Navidad

Other Manual Translations: English

Cinco datos sobre la Navidad que son poco conocidos

Muchos conocemos las historias bíblicas, asistimos a los cultos de Adviento y Navidad. Adoramos cada año, oímos muchos villancicos navideños, y hemos visto casi todos los programas y las películas navideñas. Nosotros los Metodistas Unidos conocemos mucho sobre la Navidad, pero como todo en la vida hay mucho que aprender. A continuación, daremos a conocer algunos datos curiosos y poco conocidos.

JUAN WESLEY NUNCA PÚBLICO UN SERMON NAVIDEÑO

Si buscas sermones de Juan Wesley, relacionado con la Navidad no encontraras ninguno porque nunca lo público.

Una razón por no hacerlo puede ser que cuando los Puritanos llegaron al poder a mediados del siglo XVII en Inglaterra, la Navidad cayó en desgracia. Las autoridades aprobaron leyes que intentaron prohibir la celebración de la Navidad. En Nochebuena, algunos pueblos incluso enviaron multitudes para gritar: "¡No hay Navidad! ¡No hay Navidad!"

No fue hasta mediados del siglo XIX que la Navidad tuvo un resurgimiento en Inglaterra. La reina Victoria y el príncipe Alberto eran de origen alemán y popularizaron la tradición del árbol de Navidad en Inglaterra. La popularidad de la obra literaria Un Cuento de Navidad (A Christmas Carol) por Carlos Dickens publicada en el 1843 también contribuyo a su resurgimiento.

El movimiento Metodista de Juan Wesley empezó en Inglaterra durante esos doscientos años de supresión hacia la Navidad. Como resultado, no hay evidencia de la celebración de la Navidad. Sin embargo, si han habido cultos especiales.

Muchos de los emigrantes ingleses a América en ese entonces eran puritanos que tenían sus sospechas hacia las celebraciones navideñas. En el año 1600, en Boston, aprobaron una ley según la cual se imponía una multa de 5 chelines al no trabajar en Navidad. No fue hasta el 1870 que la Navidad se convirtió en un día festivo nacional en los EE. UU.

Algunos especulan que los predicadores metodistas eligieron comenzar la conferencia fundadora de la Iglesia Metodista Episcopal en la Nochebuena de 1784 porque todos estaban disponibles. Los metodistas se referirían más tarde a esa reunión como la Conferencia de Navidad.

CARLOS WESLEY ESCRIBIÓ UNA CANCIÓN POPULAR DE NAVIDAD

Juan Wesley nunca publicó un sermón de Navidad, pero su hermano Carlos, que era escritor de himnos, escribió canciones para la temporada. El primer himnario metodista, Himnos y poemas sagrados (1739, Hymns and Sacred Poems), incluye el himno de Carlos llamado “Himno para el día de Navidad” (Hymn for Christmas-Day) Comienza la canción: “Escuchad el son triunfal de la hueste celestial"; Otro predicador metodista cambiaría la primera línea por palabras más conocidas, “¡Oíd un son en alta esfera!

En una publicación posterior, Himnos de la Natividad del Señor, Carlos Wesley publicó 18 himnos más para la temporada. Todavía cantamos una de las canciones de esa colección, “Ven Jesús muy esperado.” Las palabras de nuestro MIL VOCES PARA CELEBRAR hoy en día son casi exactamente como Carlos las escribió en el 1745.

Uno se pregunta si Carlos era el mayor fanático de la Navidad porque su cumpleaños era exactamente una semana antes, el 18 de diciembre del 1707.

LOS PESEBRES ESTÁN LLENOS DE SIMBOLISMO

Lo que a nuestros pesebres les falta en cuanto a precisión histórica se debe a la inclusión del poderoso simbolismo. Por ejemplo, la figura del niño Jesús a veces tiene los brazos extendidos, a pesar de las palabras de los ángeles a los pastores de que lo encontrarían "envuelto y acostado en un pesebre". Los brazos abiertos son un signo de acogida, una invitación a recibir la salvación que conocemos en Cristo. Otros elementos como los animales, los árboles y los pozos también tienen un significado simbólico.

Muchos Metodistas Unidos participan en Las Posadas, una representación simbólica del viaje de la Natividad a partir de la tradición de los cristianos latinoamericanos. Cada una de las nueve noches antes de Navidad, "conmemorando los nueve meses que María llevó al niño Jesús en su vientre y enfatizando su venida", explica El Libro de Adoración Metodista Unido, a gente viaja junta a un hogar donde una familia anfitriona está preparada para la celebración. Cuando llega la procesión, tocan a la puerta y siguen una liturgia bíblica para recordar a todos al que ofreció a María y José un lugar para quedarse la noche en que nació Jesús, y nuestra necesidad de darle la bienvenida a Jesús en nuestras vidas. Después de la liturgia hay una piñata y comida.

EL VIAJE DE JOSÉ Y MARÍA

Puede sorprender incluso a aquellos que han sido cristianos por varios años, aprender lo poco que sabemos sobre el varón que crio a Cristo. José sólo es mencionado en dieciséis versículos bíblicos y ninguna de sus palabras está registrada. La Biblia nos dice sólo dos cosas con certeza. Su padre se llamaba Jacob, y trabajaba como artesano, probablemente carpintero.

El resto de lo que conocemos de José, lo inferimos de cómo responde a la noticia cuando el ángel visitó a María, su prometida, y le dijo que daría a luz a Jesús. Esto no pudo haber sido una noticia fácil de escuchar, pero incluso en este momento, José actúa con nobleza y fidelidad. Él hace todo lo que puede para proteger a su nueva familia y seguir a Dios a donde sea

Uno de los caminos que José y María recorrieron es el que va de Nazaret a Belén, donde nació Jesús. El viaje de aproximadamente 100 millas a pie (160 kilómetros), con la posible ayuda de un burro, duró entre nueve a diez días. En un episodio de podcast, el Rev. Adam Hamilton comparte la respuesta que recibió de una madre con nueve meses de embarazo: "Ni loca me convence José a subirme a un burro, si esa fuera yo".

LAS TETERAS ROJAS TIENEN VÍNCULOS METODISTAS UNIDOS

Cuando vayas de compras en Navidad, muchos se encuentran con las teteras rojas y las campanas sonoras del Ejército de Salvación (Salvation Army). No todos saben que el Ejército de Salvación tiene raíces metodistas.

William Booth, un ministro metodista, fundó el Ejército de Salvación en Londres en 1865. Su pasión por alcanzar a los pobres, sin hogar y hambrientos con el evangelio de Jesucristo lo llevó a abrir una misión para satisfacer las necesidades físicas de la gente. Esa misión sigue creciendo hoy en día.

Las Industrias Goodwill son una organización similar con vínculos metodistas unidos. El pastor metodista Edgar J. Helms fundó la organización en Boston en el 1902. Él contrató y entrenó a los desempleados para reparar y revender las donaciones que él recolectaba.


Este artículo fue escrito en inglés por Joe Iovino y publicado en UMC.org el 14 de diciembre de 2017. Traducción y adaptación por  Pablo Sarria Quezada.