Misión

Other Manual Translations: English

El Avance a los 70

El Avance a los 70
El Avance a los 70

Ya sea que tomemos las armas y nación marche contra nación en guerra, o tomemos herramientas y los trabajadores del mundo trabajen en paz; ya sea que aceptamos la desigualdad, profundicemos la conciencia de clase y demos consentimiento a la guerra de clases o usamos la inteligencia para crear oportunidades de igualdad y descubrir la unidad más grande que reside en la hermandad; Ya sea que continuemos discriminando a nuestro prójimo, o que ofrezcamos a una sociedad en la cual la oportunidad de un hombre sea ganarse la vida en base a su carácter y su capacidad y no en su color de piel, se determinará por el fin de nuestra fe de la cual le demos a nuestras mentes y corazones.

- 5 de mayo de 1948, del préambulo de la petición "Por Cristo y su Iglesia" que creó el Avance.

Puede ser difícil hoy en día imaginar cómo era el clima metodista en 1948 cuando la Conferencia General estableció el Avance para Cristo y su Iglesia. El obispo Costen C. Harrell lo describió como un "momento trágico y confuso" él Insistió a los delegados para que apoyaran la petición que efectivamente creó la cual hoy conocemos como el Avance, o The Advance (Daily Christian Advocate, 7 de mayo de 1948).

Ciertamente trágico y confuso. Como la mayoría de las denominaciones protestantes de la línea principal, el metodismo había enviado misioneros y establecido instituciones religiosas, educativas y médicas en muchas partes del mundo, y algunos de ellos se encontraban en países declarados enemigos de las Fuerzas Aliadas durante la Segunda Guerra Mundial. Pero los metodistas todavía tenían iglesias, miembros, escuelas y hospitales en esos mismos países, algunos de los cuales continuaron operando con mucho sacrificio durante la guerra bajo el liderazgo capaz de ciudadanos metodistas bien entrenados en esos países. Los compañeros metodistas en los Estados Unidos anhelaban noticias sobre estos lugares y los cristianos a quienes los alentaron y apoyaron en la fe. No los consideraban "enemigos", incluso cuando se enviaban soldados estadounidenses para luchar en la guerra en los estadios de Europa y el Pacífico.

Había prestigiosas escuelas metodistas tanto en Hiroshima como en Nagasaki bajo el fuego directo de las bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos en agosto de 1945. Aunque los metodistas japoneses habían formado una iglesia unida con otros protestantes en Japón en 1941, el deseo de saber lo que había pasado con los metodistas japoneses fue tan grande que World Outlook envió a su asistente editor y correspondiente, Richard T. Baker, a investigar el evento a menos de un año después. Visitó los escombros metodistas, entrevistó a sobrevivientes y trajo fotos de la destrucción total y completa. Y a pesar de que el gobierno de EE. UU. No estaba de acuerdo con informar sobre las consecuencias de las bombas, los metodistas siguieron publicando las historias sobre sus miembros globales.


Kindergarten survivors of Hiroshima in 1946, Japan. PHOTO: RICHARD BAKER/WORLD OUTLOOK, GENERAL COMMISSION ON ARCHIVES AND HISTORY
Sobrevivientes del jardín de infancia de Hiroshima en 1946, Japón. FOTO: RICHARD BAKER/WORLD OUTLOOK, Comisión General de Archivos e Historia

El World Outlook de mayo 1946 informó que la famosa Escuela de Chicas de Hiroshima perdió a casi todas sus estudiantes, edificios y propiedades. Kwassui Gakuin y la escuela secundaria Chinzei en Nagasaki también fueron destruidas. Aoyama Gakuin en Tokio había sido evacuado, pero aún así perdió a 10 estudiantes y dos tercios de sus edificios en la guerra convencional. La pérdida de las vidas inocentes fue impactante. Sin embargo, los metodistas también lamentaron la pérdida de vidas e iglesias en las regiones de China, las Filipinas y Corea controladas por los japoneses. El mismo World Outlook de mayo de 1946 presentó un mensaje de Helen Kim, regocijándose de que ella y su gente ahora fueran libres de poder llamarse coreanos nuevamente después de la retirada de Japón, así como un artículo de la primera asamblea de las Naciones Unidas, reunidos en el gran Salón Metodista de Londres, una de las pocas salas de reuniones que quedaron en pie después de la guerra.

 

Avanzando la Misión

 

Tiempos trágicos y confusos necesitaban de una resolución y un compromiso extraordinario. El avance fue establecido para proporcionar un canal de donaciones para que los metodistas envíen ayuda y ayuden en la reconstrucción, pero igual de importantes en 1948 eran otros dos objetivos: 1. "Un esfuerzo de enseñanza y predicación en el que los metodistas pueden lograr un entendimiento y un compromiso más profundo a nuestra fe, nuestra Iglesia, nuestro ministerio, y nuestra misión,” y 2.‘un avance mundial en el que los metodistas puedan compartir el ministerio de alivio y auxilio mientras comparten el Evangelio de Cristo a los pueblos de la tierra.”


People praying on August 6, 2015, at a memorial in Hiroshima, Japan, that commemorates the victims of the atomic bombing of the city by the United States in 1945. PHOTO: PAUL JEFFREY
Personas orando el 6 de agosto de 2015, en un servicio en Hiroshima, Japón, que conmemoro a las víctimas del bombardeo atómico de la ciudad por parte de los Estados Unidos en 1945. FOTO: PAUL JEFFREY

Por lo tanto, a partir de un principio, el Avance debía ser una herramienta educativa para conectar a los metodistas con los ministerios que se están estableciendo en todo el mundo, un objetivo que continúa esforzándose por cumplir hoy. También iba a ser un vehículo evangélico para reconstruir y expandir comunidades e iglesias de fe.

Como organismo de ayuda de la denominación, el Comité Metodista Unido de Auxilio (UMCOR por sus siglas en inglés), establecido ocho años antes por la Conferencia General de 1940, tenía mucho que hacer en 1948. La financiación anticipada permitió a UMCOR enviar alimentos, ropa y medicamentos a 32 países diferentes. Alimentó a 12,000 niños cada semana. Gran parte del trabajo se centró en los campamentos de personas desplazadas (PD) de Europa, proporcionando alimentos, servicios, medicamentos y asistencia para el reasentamiento de refugiados en los Estados Unidos.

UMCOR también brindó asistencia directa a miles de pastores que estaban al borde famélico en países devastados por la guerra. "En China, donde la terrible inflación ha hecho imposible que miles de predicadores chinos puedan llegar a fin de mes, UMCOR les proveo entre $ 30,000 y $ 40,000 cada mes para mantenerlos con vida", escribió el Obispo Titus Lowe, director ejecutivo de UMCOR en 1948. Destacó el apoyo de los pastores en India, Pakistán, Alemania y Polonia.

Aparte del aumento de 33 por ciento en la recolección del Servicio Mundial, presentado en la petición de 1948, el Avance debía ser un brazo de donación voluntaria. En un tiempo antes de las donaciones en línea y las tarjetas de crédito, los fondos de Advance se recolectaron de dos maneras: a través de las conferencias, con cada conferencia concentrándose en "temas diferentes” para ir a proyectos específicos del extranjero y dentro de la conferencia a nivel local, y durante la Semana de la Dedicación ofrendando anualmente durante la Cuaresma, que debía ser tomada por todas las congregaciones locales, al igual que las ofrendas del domingo especial de hoy. Cuando se estableció el Avance, cada conferencia y jurisdicción tenía un comité avanzado que se conectaba con la Comisión de Promoción y Cultivo en Evanston, Illinois, y más tarde, con la División de Educación y Cultivo de la Junta de Misiones en Nueva York. Cada grupo de la División Mundial y las Divisiones Nacionales de la Junta de Misiones tenía oficinas del Avance.

El reverendo Donald E. Redmond, quien dirigió la oficina de Avance en la División Mundial durante la década de 1960, describió la estrategia del Avance como el proceso personalizado mediante el cual la iglesia de los EE. UU. podría participar en el trabajo de la misión dentro del país y en el extranjero. A través de diversos materiales promocionales e historias que siguieron a las personas y los ministerios que el fondo apoyó, el rostro de la misión comenzó a adquirir características familiares: personas que se conectan con otras personas a través de la gracia de Dios.

 

La flexibilidad es clave

 

En 1956, la Conferencia General votó para hacer del Avance para Cristo y su Iglesia un canal permanente de dar. Hoy en día, su estructura generalmente permanece sin cambios: el 100% de las donaciones se abre paso a través de la estructura financiera de los Ministerios Globales y al proyecto designado, determinado principalmente por su número de identificación de proyecto. Uno de los cambios ha sido la adición del apoyo misionero entre las oportunidades para dar por adelantado. Hoy en día, con el apoyo decreciente de las instituciones, el Avance continúa conectando a las personas que desean donar a ministerios y misioneros en particular que trabajan en esas áreas de interés dentro de la Iglesia Metodista Unida o a través de sus socios.

Hoy en día, los donantes caen en muchas categorías diferentes. Algunos quieren dar dinero a través del Advance y saber que su donación, por grande o pequeña que sea, ha marcado la diferencia. Otros quieren una experiencia práctica, no sólo "dar", sino también "hacer" y el Avance se adapta a eso al conectar a las personas con los ministerios, a menudo a través de misioneros, que trabajan directamente con los beneficiarios y conocen sus necesidades.

Algunos donantes sienten que deben ir y ver. El Avance también puede ayudarlos a establecer ese tipo de conexión. Por ejemplo, Julie y George Work de Birmingham, Michigan, estaban interesados en los ministerios en Vietnam porque su hija adoptada, Grace, es vietnamita. Han realizado algunos viajes al país de nacimiento de Grace en los últimos 18 años. El interés de esta familia sobre las iniciativas misioneras del Sudeste Asiático Metodista Unido comenzó a crecer. A través de las conexiones de la Iglesia Metodista Unida (UMC por sus siglas en inglés), descubrieron al pastor Quynh-Hoa Nguyen, un misionero de la UMC que trabaja en el desarrollo del liderazgo en el sudeste asiático. En una entrevista, Julie Work dijo: "Imaginé un ministerio en el que los huérfanos tuvieran todas las oportunidades para ir a la escuela, y para aquellos que carecían de los medios necesarios, recibirán zapatos, una Biblia y una mochila con todo lo que necesitaban para inscribirse. Pero también fue importante para mí que reciban estos regalos de los cristianos, a través de los metodistas – que alguien al otro lado del mundo a los que nunca se habían encontrado quería darles la oportunidad de una educación como un acto cristiano de dar.”


The Work family hosts missionary pastors Ut To and Karen Vo To in Michigan. Pictured: Karen, Julie, Ut, Byron, George, Grace, Charlie. PHOTO: COURTESY JULIE WORK
La familia Work hospeda a pastores misioneros Ut To y Karen Vo To en Michigan. De izquierda a derecha: Karen, Julie, Ut, Byron, George, Grace, Charlie. FOTO: JULIE WORK

Julie fue capaz de conectarse con el Pastor Nguyen para un proyecto de Biblias y mochilas. Por su parte, el pastor Nguyen escribe: “Las biblias y las mochilas, la ropa usada y los equipos de salud son programas de buenas noticias para los niños y la gente pobre. Demuestran el amor y el cuidado de Dios a los ‘más pequeños’, ayudándoles a experimentar el reinado de Dios irrumpiendo en su mundo inaguantable. Me sentí satisfecho de poder proclamar y demostrar el reino de Dios, atendiendo a los aspectos espirituales y sociales de las personas necesitadas. Todo esto no sería posible sin sus oraciones, apoyo y confianza. Gracias por hacer posible que sea fiel y esté disponible para la misión de Dios. ”

 

El Canal que te Conecta

 

Andrea Ramprashad, gerente de relaciones con socios del Avance de Ministerios Globales, interpreta este canal de donaciones como un vehículo relacional dentro de la UMC. El dar establece una relación con un ministerio, un proyecto o un misionero. "Una donación a través del Avance es mucho más que eso", dice ella. “Puedes ser parte de la misión y hacer una contribución significativa al ministerio sin estar ahí físicamente. Lo que hacemos es conectar a la iglesia con la misión: seguimos los donativos y recibimos informes que demuestran cómo se desarrollan los ministerios tangibles en todo el mundo ". Todos tenemos un papel que desempeñar en todo este proceso de misión, pero sin el donante, hay una pieza desaparecida en todo. La relación y la conexión solo puede completarse cuando todas las piezas estén en su lugar y todos los roles consumidos.

La oficina del Avance a veces funciona como un centro de Ministerios Globales; sin duda desempeñan una función en el reporte y la contabilidad, pero también conecta a las personas con otras oficinas en UMCOR y Ministerios Globales. El personal puede responder muchas preguntas sobre la misión Metodista Unida y cuando las preguntas están más allá de su capacidad de respuesta, intentarán que la persona que llama sea dirigida a la oficina correcta para obtener ayuda. Incluso de manera accidental, el Avance conecta a la iglesia en la misión.

* Christie R. House es la editora de la revista New World Outlook.

Copyright New World Outlook magazine, Cuestión de primavera 2018. Utilizado con permiso. Enviar correo electrónico al editor de New World Outlook para más información.

 

PÓNGASE EN CONTACTO CON EL AVANCE

 

El Avance es un programa oficial de la Iglesia Metodista Unida para la misión voluntaria y designada para donativos monetarios aparte de los diezmos y las ofrendas de la iglesia local. Para obtener más información, visite http://www.umcmission.org/Give-to-Mission/How-to-Give Regalos en línea se pueden aceptar utilizando el sitio web encima.

Los donativos con tarjeta de crédito también se pueden aceptar por teléfono, llame gratis al 888-252-6174. Los donativos también se pueden dar a The Advance a través de tu iglesia local y las conferencias. Identifique su donativo con el nombre de Avance y el número del proyecto, haga el cheque a su iglesia y la oficina de finanzas de su iglesia local debe enviar el cheque al tesorero de la conferencia para procesarlo a los Ministerios Globales.

Contact The Advance at Global Ministries in Atlanta, Georgia:

Phone: 404-460-7945
Fax: 404-942-4241
Email: advance@umcmission.org

To mail a check directly, make out checks to Advance GCFA, and mail to:

Advance GCFA
P.O. Box 9068
New York, NY 10087-9068

or

General Board of Global Ministries
458 Ponce de Leon Ave., NE
Atlanta, GA 30307