Formación Espiritual

Other Manual Translations: English

Formas innovadoras de fomentar la oración

Foto por Milada Vigerova, Unsplash.com
Foto por Milada Vigerova, Unsplash.com

La práctica de la oración puede ser antigua, pero la aplicación no tiene por qué serlo. ¿Cómo pueden las iglesias fomentar y mejorar la experiencia de la oración? Le presentaremos algunas ideas sobre cómo hacerlo. 

ENSEÑE A LA GENTE A ORAR

Para algunas personas, el orar es tan natural como comer. Para otros, no tanto. Para los cristianos "experimentados", es fácil olvidar que algunas personas simplemente no saben cómo orar. ¿Cómo puede ayudar la iglesia en esta situación?

  • Proporcione sermones simples o lecciones para grupos pequeños sobre cómo orar.
  • Incluya letanías como una forma de oración durante su culto. Utilice letanías preformateadas o escriba las suyas propias. Haga que un/a líder de la iglesia lea un pasaje e instruya a los demás a responder leyendo ciertos versículos de las Escrituras o algunas palabras de un himno durante las pausas.
  • Desarrolle y distribuya guías de oración como la Guía de Oración Comunitaria para la Conferencia de Indiana de la Iglesia Metodista Unida o esta por la Primera Iglesia Metodista Unida de Atenas en Georgia.
  • Envíe un tema diario o una razón para orar a los miembros. Esta información puede ser difundida por medio de un correo electrónico o publicar un aviso diario en las redes sociales de su iglesia.

INTRODUZCA NUEVAS PRÁCTICAS

Incluso aquellos que han estado orando toda la vida pueden beneficiarse de nuevas prácticas de oración. Aquí hay algunos ejemplos de nuevas formas de orar:

  • Oraciones de aliento: Inhale una frase de adoración y exhale otra.
  • Personalice las Escrituras en la oración. Sustituya un nombre o las palabras "yo" o "mi" cuando sea apropiado.
  • Lea las Escrituras mientras ora. Lea uno o dos versículos, y luego deténgase a orar por lo que le venga a la mente. Continúe el proceso varias veces a lo largo de un pasaje bíblico.
  • Viaje y ore. Camine y ore por sus vecinos y la comunidad. Ore por los niños mientras espera en la fila para recoger los suyos. Ore por los negocios mientras pasa por sus vallas publicitarias en la interestatal.
  • Ore por el alfabeto. Piense en un nombre de Dios o una característica de Dios que comience con cada letra. O usa cada letra como una indicación de una persona determinada por la que puede orar.
  • Revise los métodos de oración por El Aposento Alto.

OFREZCA OPORTUNIDADES PARA ORAR

A menudo, los miembros de la iglesia son muy buenos para compartir sus peticiones de oración, pero a veces se les olvida orar por ellas. Hay formas de ofrecer más oportunidades para orar:

  • Prepare una iniciativa de oración. Así como la Iglesia Metodista Unida a veces ofrece un llamado a la oración, las congregaciones individuales pueden pedir a sus miembros que oren y ayunen durante un cierto tiempo por una necesidad u objetivo específico.
  • Anime a la congregación a unirse en pares para orar al principio del culto o de las reuniones de grupos pequeños, o simplemente en la vida cotidiana. Asegúrese de que mencionar que las oraciones silenciosas son tan aceptables como las oraciones audibles.
  • Desarrollar un sistema de oración donde la gente ora por eventos especiales. Por ejemplo, escriban en tarjetas los nombres de todos los niños que participan en la Escuela Bíblica de Vacaciones. Los voluntarios eligen una tarjeta y luego oran por ese niño durante la semana de la EBV. O tomen una nota de la Iglesia Metodista Unida del Pacto en Springfield, Pennsylvania, que reclutó voluntarios para orar por miembros específicos de un equipo misionero durante su viaje.
  • Promueva la oración durante el servicio de culto. Reserve una habitación privada donde los voluntarios puedan turnarse para orar durante todo el culto, tanto por los que dirigen los servicios como por los que asisten.
  • Crear un "armario" de oración dentro de su iglesia. Para algunos, el tamaño y la extensión del santuario puede ser intimidante. Si es posible, cree un lugar más íntimo donde la gente pueda rezar.
  • Reclutar voluntarios para dirigir un ministerio de oración. Pida a los voluntarios que dediquen constantemente una cantidad determinada de tiempo a rezar por las peticiones dadas a la iglesia.

HAGA LA ORACIÓN ACCESIBLE A TODOS/AS

Todos podemos orar, pero algunos encuentran consuelo en que otros oren por ellos. ¿Cómo puede la iglesia asegurarse de no pasar por alto a los que necesitan oración?

  • Que no sea invasivo. Despliegue tarjetas de oración en la parte trasera de las bancas o en los insertos de los boletines. Asegúrese de que sea muy obvio dónde o cómo devolver las tarjetas de oración. Y asegúrese de que las tarjetas puedan ser llenadas anónimamente, si así lo desea. 
  • Asegúrese de que las oraciones se ofrezcan realmente en nombre de las personas que las solicitan. Si hay demasiadas peticiones para el liderazgo de la iglesia que cubrir, crear un equipo de oración o ministerio para pasar tiempo semanalmente levantando las peticiones.
  • Mantengan las peticiones en privado. A menos que se indique lo contrario, todas las peticiones de oración deben ser confidenciales. Alguien debe orar por la solicitud, pero los chismes y la especulación deben estar prohibidos.
  • Si se proporciona información de contacto, envíe una tarjeta de retorno que diga simplemente, "He orado por ti hoy". Si es posible, haga saber a los que han solicitado la oración que se ha ofrecido una oración en su nombre.
  • Considere los formularios en línea como una forma de solicitar una oración en sus sitios de Internet.
    Publique información acerca de cómo la gente puede enviar por correo electrónico o texto sus preocupaciones sobre la oración.

La oración es una parte vital de la vida de la iglesia y del crecimiento espiritual individual. Ayude a los individuos de su iglesia a revivir sus ministerios de oración. Recuerde a los adoradores que nadie es demasiado joven, demasiado viejo o demasiado ocupado para orar. Ayude a su iglesia a hacer tiempo para rezar.


— Tricia Brown ha sido escritora y editora independiente durante más de veinte años, escribiendo y editando para individuos así como para organizaciones de salud, educación y religiosas. Disfruta de la lectura, la escritura y los compromisos de oratoria en los que enseña y anima a otras mujeres.