Pascua

La Pascua: una explicación para los niños

Explicar a los niños y niñas la historia compleja de la Pascua puede ser tan sencillo como seguir el ejemplo de las películas infantiles.

«Los niños y niñas lo entienden, porque les hemos contado fábulas, cuentos populares e incluso tenemos películas de Disney, que tienen muerte», explica Melinda Shunk, coordinadora de niños de la Conferencia de Arkansas de la Iglesia Metodista Unida.

¿Qué te parece?

«Es difícil, como adultos, poner nuestro cerebro en la mente de los niños», sugiere Shunk. «Basta con simplificar la conversación, sin centrarse en los detalles, sobre todo al responder a las preguntas».

Hacer esta única pregunta es un buen punto de partida: «¿Qué piensas?»

La pregunta tiene un triple beneficio, explica Shunk.

Además de animar al niño a pensar más en lo que ha preguntado, también muestra respeto por sus pensamientos y opiniones. En tercer lugar, escuchar la respuesta ayuda al adulto a comprender lo que el niño ya sabe y le permite dar una respuesta adecuada a su edad.

Si la pregunta es devuelta, está bien que el adulto responda: «No lo sé. Ya hablaremos de eso».

«Admitir que no tienes la respuesta te hace humano», dice Shunk, añadiendo que la respuesta también modela el aprendizaje continuo como una práctica de fe. Juntos, los adultos y los niños pueden optar por leer sobre la Pascua en una Biblia apropiada para su edad (véase la lista en la barra lateral).

El Viernes Santo narrado en dos frases

Los sucesos del Viernes Santo, desde el arresto hasta el dolor y el sufrimiento y la muerte final, pueden ser difíciles de explicar en términos adecuados para los niños y niñas.

«El Viernes Santo suele ser fácil de entender para los niños si se maneja correctamente, porque los niños entienden cuando utilizamos palabras que ellos entienden como 'líderes codiciosos', 'mentiras', 'ser tratado injustamente', 'dolor' y 'tristeza'».

«Pecado' es una palabra generalizada en el 'lenguaje eclesiástico' que puede ser irrelevante para los niños y niñas», dice.

Asimismo, la mayoría de los niños y niñas ya están familiarizados con la muerte, por lo que los adultos no deberían tratar de omitir ese acontecimiento clave de la historia de la Pascua.

«La muerte no es un secreto para los niños, ya que forma parte de la vida», señala. «Ven la naturaleza muerta, tienen una mascota que murió o, por desgracia, una persona en su vida que murió».

Donde los adultos se desvían es en el exceso de información.

«No es necesario compartir los detalles de la muerte. En una película de Disney, la escena se oscurece y luego se ve el cuerpo inmóvil. No necesitamos ver los clavos clavados y los latigazos. Podemos sentir la pérdida sin el trauma», señala Shunk.

El Viernes Santo puede explicarse mejor en dos frases: Jesús muere. Sus discípulos estaban tristes.

«Todas estas son palabras que los niños conocen», dice Shunk.

Como dijo Jesús

Al igual que con los acontecimientos del Viernes Santo, los adultos pueden complicar la Resurrección, dice Shunk, y añade que la mañana de Pascua trata simplemente de que Dios cumple su promesa, un concepto que los niños entienden fácilmente.

«La Resurrección demuestra que Dios es Dios y lo que Jesús enseñó sobre la conexión de Dios con nosotros», explica Shunk. «Los niños dicen: '¡Oh, mira! ¡Ahí está! ¡La tumba está vacía! Sucedió tal y como Jesús dijo que sucedería».

Crystal Caviness trabaja para UMC.org en United Methodist Communications. Póngase en contacto con ella por correo electrónico o en el 615-742-5138.

Esta historia fue publicada el 16 de marzo de 2021.

Melinda Shunk, coordinadora de niños de la Conferencia de Arkansas de la Iglesia Metodista Unida, es una educadora formada por la Universidad del Norte de Colorado. Ha trabajado en la educación pública durante siete años y en el ministerio infantil durante 17 años. Ella y su marido tienen cuatro hijos, de entre 16 y 21 años. Shunks ofrece más consejos aquí.


Crystal Caviness trabaja con UMC.org en United Methodist Communications. Puede contactarla por correo electrónico o llamando al 615-742-5138.

Esta historia fue publicada en inglés el 16 de marzo de 2021.

Melinda Shunk, coordinadora infantil de la Conferencia de Arkansas de la Iglesia Metodista Unida, es una educadora con formación en la Universidad del Northern Colorado. Ha trabajado en la educación pública durante siete años y en el ministerio infantil durante 17 años. Ella y su marido tienen cuatro hijos, de entre 16 y 21 años. Shunks ofrece más consejos aquí.