Ministerios En Línea & Comunicación Social

Other Manual Translations: English

Para los adolescentes, la comunicación virtual es fundamental

Foto por Maksim Goncharenok, Pexels.
Foto por Maksim Goncharenok, Pexels.

"En conversaciones con clientes, me he dado cuenta que cuando me cuentan sobre una conversación que ha tenido con un amigo o amiga, a menudo asumo que fue una llamada telefónica... pero para ellos esa conversación sucedió en mensajes de texto. Así que muchas veces tengo que recalibrarme", dijo la reverenda Janelle Ohlemiller, diácona provisional. Ohlemiller tiene un doble nombramiento con la Conferencia Anual de Indiana sirviendo en la Iglesia Metodista Unida Grace y como terapeuta en Willowstone Family Services, una organización secular sin fines de lucro.

La Rev. Janelle Ohlemiller sostiene que los adolescentes utilizan más a menudo FaceTime, las aplicaciones de mensajería y otras plataformas virtuales como una forma práctica de mantenerse en contacto y hablar con sus amigos/as, sin embargo, admite que la forma de navegar estas plataformas es muy diferente a la de las generaciones anteriores. Los adolescentes usan plataformas digitales para la escuela, para los eventos de la iglesia, para las reuniones familiares – sin olvidar de su tiempo libre en las redes sociales, los mensajes de texto y los videojuegos. Pareciera que cada vez se encuentran forzados a participar más en plataformas virtuales debido al distanciamiento social y por la seguridad de las personas con las que viven.

Plataformas virtuales son espacios cómodos para los adolescentes

Los adolescentes se sienten cómodos con comunicar cosas personales y vulnerables en plataformas virtuales. Ohlemiller dice que para ella las comunicaciones virtuales son una forma de facilitar su vida. Un ejemplo de ello es utilizar Facebook Messenger para quedar con alguien sobre reunirse para tomar un café o acordar una hora para hacer una llamada telefónica. Mientras que, para los adolescentes, Facebook Messenger puede ser su forma principal de interacción: esto se convierte en la llamada telefónica o el encuentro para tomar un café. Esta actividad respalda los estudios de investigación que muestran que la vida virtual es la vida real para los adolescentes. Según Ohlemiller, "El internet es la vida real para ellos. Lo que supone un replanteamiento para la iglesia... No es una 'moda falsa' que tengamos que utilizar. Hay una interacción real, hay una emoción real y existe una conexión real".

Poco después de la pandemia del coronavirus, el personal de Willowstone comenzó a practicar telehealth o telesalud, un programa para realizar sesiones de terapia virtualmente. Este programa de telesalud, ha permitido el aumento en la participación de conversaciones con adolescentes. Los adolescentes han mostrado más disposición en compartir información personal. "Muchos de mis clientes adolescentes son más abiertos y conversan más en las videollamadas que en la consulta presencial. Y creo que eso podría deberse a su nivel de comodidad con el uso de tecnología y podría ser el hecho de que están sentados en su cuarto en casa, que es un lugar cómodo y seguro para ellos y un lugar donde meditan más en sus pensamientos."

Consejos para los padres

Aunque los adolescentes no tienen muchas oportunidades de reunirse con otros niños en este momento, sigue siendo importante que los padres fomenten las relaciones y la conexión con sus amigos. Ohlemiller comento que el promover las amistades anteriores, como los primos o los compañeros de clase, es valioso para el desarrollo social del adolescente. Les ayuda a mantener los pies en la tierra y puede recordarles quiénes son y quiénes eran antes de la pandemia.

Dado que los adolescentes pasan más tiempo en plataformas virtuales, puede ser normal que los padres se preocupen por la seguridad de sus hijos. "En la medida posible, trate esas amistades como lo haría con los amigos que hacen en persona", comenta Ohlemiller. Aunque los padres no pueden interactuar con los amigos de sus hijos adolescentes o con otros padres como lo harían normalmente antes de la pandemia en un evento escolar u otra reunión en persona, si pueden hablar con sus hijos. Si los padres quieren saber sobre las amistades de sus hijos adolescentes, Ohlemiller sugiere que se les hagan preguntas abiertas en lugar de hacer preguntas cerradas que pueden dar la impresión de ser un interrogatorio. Algunos ejemplos de preguntas que los padres pueden hacer son:

  • ¿Qué cosas le interesan a tu amigo/a?
  • ¿Qué te gusta de el/ella?
  • ¿Cómo se siente tener un amigo/a que no has visto en persona?

Ohlemiller afirma que cuando los padres hablan con sus hijos adolescentes sobre la vida cristiana aun en nuestra comunicación, dice que debemos tener en cuenta las epístolas paulinas. "Pablo comienza cada carta con un saludo y algo sobre lo mucho que ama a las personas a las que escribe. Y luego entra en materia. Puede ser alentador, desafiante y francamente crítico. Y luego termina la carta mostrando gracia... Creo que hay algo en ese sándwich paulino que es útil recordar cuando nos comunicamos en línea". Es fácil que la gente sea práctica cuando se comunica virtualmente en lugar de adoptar comportamientos pro-sociales. Ohlemiller anima a la gente a dedicar tiempo para expresar lo mucho que se preocupan unos por otros y a hacer planes para la próxima vez que hablen.

Consejos para los adolescentes

Gran parte de como los seres humanos procesamos información es a través de la comunicación no verbal. Algunas pistas que podemos captar de la comunicación no verbal son el lenguaje corporal de la otra persona, el tono de voz y el contexto. Aunque nuestro uso generacional de la tecnología para la comunicación puede cambiar, nuestro proceso psico-emocional no lo hace. Ohlemiller anima a la comunicación cara a cara para mantener conversaciones claras y resolver conflictos, ya sea en tiempo presencial o en otra plataforma de videollamada.

Al carecer de tanta comunicación no verbal por medio de las comunicaciones virtuales, es natural inferir y rellenar los huecos para llegar a nuestras propias conclusiones. Los mensajes de texto, las publicaciones en las redes sociales y los chats de grupo no siempre se entienden como se espera. Puede ser fácil malinterpretar la emoción de alguien o lo que realmente estaban tratando de decir. "Recuerda que hay explicaciones alternativas para las cosas que percibes como ofensivas o agresivas o no amables o para que alguien te deje en visto. La mejor manera de saber con seguridad lo que está pasando es preguntándoles", afirma Ohlemiller.

La comunicación requiere práctica

Pablo escribía en sus epístolas a personas a las que no había visto en mucho tiempo, pero nos muestra que es importante mantener esas amistades. Si no practicamos nuestras habilidades sociales, con el tiempo pueden olvidarse. Esto es algo que Ohlemiller ha experimentado con algunos de sus clientes. Anima a los adolescentes a que practiquen las conversaciones triviales y a que tengan en mente algunas preguntas, como qué tal le va a la familia de alguien o qué tal le ha ido el fin de semana. Ohlemiller también, anima a la gente a participar plenamente en las conversaciones con los demás y a expresar cómo pueden orar por alguien y cómo quieren que los demás oren por ellos. No se trata sólo de comunicación. "Parte de estar en comunicación con alguien es querer profundizar en la amistad". 


Aileen Jiménez sirve como gerente de comunicaciones para el liderazgo hispano/latino en Comunicaciones Metodistas Unidas, Nashville, Tennessee, EE. UU. Puede contactarla al [email protected].

¿Le gusta lo que está leyendo?  ¡Comunicaciones Metodistas Unidas está celebrando 80 años de ministerio! Su apoyo garantiza que las últimas noticias de la denominación, las historias dinámicas y los artículos informativos seguirán conectando a nuestra comunidad global.  Haga una donación deducible de impuestos en ResourceUMC.org/GiveUMCom.