Archivos e historia

Minerva G. Carcaño (n. 1954)

Foto por Paul Jeffrey, UMNS.
Foto por Paul Jeffrey, UMNS.

“Cuando tenía cinco años, ayudando a mi padre a reemplazar el piso de vinilo en el aula de jardín de niños de mi iglesia (mi clase y la de mi hermana), mi padre me pidió que lo esperara en la habitación mientras el buscaba algo que necesitaba. Sentada entre el viejo y el nuevo rollo de vinilo sentí la presencia de Dios. Fue la experiencia de estar envuelto en el amor de Dios. Tuve la sensación de volver a casa. Desde ese momento creí que estaba destinada a vivir en la casa de Dios. A esa edad no sabía lo que significaba todo. Ni siquiera pude articular la experiencia, pero en los años que siguieron, la experiencia nunca me abandonó. Entonces supe que pertenecía a Dios y que serviría a Dios.

“Cuando empecé en el ministerio, las congregaciones protestaron por mi nombramiento porque era mujer, pero nos amamos a pesar de la resistencia inicial. Sabía que estaba allí para ser su pastora y no para demostrarles que fui llamada al ministerio ordenado. No siempre fue fácil, pero el apoyo de otras mujeres y hombres, tanto del clero como de los laicos, y el de mi familia, me fortaleció. Por encima de todo, Dios ha sido fiel, amoroso y amable. "Fue recibida en plena conexión en 1980 con la Conferencia Anual de Río Grande. En 2004 fue elegida para el episcopado."

He recibido el don de poder predicar y enseñar a lo largo de la conexión metodista unida en las conferencias anuales, escuelas de misión cristiana y numerosos eventos generales de la iglesia. Dios ha sido asombrosamente amable al permitirme servir como miembro del clero en la iglesia de Cristo. Ha sido un viaje bendecido ".

Publicado originalmente por Archivos e Historia.