Comunicaciones

Other Manual Translations: English

Leader spotlight: Rev. Carlos Samuel Reyes Rodríguez

El poder y la importancia del simbolismo

La mayoría de los/as clérigos/as optan por usar una estola de satén, seda o tela de brocado para su ceremonia de ordenación, dada la importancia de tal acontecimiento, pero no el reverendo Carlos Samuel Reyes Rodríguez. En su lugar, el Rev. Reyes Rodríguez usó una estola hecha con Mylar, el material parecido a la lámina de aluminio. El Mylar es utilizado en las mantas que entrega el Departamento de Seguridad Doméstica, Homeland Security, a los inmigrantes retenidos en los centros de detención de Estados Unidos.

"Siento que este material me confronta y me motiva al mismo tiempo", dijo Reyes Rodríguez, diácono de la Conferencia Anual Península Delaware. "La estola también genera un sonido que es incómodo. Es incómodo dormirse sobre ella o taparse con ella. Si te mueves, puedes escucharlo. Si la otra persona a tu lado se mueve, puedes escucharlo... Quizá te mantenga caliente, pero te mantiene despierto".


“Cada vez que escuche el sonido de esa lámina, le recordará su compromiso y su vocación de buscar la justicia, a las personas y lo urgente que es el evangelio”. – Obispa Peggy A. Johnson (Puede ver el servicio de ordenación y la imposición de manos al minuto 54).

Aunque tanto los/as presbíteros/as como los diáconos y las diaconisas utilizan estolas, las usan de forma diferente. Los/as presbíteros/as llevan la estola alrededor del cuello y sobre ambos hombros. Los diáconos y diaconisas, por su parte, llevan la estola sobre el hombro izquierdo, cruzando el pecho. Reyes Rodríguez explicó que la posición de la estola podría compararse con la posición de la toalla que se utiliza para lavar los pies de otra persona, en referencia a Jesús lavando los pies de sus discípulos. Representa el servicio a los demás manifestándose en actos que se enfrentan a las fuerzas malignas y extienden la compasión y la gracia de Dios, ya dada, a los que hemos marginado o excluido debido a las interpretaciones tóxicas de las escrituras.

La estola de Reyes Rodríguez simboliza algo mucho más profundo y complejo que un objeto o el material del que está hecha. "Es fácil distraerse o corromperse por nuestros deseos de subir la escalera de la estabilidad socioeconómica y del reconocimiento. Creo que la estola es un recordatorio constante que señala hacia dónde vamos o deberíamos ir. Representa ese constante empeño de búsqueda por la justicia. De enfrentar las fuerzas del mal. De servir con compasión. De alcanzar un mundo que sea liberador. Así es como la estola me ayuda a recordar el camino de Jesús".

Cuando hablamos acerca del simbolismo y los pensamientos que lo acompañan en el contexto religioso, debe, "remitirnos a lo que hizo Jesús y a quién era. Significa caminar con el pueblo, enfrentarse a los fariseos y al Imperio Romano. Significa andar con los considerados marginados por la cultura dominante, en el sentido de la supremacía. Significa caminar con los pobres y voltear la pirámide del poder. Sigue siendo un símbolo poderoso después de 2000 años. Eso es el simbolismo. Es una forma de volver atrás, de tener en cuenta el presente con la esperanza de soñar con un futuro diferente. El simbolismo de la última cena y del agua del bautismo son sacramentos de nuestra fe y tienen un poder tremendo porque nos recuerda quiénes somos, a quién pertenecemos y por qué estamos aquí", añadió Reyes Rodríguez.

También advierte que el simbolismo puede ser dañino, ya que es subjetivo y sus asociaciones con un objeto específico. "La estola tuvo un gran impacto en las personas que me rodean y entendían su significado para mí, pero carece de sentido para los que están en desacuerdo", dijo Reyes Rodríguez.

Reyes Rodríguez con sus mentores, el Rev. Dr. Bo Gordy-Stith (izquierda) y el Rev. Dr. William Wallace (derecha). Foto cortesía de Reyes Rodríguez.

Compara las experiencias de su país natal, Colombia, con las de Estados Unidos y el efecto que estos símbolos y asociaciones pueden tener con un individuo o una comunidad. "Por ejemplo, no he visto un altar en nuestras iglesias que no tenga la bandera de Estados Unidos al lado de la cruz. Entonces, lo que significa este símbolo para muchas personas en la iglesia en los Estados Unidos es que de alguna manera el juramento a la bandera es tan importante como nuestra comunión con Dios por medio de Cristo. Eso para mí es una idolatría del símbolo. En Colombia se pone la identidad nacionalista por encima de todo. Pero cuando tenemos un sentido de superioridad, es contrario a lo que es el mensaje cristiano".

Para los metodistas unidos, los símbolos, la liturgia o las imágenes pueden ayudarnos a volver a la raíz de la vida espiritual.

"Si un símbolo ayuda a estar en sintonía con la voluntad de Dios, creo que es un símbolo muy positivo. Creo que, si no está centrado en la liberación de la creación, el poder simbólico puede convertirse, fácilmente, en una forma de idolatría a esos objetos. Y creo que el ministerio de Jesús extendió la vida espiritual más allá de los templos o de los objetos que eran sólo reservados para los ricos o los poderosos".

Reyes Rodríguez no ha usado su estola desde su ceremonia de ordenación, pero planea usarla durante su próximo sermón vía Zoom o la próxima vez que asista administrando un sacramento una vez que se levanten las restricciones del COVID-19. "No creo que esta nueva administración suspenda el uso de las mantas. Tenemos que trabajar independientemente de quién esté al mando para que nuestras comunidades sean honradas y respetadas, como creación de Dios. Somos humanos con derechos y apelamos a la justicia de Dios para reclamar esa identidad."

"Dios es un ser comunal. Nosotros como reflejo de Dios, debemos estar en su voluntad. Y esto tiene implicaciones teológicas y sociales. Me comprometo a ver cómo Dios nos habla para que seamos la creación a la cual fuimos hechos. Una creación en comunión con Dios, con la naturaleza y con los demás. En plenitud".

Reyes Rodríguez afirma que su llamado como diácono es de seguir luchando por la justicia hasta que no haya centros de detención, en el que los niños dejen de estar encerrados en jaulas y en el que no se oigan las mantas de Mylar.


Originario de Barranquilla, Colombia, Reyes Rodríguez creció con una familia diversa en credos, razas y posiciones socioeconómicas. Cree que su crianza, junto con su dedicación previa al periodismo político, han contribuido a su naturaleza de esforzarse por la comunión y ser testigo de una creación compasiva. Reyes Rodríguez es el mayor de dos hermanos, está casado desde 2015, le gusta bailar salsa y el fútbol.
Contacto: [email protected].

¿Le gusta lo que está leyendo?  ¡Comunicaciones Metodistas Unidas está celebrando 80 años de ministerio! Su apoyo garantiza que las últimas noticias de la denominación, las historias dinámicas y los artículos informativos seguirán conectando a nuestra comunidad global.  Haga una donación deducible de impuestos en ResourceUMC.org/GiveUMCom.