Recursos para enfrentar el coronavirus

Other Manual Translations: English

Conectándose con quienes usan medios sociales durante Covid-19

Photo by Steve Richey on Unsplash
Photo by Steve Richey on Unsplash

Durante la pandemia nos aislamos socialmente para proteger a otras personas y a nosotros mismos del virus corona. Al mismo tiempo, buscamos nuevas formas de conectarnos a corto y largo plazo.

El internet y los celulares nos ayudan a conectarnos más que nunca, pero especialmente ahora. Nuestra conexión digital global es más ubicua de lo que muchos creen y cubre a la mayoría de los sectores de la sociedad. Examinemos las siguientes estadísticas del Pew Research y de Statista.

  • Casi el 65% de los adultos acceden al internet usando sus celulares o teléfonos móviles.
  • En el año 2020, se determinó que hay 4.54 billones de usuarios del internet, lo que representa al 59% de la población global.
  • 90% de los adultos en los Estados Unidos tienen acceso al internet, incluyendo el 73% de la gente mayor de 65 años.
  • Aproximadamente, el 75% de los adultos de los Estados Unidos tiene acceso al internet de banda ancha en su hogar.
  • Más del 56% de los hogares de los Estados Unidos con un ingreso anual menor de $30,000 tiene acceso al servicio de banda ancha en su hogar; y el 26% usa el teléfono inteligente para acceder al internet. 
  • 81% de los americanos adultos poseen un teléfono inteligente.

La mayoría de la gente goza de alguna forma de acceso personal. Mientras que las técnicas no conectadas al internet son siempre importantes para algunos miembros, las necesidades del momento requieren que la iglesia le dé prioridad a las comunicaciones digitales. Aquí le compartimos algunas ideas para mantener las necesarias pero simples conexiones en línea, incluso para la gente que usa la tecnología de mala gana.

Envíe mensajes de texto a los grupos pequeños
Divida el directorio de miembros de la iglesia en grupos de ocho personas. Usted puede crear un mensaje de texto para grupos usando un iPhone o Android phone. Aplicaciones como GroupMe o WhatsApp ayudan a administrar textos para grupos. (Explore también UMConnect para enviar noticias e información importante en forma rápida) Use estos medios para conectarse diariamente o para compartir peticiones de oración. Administre el tamaño del grupo anticipando cuán activo será. Considere también formar grupos alrededor de quienes envían muchos textos y los que no lo hacen.

Use las llamadas de video
Una llamada de video a través de FaceTimeFacebook Messenger o WhatsApp es tan simple como hacer una llamada por teléfono. Algunas personas no poseerán un teléfono que ofrezca llamadas de video. Averigüe qué miembros a menudo compran la última versión de un celular, para pedirles si estarían dispuestos a donar su último laptop (ordenador portátil), celular o tabla para otro miembro de la iglesia. La gente busca la forma de ayudarse unos a otros, y esta opción ayuda a que nos conectemos durante la pandemia.

Cree un mensaje de video
La aplicación Marco Polo es fácil de usar. Permite que uno envíe un corto mensaje de video a grupos o individuos. Es como un “walkie-talkie” con video.

Promueva las reuniones de grupos pequeños
Más que nunca, la gente busca la compañía de los grupos pequeños. Use herramientas como Zoom para ayudar a que los grupos pequeños sigan conectados a pesar del aislamiento. Durante el servicio dominical de adoración, invite a los miembros a participar en un grupo pequeño. Organice reuniones virtuales para promover el crecimiento espiritual. Hay muchas herramientas para apoyar a los grupos pequeños virtuales.

Enseñe una clase usando Facebook en vivo
Durante este largo tiempo de distanciamiento social, la gente busca formas de distraerse, entretenerse y conectarse. Pídale a algún miembro que dé una clase en Facebook Live acerca de cosas como tejido, manualidades y ejercicios usando la página web de su iglesia. Las clases de cocina son populares ya que la gente necesita aprender a usar suministros de despensa para cocinar. Cree un calendario de programación y publicite las clases.

Cree una página en Pinterest
Pinterest es un medio social gratuito de marcadores visuales. Más de  335 millones de personas lo usan cada mes (el año 2019 su uso creció en un 26%). Las iglesias pueden usar esta red para seleccionar y compartir historias, collages de fotos, recetas y otras ideas inspiradoras.

Use Instagram para conectarse
Las fotos tienen el poder de inspirar y conectar a la gente. Pídale a los miembros de la iglesia que tomen y compartan fotos de sus hogares a través de una cuenta de Instagram, Dropbox o Google Drive.

Construya un canal Youtube para su iglesia
Permita que los miembros de la iglesia compartan un testimonio, un chiste, una canción, lean un texto bíblico para que usted los ponga en el canal. (Haga que la gente se suscriba al canal y que animen a otros a hacerlo.) Baje contenido en el canal regularmente, y pídale a la gente que marque “me gusta” a lo que se publica y que propaguen los videos por medio de los medios sociales que usan.

Aproveche las oportunidades de entrenamiento
Comunicaciones Metodistas Unidas ofrece una variedad de cursos de entrenamiento en línea para ayudarla a usted y a su equipo a aprender más de acerca de las herramientas digitales y para sacarles provecho a fin de impactar el ministerio. No importa el presupuesto o tiempo que tenga, el entrenamiento UMC ofrece opciones para ayudarla a suplir sus necesidades.

Solo hemos mencionado algunas formas en que la tecnología puede crear conexiones significativas y vincular más estrechamente a su iglesia y comunidad no importa cuán distantes se encuentren. Experimente para ver qué funciona mejor para su comunidad. Ahora lo invitamos a leer la otra parte de esta serie que enseña cómo conectarse con los desconectados del internet a fin de amplificar los esfuerzos en línea. 


Eric Seiberling es parte del duo que forma con su esposa para ayudar a la iglesia a encarnar “1 > 99” en brokensheep.com. Eric aprovecha sus más de 20 años de experiencia de mercadeo y consultoría para ayudar a las iglesias a “bautizar” y usar técnicas seculares para alcanzar con más efectividad a los perdidos y a los más pequeños para Jesucristo.