Liderazgo en la Iglesia Metodista Unida

Oportunidades Ministeriales

Todas las personas han sido creadas para prosperar y vivir en paz. En un mundo quebrantado y lleno de injusticias, la gente de la Iglesia Metodista Unida cree que todas las personas tienen un papel importante que desempeñar para crear un mundo mejor. Creemos que Dios está trabajando en cada uno para hacernos más completos, para impartir justicia y ser atraídos por el amor. 

Mediante los actos del Bautismo y el discipulado de toda la vida, aceptamos la invitación divina a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Cuando hacemos nuestros votos bautismales, nos comprometemos a estar presentes, ofrecer nuestras habilidades, nuestros talentos, ser testigos de amor y de servicio, donde quiera que estemos.

Desarrollo del Liderazgo 

Pero aceptar nuestro llamado al amor y al servicio tiene implicaciones adicionales y una curva de aprendizaje (Efesios 3:15). En la iglesia, llamamos a este proceso de aprendizaje "Desarrollo del liderazgo". La Iglesia Metodista Unida ofrece muchos caminos de aprendizaje y credenciales para aquellas personas que quieren seguir este ministerio de servidumbre alrededor del mundo, ya sea como clérigo o no. Tratar de averiguar lo que estamos llamados a hacer en la vida o discernir nuestro llamado, significa participar en un trabajo sagrado.

Ya sea a nivel personal, a nivel de comunidad o a nivel profesional dentro de la Iglesia Metodista Unida, nosotros creemos que cada persona que es llamada y, que cada vocación tiene un lugar. No se trata de “cualquier lugar”, si no siempre de un “lugar” en específico, cada uno con sus propias historias desafiantes, experiencias prometedoras de gracia y una esperanza de un mejor futuro.

 

Le animamos a que se tome un minuto de su tiempo para mirar a su alrededor. ¿Dónde ve el quebranto e injusticia en su comunidad? ¿Cómo puede Dios utilizarlo o utilizarla para brindar sanidad? 

Navegue por esta página para explorar las oportunidades de ministerio disponibles dentro de la Iglesia Metodista Unida. 

Ministerio del laicado

El ministerio es la expresión de la mente y misión de Cristo a través de la comunidad, que demuestra una vida de gratitud y devoción, testimonio y servicio, disciplina y celebración. Nosotros entendemos que no todo el mundo está llamado a ser clérigo, pero si creemos que todas las personas tienen un papel que desempeñar para crear un mundo mejor. Laicos, o líderes no clérigos de la iglesia, son llamados a ser discípulos y discípulas que cumplen la gran comisión a través de actos de servicio que sanan y liberan a un mundo quebrantado. Esta respuesta es nuestro ministerio.

La Iglesia Metodista Unida ha diseñado diferentes vías del ministerio para acreditar a los laicos en diferentes contextos ministeriales. Algunos ejemplos comunes incluyen siervo laico, orador laico, misionero laico, y diaconisa, entre otros. Si usted siente el llamado a servir como una persona laica en la Iglesia Metodista Unida, le invitamos a que explore su vocación

Ministerio del clero

Los ministerios del clero y del laicado son complementarios e interdependientes. El clero en la Iglesia Metodista Unida son individuos que sirven como diáconos, presbíteros y pastores locales. Son ordenados, comisionados o licenciados en la conferencia anual a la que pertenecen (¶ 142). 

En estas diferentes capacidades, el clero ayuda a formar discípulos y discípulas cristianas en la comunidad de pacto por medio de la formación espiritual y la orientación para la obra del Espíritu Santo que conduce a la verdad – que libera, y el amor – que reconcilia. 

Si usted se siente llamado a servir como clero en la Iglesia Metódica Unida, le invitamos a que explore su vocación.