de aceptación y de gracia. Jesús personalmente entendió la necesidad humana de pertenecer en la comunidad, puesto que él mismo encontró difícil ser aceptado entre los suyos.

Barreras que nos impiden entrar a las historias de otros

  • Algunas barreras son formadas por prejuicios acerca de un grupo o una persona particular. Estos prejuicios se basan en desinformación que viene de fuentes externas (fuentes de información partidistas o deshonestas; ideologías o personas más interesadas en asegurar su posición que explorar nueva información; rumores; tradiciones no examinadas, etc.)
  • Otra barrera es escoger concentrarse sólo en factores externos como raza, etnicidad, edad, sexo, en lugar de abrirse a las cosas que tenemos en común con la vida de otros.
  • Además, está el entendimiento limitado de la cultura, fe y experiencias sociales de otros.

Reconociendo y honrando los puntos de entrada a las historias de otros

  • Admitir y reconocer los prejuicios: Tomen un momento para admitir y reconocer cualquier presunción que haya dentro de los participantes acerca de un grupo o persona en particular. Compartan sus prejuicios. Ore a Dios que le ayude a ponerlos al lado para abrir su mente y escuchar lo que la otra persona tiene que decir. Esté consciente de sus pensamientos y reacciones durante la conversación con otros cuando asoman los prejuicios.
  • Examinar su propia investigación: Considere críticamente las fuentes de dónde usted obtiene información. ¿Dicen todas lo mismo acerca de las mismas cosas? ¿Apoyan todas lo que usted ya piensa? Amplifique sus fuentes de información para incluir opiniones que desafían sus prejuicios y considere por qué es que son tan diferentes. Verifique las fuentes de donde obtiene su información para asegurarse de que son ciertas.
  • Enfocarse en las semejanzas y respete las diferencias: Al oír o leer la historia de otro grupo o persona, sea como un detective y busque ocasiones donde surge la humanidad que todos compartimos. ¿Está esta persona preocupada por la seguridad de su familia? Quizá usted puede empatizar con el deseo de buscar protección para la familia. ¿Valora este grupo una profunda fe religiosa? Quizá usted pueda encontrar valores comunes cómo la práctica de su fe o que ha sido parte de su familia por generaciones. A la vez que usted encuentre semejanzas, recuerde que las experiencias específicas de cada persona podrían ser muy diferentes y tan reales como las suyas. Resista la tentación de forzar la historia de alguien más en su propia experiencia. Enfóquese en las semejanzas, a la vez que respetar y aprender de las diferencias.
  • Comprometerse a mantener y desarrollar la competencia intercultural continua: Aprenda (al menos lo básico de) otras creencias de fe, culturas y experiencias de los demás. Le recomendamos que consulte el documento 10 Honorable Ways to Learn about Another Culture provisto por la Comisión General de Religión y Raza y otros recursos que podrá encontrar aquí. Reconozca que algunas veces necesitamos expandir nuestro entendimiento o corregir la información que tenemos para así honrar la historia de otras personas. 

Preguntas para su grupo de estudio:

  1. Para poder entrar en las historias de los demás necesitamos conocer y reconocer las entradas a nuestras propias historias. Piense en todas las veces que usted compartió su historia con alguien. ¿Puede identificar su punto de entrada? ¿Se trata de una experiencia común acerca de raza, diferencias o historia familiar? ¿Alguna otra cosa? ¿Cómo puede usar esta información para construir puentes de compasión hacia los demás?
  2. ¿Qué barreras cree usted están presentes en su iglesia que restringen a la gente de relacionarse con personas de otros grupos? Considere los diferentes tipos de diversidad presentes en la membresía o liderazgo de su iglesia ¿Qué nota? ¿Hay algunos miedos o prejuicios que usted pueda nombrar que podrían constituirse en un impedimento a encontrar semejanzas entre personas de diferentes transfondos?
  3. ¿Dónde ve usted oportunidades en su iglesia o comunidad para honrar las historias compartidas como parte del ministerio? ¿Qué pasos específicos, viables y medibles dará usted para asegurarse de que el ministerio de su iglesia incluya la habilidad de encontrar semejanzas honorablemente con la gente y sus historias?

     


Este artículo originalmente fue publicado en inglés por la Comisión General de Religión y Raza. Traducción por Humberto Casanova. Contacto: [email protected].