La adicción

La abstinencia del alcohol, las drogas ilícitas y los juegos de azar es parte de la vida que Dios ha preparado para nosotros.

"El tratamiento satisfactorio de la adicción suele requerir una evaluación continua y la modificación, similar al enfoque adoptado para otras enfermedades crónicas".

— U.S. National Institute on Drug Abuse

El abuso de alcohol y otras drogas puede llevar a la dependencia física, a la adicción, o a ambas. La dependencia física es cuando el cuerpo requiere la droga para funcionar. No tomar la droga puede llevar a síntomas severos de abstinencia. La adicción es el uso compulsivo a pesar de las consecuencias dañinas. La adicción puede incluir una dependencia física.

El abuso del alcohol y otras drogas puede tener efectos devastadores en las personas, las familias y las comunidades. El tabaco es la principal causa de muerte evitable y el alcohol es un factor importante que favorece muchas conductas de riesgo que causan tragedias y enfermedades. La adicción al juego no sólo perjudica al individuo, sino también a las familias y a la comunidad.

Hay muchas razones por las que la gente abusa del alcohol y otras drogas o desarrolla una adicción al juego. La genética y la historia familiar juegan un papel importante. Al igual que las enfermedades mentales. A menudo tratamos la dependencia física y las adicciones como fallos morales y estigmatizamos aún más a los consumidores. La adicción es una enfermedad. Para lograr un cambio generalizado en el índice de adicción debemos ver estas realidades médicas y ayudar a la gente a buscar tratamiento.

El tratamiento funciona. Al igual que otras enfermedades crónicas, la dependencia física y la adicción pueden ser manejadas. Según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EE.UU., "Las tasas de recaída de la adicción se asemejan a las de otras enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y el asma". Continúan diciendo: "Desafortunadamente, cuando se produce una recaída muchos consideran que el tratamiento es un fracaso. Este no es el caso: El tratamiento exitoso de la adicción típicamente requiere una evaluación continua y la modificación apropiada, similar al enfoque adoptado para otras enfermedades crónicas".

Lo que dicen la Biblia y La Iglesia Metodista Unida:

La Iglesia Metodista Unida ha creído por mucho tiempo que la abstinencia del alcohol, las drogas ilícitas y el juego es parte de la vida que Dios ha preparado para nosotros. La Iglesia promueve una respuesta compasiva fomentando la asistencia terapéutica para las personas que sufren de adicción. "Afirmamos nuestro apoyo de larga data a la abstinencia del alcohol como un fiel testimonio del amor liberador y redentor de Dios por las personas". (Social Principles, ¶162.L) y "La Iglesia debe promover normas y estilos de vida personales que hagan innecesario e indeseable" recurrir al juego. (Social Principles, ¶163.G)

La iglesia también apoya la regulación gubernamental para restringir la venta y el acceso al alcohol, el tabaco y las sustancias controladas. También alienta el tratamiento, la rehabilitación y la recuperación continua que cambia la vida.

Tres cosas que puedes hacer:

  • Contacta los líderes de su comunidad para saber qué está pasando en su comunidad para prevenir la adicción y ofrecerse a ayudar.
  • Hable de estos temas con los miembros de sus congregaciones. Hemos creado estahojapara ayudarte a reflexionar bíblicamente y teológicamente sobre el cuidado de la salud.
  • Encuentra a otras personas en tu iglesia y comunidad con las que puedas compartir tanto tu pasión por el abuso de sustancias y la prevención de los juegos de azar como la capacidad de desarrollar estrategias locales.

Otros recursos en inglés: 


Este artículo originalmente fue publicado en inglés por la Junta General de Iglesia y Sociedad. Traducción por Pablo A. Sarria-Quezada.