Comunicaciones & Mercadeo

Translate Page

Aprenda cómo las iglesias pueden sobrevivir en un mundo de alta tecnología

Teléfono fijo. Foto por Athena, de Pexels.com.

A medida que aumenta la popularidad de los servicios de culto por Internet, es fácil imaginar que todas las iglesias tienen la capacidad y el deseo de celebrar cultos en directo, organizar grupos pequeños de Zoom y conectarse a través de las redes sociales.

Aunque sean una minoría, todavía hay iglesias en Estados Unidos que no están enchufadas.

LOS OBSTÁCULOS VARÍAN

La mayoría de los estadounidenses acceden a la web a diario y muchos asumen falsamente que todos los demás también pueden hacerlo. Hay tres razones principales por las que algunas iglesias no se han unido a la era de Internet:

  1. El envejecimiento de las congregaciones.
  2. Acceso a Internet limitado o inexistente.
  3. Bajos fondos.

El envejecimiento de las congregaciones

Según Pew Research, casi el 30% de los estadounidenses de 65 años o más no tienen un smartphone. Un informe afirmaba que entre el 30 y el 40% de las personas mayores de 60 años no poseen un computador portátil o doméstico. Un estudio del 2021 reveló que el 25% de los mayores de 65 años no se conecta nunca a Internet.

Los servicios en línea han sido esenciales durante la pandemia y pueden ser excelentes para conseguir un nuevo crecimiento. Pero para las iglesias con miembros mayores de 60 años, los cultos en vivo hacen poco para ayudar a satisfacer las necesidades de gran parte de la congregación si esas personas no pueden conectarse.

Acceso a Internet limitado o inexistente

Según un estudio de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), unos 14 millones de estadounidenses no tenían acceso a internet en el 2018. Microsoft calculó que unos 25 millones no tenían acceso a conexiones de banda ancha de alta velocidad en el 2019. Algunos informes estiman que hasta uno de cada tres hogares no tiene acceso a internet de alta velocidad.

Muchas escuelas y lugares de trabajo descubrieron este desafío cuando los estudiantes y los empleados lucharon por el acceso remoto durante la pandemia.

Bajos fondos

La disponibilidad de la conexión a Internet no es el único problema. También hay millones de estadounidenses que no pueden permitirse el coste.

Las bibliotecas, los cibercafés y otros lugares públicos suelen ofrecer WiFi gratuito. Pero eso es poca ayuda para alguien que está confinado en casa, no tiene un dispositivo personal o quiere evitar las aglomeraciones. Además, una iglesia con una congregación con problemas económicos puede no tener el presupuesto para comprar servicios y suministros para los ministerios basados en la web.

En general, las congregaciones más ricas, más grandes y más educadas son más propensas a utilizar la tecnología.

VEA CÓMO PUEDEN SOBREVIVIR LAS IGLESIAS

¿Le gusta lo que ha leído y las herramientas que este provee?   

Su aporte ayuda a asegurar el futuro de las comunicaciones del Ministerio Realice una donación libre de impuestos para apoyar a la United Methodist Communications hoy.

¡Haga una donación! 

Internet es una herramienta increíble, pero no es esencial para todas las congregaciones. Las iglesias sobrevivieron a pandemias anteriores sin internet, e incluso las iglesias con poca tecnología pueden sobrevivir a esta.

He aquí algunas ideas sobre cómo puede conectar con su congregación desconectada:

Utilizar el móvil

Puede que no todo el mundo tenga un teléfono inteligente, pero según el estudio de Pew Research citado anteriormente, el 97% de los estadounidenses posee al menos un teléfono móvil básico. Algunos también tienen teléfonos fijos.

El servicio telefónico ofrece una forma valiosa y consistente de ministrar a su congregación, ya sea a través de llamadas, textos o video llamadas. Los teléfonos también pueden ayudar a la comunicación remota de los sermones. Por ejemplo, una iglesia utilizó una teleconferencia y un altavoz para crear una experiencia de sermón a distancia para varios miembros que estaban en casa.    

Visitas en persona

Incluso para quienes se enfrentan a problemas de salud, casi todos los estadounidenses tienen ahora la oportunidad de recibir al menos una visita. Las visitas a domicilio y al hospital significan mucho para quienes tienen un contacto personal limitado.

Recursos impresos y correo postal

Las revistas impresas, los periódicos, la literatura de la escuela dominical, los boletines de la iglesia y los libros son herramientas valiosas para llegar a aquellos que no tienen acceso a los recursos en línea. Pueden enviarse por correo, entregarse en mano o recogerse en su iglesia cuando sea necesario. Las cartas, tarjetas y notas personales nunca pasan de moda.

Cuidado personal

Los servicios de entrega están disponibles para casi todas las compras. Pero muchas personas no pueden permitirse o no saben cómo aprovechar estos servicios.

Si su iglesia está buscando un ministerio de baja tecnología con alto impacto, aliste voluntarios que puedan conseguir comestibles, recoger recetas o llevar a la gente a sus citas.

Grabar/emitir mensajes

Incluso si sus servicios de culto no están en línea, puede tener una opción remota para su congregación. Grabe su sermón y póngalo a disposición a través de un CD o DVD. También puede ponerse en contacto con las emisoras de radio locales. Transmitir su sermón a través de la radio AM puede ser una solución asequible.

Estos métodos antiguos de comunicación pueden no ser tan llamativos o rápidos como las opciones de alta tecnología, pero a menudo son más personales. Para las iglesias de baja tecnología que luchan por prosperar en un mundo de alta tecnología, un poco de creatividad puede llegar muy lejos. 


Tricia K. Brown es autora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Consiga en Amazon su último libro: A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.