Bienvenida & Hospitalidad

Hay 5 tipos de visitantes en la iglesia: ¿Está listo para recibirlos?

Cuando pensamos en dar la bienvenida a los visitantes, a menudo pensamos primero en los ujieres, en los letreros, en que los baños estén limpios y en las guarderías para niños. No cabe duda que cada una de estas cosas es importante.

Sin embargo, muchos visitantes se deciden por una iglesia antes de que comience el culto de alabanza. En los primeros minutos, la mayoría de los visitantes determinan si la congregación es para ellos o no. Hay tiempo limitado para que la congregación comunique quien es y darle la bienvenida a los visitantes.

Antes de dar la bienvenida a los visitantes en la entrada de la iglesia, es importante pensar en el panorama completo: Si atraemos a estas personas y se convierten en hermanos de la fe, ¿Qué necesitaríamos cambiar como parte del cuerpo de Cristo?

Por ejemplo, muchos queremos atraer a jóvenes adultos, aquellos que serán el puente entre la iglesia de hoy y la iglesia de mañana. Sabemos que las personas de esta generación quieren ser parte activa de cualquier organización con la que se asocian. También sabemos que ellos no quieren hacer algo sólo porque siempre se ha hecho de cierta manera. El recibir a jóvenes adultos significa integrarlos con nuevas voces y con nuevos dones para compartir. Esto podría causar un cambio en la congregación en general ya que cambiaría la dinámica.

El recibir a nueva gente significa comenzar relaciones con personas que se convertirán en miembros de nuestra familia de fe. Nuestro ministerio de hospitalidad comienza con el establecer una buena base para atraer a la gente, animarlos a regresar y hacer espacio en la mesa cuando se conviertan en parte de la familia.

Los 5 tipos de visitantes

El identificar a los diferentes tipos de visitantes puede ayudarle a entender lo que cada uno de ellos busca.

  1. Los insatisfechos buscan una "mejor iglesia". Su iglesia podría tener lo que ellos buscan, pero tal vez no. La decisión de regresar se basará en los criterios del visitante.
  2. Los invitados vienen a petición de alguien que conocen. Aunque quizás no estén buscando una iglesia, pueden encontrar una razón para regresar y quedarse.
  3. Las personas en busqueda espitirual buscan gente auténtica con sonrisas genuinas. Quieren respuestas sinceras a sus preguntas y buscan sentido de su vida.
  4. Los viajeros saltan de iglesia en iglesia. A algunos les gusta conocer gente o hacer contactos. Otros son transicionistas o se van cuando algo no les conviene. A veces su empleo les requiere viajar continuamente.
  5. Los arraigados son activos en su iglesia y buscan un lugar donde instalarse a largo plazo. Cuando se mudan a una nueva comunidad, por lo general están listos para servir.

El conocer estas categorías puede ser útil. Es bueno entender lo que buscan los diferentes visitantes ya que usted le puede ayudar a discernir si su congregación es una buena opción espiritual para ellos.

Las 3 iglesias hospitalarias

  1. Las iglesias estacionarias dicen: "Eres bienvenido a unirte a nosotros". Si la gente nueva puede adaptarse a la cultura existente, se convierten en miembros. Si no logran adaptarse, normalmente se van.  
  2. Las iglesias popurrí dan la bienvenida a la diversidad porque saben que deben hacerlo. Este modelo suena muy hermoso; sin embargo, si la iglesia existente no acepta las costumbres de diferentes etnias y nacionalidades de los visitantes, al final se irán.
  3. Las iglesias transformadoras dan la bienvenida a todos los visitantes junto con sus dones únicos de Dios. Les gustan las nuevas ideas, abogan por la gente y no tienen miedo de cambiar su cultura y su comunidad.

Entonces, ¿Qué haremos?

Es bueno conocer nuestra identidad como un cuerpo local de creyentes en medio de la amplia comunidad que nos rodea. Sin embargo, si queremos crecer y creemos que eso es parte del llamado de Dios, nuestra identidad puede cambiar al igual que nuestra membresía. Hay ministerios nunca imaginados que pueden surgir después de la llegada de un voluntario. Discusiones que nunca se habían tenido pueden estar ocurriendo en el pasillo de la iglesia o en el estacionamiento. Las ideas nunca cuestionadas, se pueden cuestionar. Los roles de liderazgo pueden ser ocupados de manera diferente –o de personas diferentes.

Al considerar la posibilidad de dar la bienvenida a los visitantes, piense todo el ciclo de incorporación de nuevas personas a su congregación. Atienda a las primeras impresiones, pero también sepa que usted puede estar iniciando relaciones potenciales para su familia eclesiástica. 

Ya sea que su iglesia esté comenzando un ministerio de bienvenida o buscando maneras de mejorar la bienvenida a sus visitantes, UMCOM ofrece una variedad de recursos y oportunidades de capacitación en línea para ayudarle.


*Este artículo fue escrito originalmente en inglés por Darby Jones / Traducción y adaptación por Pablo Sarria Quezada. Pablo es un traductor contratado por Comunicaciones Metodistas Unidas. Para más información comuníquese con recursosmetodistasunidos@umcom.org.