Comunicaciones & Mercadeo

Other Manual Translations: English

Por qué se necesita regular los comentarios en las redes sociales

Photo by Cristian Dina courtesy of Pexels
Photo by Cristian Dina courtesy of Pexels

Durante el año 2020, el número de gente que usa los medios sociales llegó a casi 4 billones de personas en todo el mundo, incluyendo pastores y otros líderes de iglesias y de ministerios. La mayoría de las iglesias y las instituciones sin fines de lucro tienen al menos una cuenta en un medio social. A fin de evitar los posibles problemas que se generan por los comentarios publicados, es importante que las iglesias y sus representantes tengan ciertas pautas para medios sociales que incluyan una política para comentarios que se publique en todas las cuentas de los medios sociales.

QUÉ ES UNA POLÍTICA PARA COMENTARIOS EN MEDIOS SOCIALES Y POR QUÉ ES NECESARIO TENERLA

Un reglamento debe establecer las reglas para quienes quieran hacer un comentario acerca de contenido en línea. Sea que usted escriba un blog, tweet o publique en Facebook o Instagram, el propósito principal de un medio social es involucrar a la gente. Sin embargo, como cualquier conversación, usted siempre puede controlar lo que otros digan.

En este año, Comunicaciones Metodistas Unidas celebra 80 años de comunicar la fe. ¡Los invitamos a celebrar!

Por esa razón, es imperativo que las iglesias controlen no solo lo que se publica en una cuenta sino también los comentarios que la gente hace. Es muy beneficioso animar a la gente a que converse, pero corremos el peligro de que se generen opiniones desenfrenadas, especialmente cuando alguien decide ser despectivo, racista o escandaloso. Además, si uno no vigila la sección de comentarios, ésta se puede convertir en terreno para mercadotecnia, publicidad gratuita y todo tipo de mensajes indiscriminados (spam).

EL CONTENIDO DE UNA POLÍTICA APROPIADA SOBRE COMENTARIOS

Cuando una iglesia o ministerio publica en su sitio web reglamentos respecto a comentarios, le están notificando a los visitantes en cuanto a qué comentarios son aceptables y cuáles no lo son. De esta forma, están responsabilizando a amigos, contactos y miembros. Un reglamento de comentarios comunica a los usuarios lo que se espera de ellos y las consecuencias que vendrán si no se conforman a las reglas.

Una buena política de comentarios (que debería ser parte de la política general de medios sociales) deberá lograr varias cosas:

  • Hacer una declaración que exige que los usuarios asuman autoría y responsabilidad por los comentarios que se hagan
  • Promover los comentarios y el debate pacífico
  • Reafirmar el valor y la igualdad de todas las opiniones
  • Establecer reglas para los enlacen que se colocan junto con los comentarios
  • Definir lo que es un comentario irrespetuoso y el spam
  • Detallar el proceso disciplinario que se aplicará por hacer comentarios ofensivos

Gente y organizaciones diferentes tendrán una variedad de ideas en cuanto a lo que es o no es aceptable. Es por esto que es muy importante que su iglesia discuta y cree una política única que se conforme a sus creencias y congregación.

CÓMO ESCRIBIR UN REGLAMENTO EN CUANTO A COMENTARIOS

No tenga miedo de escribir una política de comentarios. No es tan difícil como parece. Empiece mirando ejemplos de las políticas existentes en otros sitios web. El documento Social Media Comment Guidelines of First United Methodist Church, en Lakeland, Florida, ofrece un reglamento comprehensivo. Si a usted le interesa algo más simple, consulte Comment Policy of The Greater Northwest Area of The United Methodist Church. Consulte también las políticas sobre comentarios que tienen sus blogs y sitios web favoritos, o visite las cuentas de medios sociales de otra gente u organizaciones que usted sigue.

Encuentre un reglamento que le llame la atención. Después use dicha información como punto de partida para crear su propia política. Sea corto y claro como sea posible, para que los usuarios lean el reglamento.

CÓMO IMPLEMENTAR EL REGLAMENTO

Una vez que haya esbozado una política, es importante publicarla en todos los medios sociales donde su iglesia tenga cuentas. Esto es más fácil en algunas plataformas que en otras. Por ejemplo, cuando cree un grupo Facebook, el sistema le sugerirá algunas reglas. Cuando una persona solicita membresía en un grupo, se les pedirá de inmediato que lean y acepten el reglamento.

En su sitio web, exhiba en un lugar visible de su página principal (homepage) las reglas para el usuario. Algunos sitios para blogs le recordarán a los que hacen comentarios de las reglas que deben respetar antes de publicarlos. Con todo, otras plataformas le exigirán a usted que sea más creativa. Recuerde que los reglamentos no son de ninguna ayuda si están escondidos. Busque siempre maneras para que sean visibles y dirija a los usuarios a su contenido.

Una vez que usted haya creado y publicado su política de comentarios, lo más importante es mantenerse vigilante. Lo ideal es que usted y otra persona de su iglesia tenga la responsabilidad de leer y monitorear todos los comentarios. Algunas plataformas le ofrecen la oportunidad para usted apruebe o desapruebe cada comentario antes de que sea público, pero esto puede demorar la interacción inmediata entre la gente y prevenir que la gente se involucre publicando. Además, no todas las plataformas dan esta opción. Como sea que usted decida vigilar la actividad, deberá haber alguien que se asegure de que los comentarios cumplen con los requisitos descritos y que se apliquen las disciplinas necesarias, cosas como advertencias, eliminación del comentario, expulsión, etc.

Mientras que la presencia en el internet le ofrecerá la oportunidad de alcanzar a mucha gente con el mensaje de evangelio, también abre la puerta a un sin número de problemas, particularmente en la forma de comentarios y conversaciones en línea. Para evitarse dolores de cabeza, es importante tomar acción ahora mismo. Cree e implemente su política de comentarios hoy.


Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones.