Ministerios Étnicos

Other Manual Translations: English

¿Conoce ústed la diferencia entre las palabras Hispano, Latino y Latinx?

Photo by Anna Tarazevich, Pexels.com
Photo by Anna Tarazevich, Pexels.com

Constantemente se adhieren nuevos términos nuestro vocabulario. Dado que hay una parte importante de la Demografía Estadounidense que se incluye bajo el grupo de hispanos/latinos, uno se puede confundir en cuanto a cuál término utilizar y cuál es la diferencia entre las palabras. Entonces, ¿De dónde vienen las palabras Hispano, Latino y Latinx?

Hispano

La palabra hispano proviene de la antigua Provincia de Hispana,  que hoy conocemos como España. Hispano hace referencia a un conjunto de personas que se relacionan entre sí por medio de la cultura y las tradiciones de origen español. Sin embargo, el término “hispano”, tal y como lo reconocemos, es una palabra centrada en Estados Unidos que intenta mezclar una amplia gama de personas de diversos países y orígenes – sin importar que sean españoles o que hablen el idioma español.

En la década de los años 80’s, la Oficina del Censo de EE.UU. introdujo la palabra en un intento de identificar a la composición demográfica del país y ayudar a diferentes grupos según sus necesidades. Antes de añadir la opción “hispano”, la Oficina del Censo daba la opción de identificarse como "Mexicano, Puertorriqueño, Cubano, Centroamericano o Sudamericano, otro español" y "no, ninguno de estos".

Aunque la palabra hispano se refiere a las personas de habla hispana, como aquellos con ascendencia Norteamericana, Centroamericana, Sudamericana y Caribeña, también etiqueta incorrectamente a otros que no llenan esa descripción. Por ejemplo, los brasileños y los haitianos que no hablan espanol sino portugués y francés respectivamente y  que a su vez entran en esta categoria.

En la actualidad, el formulario del Censo de EE.UU. ofrece tres categorías de origen hispano como étnias, junto con "Otro origen hispano, latino o español", con la opción de escribir una nacionalidad específica.

Latino

 
Mapa de las lenguas románicas con su distribución actual en Europa. Lea más sobre las lenguas romances aquí.

La palabra latino tiene su origen en la antigua Roma, el Lacio, que existía alrededor del año 500 a.C., donde la gente hablaba latín. A medida que el Imperio Romano dominaba la tierra, también ganaba idiomas. De ahí proceden las lenguas romances como: el Latín, el Español, el Francés y el Portugués.

El término latino se entiende ahora generalmente como un indicador geográfico de la herencia de alguien que incluye México, América Central, América del Sur y el Caribe y no para representar a los descendientes del Lacio Europeo. Según las Naciones Unidas, hoy en día hay 33 países en América Latina y el Caribe, sin incluir los territorios dependientes que hablan lenguas romances.

A finales de la década del año 1840, el término latino y América Latina, como raza o grupo de personas, empezó a ganar popularidad, justo cuando Estados Unidos estaba expandiendo su dominio anglosajón por Norteamérica.

La popularización del término se atribuye a Francisco Bilbao Barquín, político liberal Chileno, quien no utilizó el término para identificar una zona geográfica o similitudes culturales entre países, sino para unir a los pueblos a través de una ideología común contra la expansión anglosajón estadunidense.

“El concepto de "América Latina" circuló en gran medida a través de la prensa, generalmente en forma de artículos que promovían la alianza antiestadounidense, pero también en los versos de poemas que celebraban la nueva entidad" (Gobat, 2013). Esta nueva entidad se refería a los anglosajones de la colonización del norte de Europa y a los latinos de la colonización del sur de Europa que coexistían en América. El problema con este término es que era muy elitista y excluía a los indígenas que ya vivían en América antes de la colonización europea.

Esta nueva interpretación de la palabra, tal y como la usamos hoy, empezó a aparecer en libros y otras comunicaciones personales en la década de 1970. En el año 2000, se añadió el término latino como opción en el Censo de Estados Unidos.

Latinx

Estos términos, latino e hispano, se asignaron para dar sentido a un grupo diverso de personas, sobretodo para el uso de las oficinas gubernamentales de los Estados Unidos donde el inglés es el idioma principal.

Sabemos que, en español cada sustantivo y artículo tiene un género. Pero este no es el caso en inglés. De hecho, no existe el género. Aun las palabras “hombre” y “mujer” no tienen un género. Solo son sustantivos. Además, el idioma español favorece la masculinidad. Por ejemplo, latinos incluye a hombres y mujeres de ascendencia latinoamericana, aunque sea una palabra masculina. Aquí es donde entra la palabra Latinx.

Aunque Latinx es una adaptación de la palabra latino, es un término neutro en cuanto al género que ha sido adoptado por la comunidad LGBTQ+, los grupos de defensa, el mundo académico, los políticos y otros que podrían oponerse a la masculinidad y al binarismo.

Aunque el término que aún no ha sido aprobado por la Real Academia de la Lengua y no aparece en el diccionario. El término Latinx ganó popularidad a principios de la década de 2000 y fue adoptado recientemente en el Diccionario Merriam-Webster Sin embargo, un estudio de Pew Research concluyó que, aunque el 23% de los hispanos/latinos ha oído el término, sólo el 3% lo utiliza. Es  un término más popular entre las generaciones jóvenes de habla inglesa en Estados Unidos.

Además de hispano, latino y latinx, también se utilizan otros términos, como chicano/a, o alguien que se identifica como mexicano-americano/mexicana-americana en Estados Unidos; afrolatino/a, o alguien que se identifica como latinoamericano/latinoamericana con ascendencia africana; y mestizo/a, o alguien que se identifica como una mezcla de ascendencia europea e indígena.

El término Latine, ha surgido como una alternativa a la palabra Latinx. Este también desafía el binarismo, pero se ajusta mejor al español y quizá tenga más éxito.

 
¿Sabía usted que "el 11% de los adultos estadounidenses con ascendencia hispana no se identifican como hispanos?" Lea el estudio de Pew Research aquí.

Entonces, ¿Cuál debemos usar?

El lenguaje y la terminología son herramientas de comunicación en continua evolución. Aunque los términos "hispano", "latino" y "latinx" son relativamente nuevos y se utilizan ampliamente, continúan los debates sobre lo que significan, a quién incluyen y a quién excluyen.

Mientras que los términos se esfuerzan por limitar a una persona al idioma y a la Herencia Nacional, etiquetar a alguien como hispano, latino o latinx tiene mucho que ver con la identidad, la forma en que uno se ve a sí mismo y la forma en que uno considera que el mundo le ve.

En la Iglesia Metodista Unida, no existe un término oficial que el liderazgo deba utilizar. El Plan Étnico Nacional aprobado por la Conferencia General utiliza los términos "hispano/latino" en su nombre (National Plan for Hispanic/Latino Ministry) mientras que el Caucus Étnico Nacional utiliza el término "Hispano Americano" en su acrónimo (MARCHA).

Nuestras Escuelas Metodistas de Teología utilizan términos como Hispanic/[email protected] e Hispanic-Latinx para describir sus programas. Además, las conferencias anuales utilizan términos similares. Cal-Pac utiliza Hispanic/Latino mientras que Pacific Northwest utiliza Hispanic/Latinx.

Es importante recordar que estos términos se centran principalmente en Estados Unidos, donde entran en juego la inmigración y las diferencias generacionales. A la hora de decidir qué términos utilizar, debemos tener en cuenta la razón detrás de etiquetar a grupos de personas tan diversos y si el uso de esta expresión será beneficioso o no.


Aileen Jiménez es gerente de comunicaciones para el liderazgo hispano/latino en la agencia de comunicaciones de La Iglesia Metodista Unida. La puede contactar al [email protected]om.org.