Tu responsabilidad como iglesia en cuanto la toma de datos personales

For churches, the collection of personal data can be a key component to enhancing services and growing a congregation, but it is essential that strong policies are in place to protect privacy. Photo by Arthur Mazi, courtesy of Unsplash.
For churches, the collection of personal data can be a key component to enhancing services and growing a congregation, but it is essential that strong policies are in place to protect privacy. Photo by Arthur Mazi, courtesy of Unsplash.

A lo largo de la historia, las iglesias han recogido algún tipo de datos, pero en la actualidad, el aumento de la colección electrónica de información personal preocupa a muchos estadounidenses. 

Según Pew Research, la mayoría de los estadounidenses creen que los riesgos potenciales de la recopilación de datos superan los beneficios. Les preocupa cómo se utilizan sus datos y temen que la recopilación y el uso de su información personal estén fuera de su control.

Debido a estas preocupaciones y a la probabilidad de que se promulguen nuevas leyes en materia de privacidad, es posible que tu iglesia deba examinar sus políticas de protección y recopilación de datos.

DATOS PERSONALES, Y CÓMO SE UTILIZAN

La recopilación de datos personales incluye reunir tan sólo la información de contacto de una persona. Más a menudo, consiste en recopilar y rastrear información biográfica y conductual detallada, como la raza/etnia, el sexo, los cumpleaños, las fechas de aniversario, la formación académica, el empleo, las afiliaciones, las preferencias de donación, los problemas de salud, las preferencias de compra y las aficiones, así como las tendencias y la participación en las redes sociales.

Estos datos se miden, organizan y utilizan para determinar patrones demográficos, normalmente para la promoción y el mercadeo, para solicitar donaciones financieras y para personalizar los servicios.

Tradicionalmente, las iglesias han utilizado los datos para la distribución de boletines informativos, para las declaraciones de ofrendas y otra información relacionada con la iglesia.

En muchos casos, los datos también pueden utilizarse para:

  • Determinar las necesidades de los miembros de la iglesia y de la comunidad en general.
  • Desarrollar ideas para los sermones.
  • Decidir si un determinado tipo de clase o programa beneficiará a tu congregación.
  • Personalizar la comunicación.
  • Definir las misiones y actividades que tienen más probabilidades de ser bien recibidas por tu iglesia o comunidad.

Por ejemplo, si el 60% de tu congregación es especialmente atlética, la realización de un maratón o una caminata podría ser una buena forma de recaudar fondos para el próximo viaje misionero. Si hay un gran porcentaje de artesanos, una feria de artesanía navideña podría ser un éxito. Si tienes muchos amantes de la comida, puedes invitar a camiones de comida a tu evento de EBV de fin de semana.

CÓMO SE RECOPILAN LOS DATOS

Los datos personales básicos suelen recopilarse cuando los nuevos miembros, los invitados o los asistentes a eventos proporcionan a la iglesia información de contacto. Los datos de la comunidad están a disposición del público en los informes gubernamentales y demográficos. Otros datos pueden obtenerse a través de encuestas y evaluaciones o comprándolos a terceros.

Es muy probable que tengas una gran cantidad de datos personales al alcance de la mano. Por ejemplo, tu iglesia probablemente registra datos financieros relativos a los donantes: cuánto se da, de qué forma y por qué medios.

Si tu iglesia tiene una página de negocios en Facebook, puedes ver cuántas personas han visto tu página en la última semana. También puedes ver un análisis de la edad, el sexo y la ubicación de las personas que visitaron tu página, y puedes controlar qué publicaciones reciben más atención.

Casi todos los programas de software para iglesias o plataformas de medios sociales incluyen herramientas de análisis que pueden ayudar a hacer crecer tu iglesia.

Los proveedores de correo electrónico masivo, como Mailchimp, pueden decirte cuántas personas abrieron el correo electrónico y cuántas hicieron clic en un enlace dentro del correo electrónico. Incluso Excel y los programas básicos de procesamiento de textos te permiten clasificar las listas por categorías, como los que reciben el correo impreso y los que reciben el digital.

CÓMO MANTENER LA SEGURIDAD DE LOS DATOS

Los datos personales se recogen y seguirán recogiéndose; la cuestión es si tu iglesia los utiliza y protege de forma eficaz

Aunque hay formularios de privacidad gratuitos y otras guías disponibles en Internet, un abogado o un experto en seguridad pueden proporcionar información actualizada sobre la legislación relativa a la protección de la privacidad.

A la hora de elaborar las directrices de privacidad, tenga en cuenta las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué categorías de datos estás colectando? (Nombres, información de contacto, datos biográficos, aficiones, condiciones de salud, imágenes visuales, etc.)
  2. ¿Qué información debería ser excluida? ¿Cómo te aseguras de que se mantenga así?
  3. ¿Cómo se consigue la información personal? (Documentos de los empleados, tarjetas de invitados y de socios, formularios del sitio web, análisis de las redes sociales, inscripciones a eventos, etc.)
  4. ¿Cuenta con el consentimiento adecuado para cada una de las recopilaciones? ¿Las personas tienen opciones de inclusión o exclusión en relación con la recopilación de datos?
  5. ¿Se utilizan los datos de forma adecuada? (Un donante que envía información no está necesariamente dando permiso para utilizar esa información en una campaña de marketing. Un voluntario que envía información para una verificación de antecedentes no está necesariamente dando permiso para recibir anuncios de texto).
  6. ¿Limita la iglesia el acceso a la información personal? (Cuantas menos personas, mejor).
  7. ¿Se comparte la información? Si es así, ¿qué se comparte con quién? (Considere las listas de oración que se incluyen en las redes sociales, en las cadenas telefónicas, en los correos electrónicos o en los mensajes de texto).
  8. ¿Cómo protege la iglesia los datos personales para que no sean pirateados, robados o mal utilizados? (Cree contraseñas fuertes y únicas. Mantenga el software actualizado. Dispone de suficientes firewalls y protección antivirus en todos sus equipos).
  9. Cómo responderá la iglesia si alguien solicita una copia de toda su información personal?
  10. ¿Cómo responderá la iglesia si se produce un fallo de seguridad?
  11. ¿Están los datos actualizados? (Para mantener la relevancia de la información, elimine periódicamente la información de los miembros fallecidos o de los que ahora asisten a otro lugar).
  12. ¿Cómo se eliminarán los datos que no se utilicen o sean innecesarios? (Las eliminaciones de datos electrónicos suelen ser recuperables; las reescrituras, no. Los archivos en papel con información personal deben quemarse o triturarse).

Los datos personales son demasiado valiosos como para ignorarlos, ya que te ayudan a conocer a los miembros y la comunidad. Determina qué datos ayudarán mejor a tu ministerio y qué harás con ellos.

Encuéntralos, haz un seguimiento y utilízalos en beneficio de tu ministerio, pero recuerda que cada dato representa a una persona que te confía el cuidado de su privacidad.


Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Consiga en Amazon su último libro: A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.