Comunicaciones

Other Manual Translations: English

Cómo aprovechar su presupuesto promocional

Photo by Pixellion on Unsplash
Photo by Pixellion on Unsplash

Carpas para eventos. Bolsos de mano. Bolígrafos. Camisetas. Las iglesias usan estos artículos para promover su fe. Desafortunadamente, algunas veces estos artículos, a pesar de que llevan la marca del nombre de la iglesia, el logo y el sitio web, se mantienen guardados en un cuarto porque los líderes de la iglesia no saben qué hacer con ellos. Es difícil saber por dónde empezar.

Hay varias preguntas importantes que un líder de iglesia debería hacerse a fin de alcanzar a su comunidad usando productos promocionales. Siga leyendo para aprender cuáles son las mejores prácticas para el uso de artículos de promoción y las maneras de determinar cuáles son los mejores productos para su iglesia en base a su presupuesto y la personalidad de la comunidad. 

Vale la pena tratar nuevas formas de promoción si usted hace las preguntas correctas, tales como:

¿A quién quiere alcanzar?

Un solo plan promocional no sirve para todas las iglesias. Una iglesia urbana que se reúne en una cafetería no debería usar los mismos artículos promocionales que una iglesia rural o de los suburbios. Cada iglesia tiene su propia personalidad en base a la gente que la conforma.

El aprender acerca de su comunidad le ayudará a hacer decisiones estratégicas cuando escoja productos promocionales. Use los informes demográficos para obtener información acerca del vecindario que rodea su iglesia.

Voluntarios que visten la misma camiseta y que reparten artículos gratuitos es algo que atrae, especialmente si es un artículo que la gente usa todos los días. Por ejemplo:

  • ¿Tiene el barrio una escuela y muchas familias con niños? Quizá sea bueno que reparta mochilas.
  • ¿Está en un vecindario más rural con muchas tiendas locales? Quizá sea bueno que reparta bolsos de mano.
  • ¿Está su grupo localizado en un área urbana? Quizá deba considerar productos más tecnológicos, como PopSockets o estuches para celulares.
  • No importa dónde esté localizada su iglesia, todos pueden usar un bolígrafo. Hasta podría repartir mascarillas de tela personalizadas y lociones desinfectantes para proteger de la pandemia.

¿Cuál es su presupuesto?

Una vez que entiende a quién desea dirigirse usando el mercadeo, debe considerar su presupuesto. Si tiene un presupuesto muy limitado (de unos $200), usted quizá pueda comprar bolígrafos o tarjetas de presentación magnéticas, y quizá camisetas para un pequeño grupo de voluntarios que servirán en su equipo de promoción.

Si tiene un presupuesto más amplio, podrá comprar cosas como una carpa y un mantel que le haga juego durante eventos al aire libre debido a la pandemia. Un evento podría ser un servicio de santa cena para los congregantes que pasen en automóviles. Lo bueno de estos artículos es que pueden ser usados una y otra vez, lo cual hará que la gente se familiarice con su marca, si usted asiste consistentemente a los eventos públicos. Los resultados harán que valga la pena el invertir en las cosas que compró, lo que debería llegar a unos $900 para la carpa y el mantel incluyendo gastos de envío.

¿Quién distribuirá los productos?

Ya estudio la demografía y su presupuesto, y también compró los artículos de promoción. Es hora de involucrar a la congregación. Esta es una gran oportunidad para subrayar que la congregación (no tan solo el pastor) debe alcanzar a los futuros miembros para hacerles ver cuán valiosos son. La mayoría de la gente sabe qué deben hacer para que la gente se sienta bienvenida, pero es bueno que se nos recuerde.

Funciona bien el repartir productos promocionales usando a la congregación, pues las experiencias de primera mano son las más persuasivas. El que la congregación se involucre hará que la distribución sea rápida. Los miembros de la iglesia pueden llevar consigo los artículos de promoción para repartirlos a la gente. Tener una bolsa de mano o un bolígrafo extra cuando alguien lo necesite es una excelente manera de promover su iglesia.

¿A dónde llevará los productos?

¿Cuándo fue la última vez que se fijó en lo que dice el calendario de su comunidad local? Quizá se han programado festivales y otros eventos comunitarios en los cuales su iglesia podría hacerse presente. Colocar un puesto o kiosco en el evento sería una excelente manera de distribuir información sobre la iglesia e invitar a la gente a que comparta sus peticiones de oración. Repartir y usar mascarillas que llevan el nombre de la iglesia y su sitio web es hoy una gran forma de hacer publicidad.

Planifique con tiempo, de modo que puede implementar su plan lo más plenamente posible. Por ejemplo, si quiere repartir mochilas con artículos escolares, usted necesita prepararse unos dos meses antes del evento, a fin de darle tiempo a la congregación para que done y prepare dichos artículos.

Una vez que haya elegido un evento, ¿cómo lo organizará?

En cualquier evento, recuerde que hay algo importante: ¡ubicación, ubicación, ubicación! Asegúrese que su puesto esté en un lugar transitado, quizá a la entrada. De esta forma, usted podrá conectarse con la gente antes de que hablen con otros participantes. Si está regalando bolsos de mano con el nombre de la iglesia, esta es la oportunidad perfecta para repartirlos y decirle a los futuros visitantes que pueden usar los bolsos para guardar las cosas que reciban en el evento.

¿Qué deberíamos decir?

Son los voluntarios los que deben empezar una conversación con la gente que pasa por el puesto. Deben presentarse y ofrecer el artículo promocional, compartiendo una corta invitación al culto de adoración u otro evento. Si la persona se entabla en una conversación más profunda, comparta con más detalle los programas que usted cree serían de interés. Por ejemplo, si su iglesia usa el programa Room In The Inn, mencione este programa, ya que alguien podría querer actuar como voluntario de algo que hace que su iglesia sea atrayente.

Si su iglesia tiene otros grupos o actividades, como gimnasio o clases de yoga, asegúrese de que la gente se entere de lo que se ofrece. Algunas veces, la mejor manera de hacer que alguien visite la iglesia es mencionar algo que no tiene que ver con la adoración.

¿Cómo aprovechar al máximo el tiempo en el evento?

La gente que trabaja en otros puestos a su alrededor son lo que ha sido llamado “mercado cautivo”. Cuando el flujo de gente sea bajo, vaya a otros kioscos, dese a conocer y extienda una invitación. Al caminar por el lugar, si usted ve que alguien lleva su artículo promocional, hágaselo saber, y use la oportunidad para entablar una conversación.

No se olvide que algunos eventos ofrecen contenido de medios sociales. Comparta información acerca del evento en su página de Facebook e Instagram usando hashtags. Tome algunas fotos y publíquelas durante y después del evento. Pida a otros puestos que mencionen (tag) su grupo en sus medios sociales, y usted haga lo mismo. Esta es una forma ideal de hacer mercadeo.

¿Cómo pensar en una manera innovadora?

Hay muchos lugares en los que no pensamos como espacios donde promover la iglesia. Busque un found space en su comunidad donde sus productos puedan ser de ayuda, de modo que también pueda promover su iglesia. Otra idea podría ser, por ejemplo, patrocinar la sala de espera del ICU (unidad de cuidado intensivo) de un hospital, supliendo tarjetas de presentación, bocadillos, bolígrafos, crayones y cuadernos para colorear. Es fácil de inscribir estos artículos con información acerca de su iglesia. Deje tarjetas para peticiones de oración y una caja donde colocarlas. Asegúrese de darle atención a las tarjetas.

¿Cómo puedo saber si mi promoción está dando resultado?

Añada un contador insertado a su página web para que pueda evaluar si su evento o artículos promocionales están atrayendo a la gente a su sitio web. Interactúe con su auditorio en los medios sociales y tome nota de la gente que lo sigue y que pulsa “me gusta”. Asegúrese que poner al día las páginas de su sitio web y de Facebook. Más importante, asegúrese que su congregación esté lista para recibir gente nueva. Pida a los miembros de su equipo de bienvenida que le hagan saber cuándo vean nuevos rostros, sea que asistan al culto de adoración o a un desayuno.

¡Manos a la obra!

La próxima vez que su iglesia se prepare para un nuevo esfuerzo de alcance, y no sepa por dónde empezar, ¡no se preocupe! Con un modesto presupuesto y una congregación amistosa, usted podrá sacarles el mayor provecho a sus artículos promocionales por medio de involucrarse en su comunidad. Todos sabemos que incluso hoy la mejor herramienta de mercadeo es la gente hablando con otra, pero el uso de productos promocionales ayuda a extender su alcance y hacer que la gente conozca a su iglesia, incluso en estos tiempos de pandemia. Sea cuidadoso, pero no tenga miedo de alcanzar a otros.

Descubra más ideas de mercadeo en nuestro artículo de recursos “Fifty under $50”.

¿Tiene preguntas? Consúltenos.

Si su iglesia necesita ayuda de mercadeo, solicítela visitando ResourceUMC.org/LCS.


Pam Buck ha servido a la iglesia local como especialista en servicios para la iglesia local en Comunicaciones Metodistas Unidas. En su vida personal, a Pam le gusta leer, ver películas, viajar con su hija y actuar en producciones de teatro.

Sara Pérez ha sido metodista unida toda su vida. Se graduó de la Universidad Estatal de Tennessee Medio. Trabaja como especialista en Iglesias locales en Comunicaciones Metodistas Unidas. Le gusta la decoración y pasar tiempo con su perro Berto.