Liderando el Ministerio y enfocándolo hacia las generaciones más jóvenes

Group of young people listen to a message during a night of worship. Photo by Aileen Jimenez, UMCOM.
Group of young people listen to a message during a night of worship. Photo by Aileen Jimenez, UMCOM.

Se calcula existen 162.6 millones de personas menores de 40 años en Estados Unidos. La generación llamada millennials tienen entre 25 y 40 años, mientras que la siguiente generación Gen Zers están dentro de los 9 a 24 años de edad, la línea divisoria entre las generaciones es un poco incierta.

Aunque muchos consideran que tanto los millennials como los post-millennials son "jóvenes", los dos grupos tienen formas muy diferentes de interactuar y ver el mundo. Dentro de cada uno se tienen subgrupos de personas solteras, padres de familia, familias jóvenes, estudiantes y trabajadores. Al tratar de integrar a estas personas en el Ministerio, hay que centrarse en los diferentes grupos sociales y etapas de la vida, más que en el grupo generacional en el que se les ha agrupado.

Como iglesia que afirma estar enfocada hacia el exterior, necesitamos entender y servir a nuestras comunidades que constantemente están cambiando. Estas dos generaciones están dando forma al mundo, ya que superan en número a otras generaciones. Cuando hablamos de los millennials y los post-millennials, tenemos que pensar automáticamente en la "diversidad". No se trata de si debemos ser más diversos, sino de cómo podemos integrar a las generaciones más jóvenes y diversas, dado que casi la mitad de estas generaciones están formadas por minorías raciales/étnicas.

Como una persona joven y multicultural, permítanme compartir tres consejos en los cuales concentrarse, para las iglesias que intentan alcanzar a las personas como yo. 

Intereses Universales

Muchos jóvenes y jóvenes adultos mantienen su cultura de origen, aunque la mayoría de estas personas no son inmigrantes en Estados Unidos. Tome en cuenta que han crecido en una sociedad estadounidense del siglo XXI y de habla inglesa. Han estado expuestos a más culturas, estilos de vida y expresiones que cualquier otra generación anterior. Aceptan la diversidad que experimentan y la exigen.

La comunicación y el viajar se hace fácil para muchos de ellos; dos conceptos que desempeñan el papel para sentirse conectados a nivel global y un tema clave identificado con los jóvenes. Esperan que las organizaciones con las que se relacionan, incluidas las iglesias, tengan un enfoque global y sean fácilmente accesibles.

Con tanta diversidad, hay que centrarse en temas y causas de interés común como: el amor, la pertenencia, la justicia social, la identidad, los conflictos mundiales y otros temas, ya sea por medio de sermones o de publicaciones en sus canales de comunicación; Estos intereses universales les traen sentido a los jóvenes y jóvenes adultos como individuos, pero también los conectan a una narrativa más amplia.

Los jóvenes apoyan a organizaciones que tienen un impacto positivo en el mundo, algunos ejemplos fáciles de compartir para las Iglesias Metodistas Unidas son: UMCOR, The Advance y nuestros programas de becas disponibles. Sin embargo, las iglesias también deberían esforzarse por comprometerse socialmente a nivel local y aún más allá de proveer ayuda financiera a programas comunitarios. Aportar manos a la obra muestra a la gente joven que la iglesia se alinea con sus valores de justicia y santidad social que los conecta con las comunidades circundantes. ¡Presente oportunidades para que defiendan estas causas con su iglesia y formen parte de algo más grande que ellos mismos!

Participación 

Aunque los jóvenes y jóvenes adultos quieren ser alcanzados a través del marketing omnicanal, las redes sociales reinan como el principal canal de influencia. Prepárese para compartir información sobre su fe y su iglesia en línea a través de Stories, imágenes, infografías, contenidos de vídeo y podcasts en múltiples plataformas como: redes sociales, sitios web y correo electrónico, sin descuidar en ningún momento la interacción en persona. 

Al mismo tiempo que comparte la historia de su iglesia en sus plataformas, proporcione formas para que los jóvenes compartan sus opiniones e ideas. Según un estudio, el 44% de los Gen Zers, afirman que “si se les diera la oportunidad, les gustaría presentar ideas para el diseño de productos". Vea el evangelio y su ministerio como un “producto”.

La generación de millennials y post-millennials son más propensos a comprometerse con las marcas y organizaciones que ofrecen relaciones transparentes y les escuchan. ¿Cómo pueden tomar ventaja las iglesias de estas oportunidades? Podría ofrecer un tiempo y un espacio en el que los millennials y la generación Z puedan presentar ideas creativas para eventos de la iglesia, estrategias de comunicación y ministerios de alcance comunitario.

Pero aún más que eso, ofrezca un seguimiento y cultive una relación al crear experiencias significativas y crecimiento mutuo, tenga en cuenta de que su congregación este preparada para manejar un cambio de cultura, si aún no están preparados para liderar con gente joven. A menudo, los jóvenes se desaniman y se sienten perjudicados por las iglesias cuando se enfrentan con resistencia constante al cambio.

Representación  

¿Le gusta lo que ha leído y las herramientas que este provee?   

Su aporte ayuda a asegurar el futuro de las comunicaciones del Ministerio Realice una donación libre de impuestos para apoyar a la United Methodist Communications hoy.

¡Haga una donación! 

¡Contrate a gente joven! Contrate a personas que se parezcan, hablen y tengan intereses similares a los de las personas que quiera alcanzar. Contar con personas jóvenes en su nómina o como parte del equipo de liderazgo, le ayudará a que los demás perciban su iglesia como auténtica y relevante. Los influencers, o celebridades de internet, conforman la perspectiva de la generación más joven porque son personas normales con las que pueden relacionarse. Si su equipo de liderazgo no coincide con el tipo de mensaje que reclama en sus canales de comunicación, su iglesia parecerá poco auténtica y creará un rechazo instantáneo.

Cuando los jóvenes multiculturales vean que hay personas parecidas a ellos en su iglesia, ellos podrán ver que usted se toma su pertenencia en serio y les permitirá hacer conexiones. Un personal diverso también aportará conocimientos únicos a medida que usted sigue trabajando con la comunidad.  Ahora bien, no estoy diciendo que los líderes de la iglesia deban apartarse por completo. Los jóvenes necesitan la orientación y el liderazgo de quienes han estado en el ministerio antes que ellos. También se necesita discernimiento y tener el llamado al ministerio. Lo trato de expresar, es que si las iglesias quieren incorporar a las generaciones más jóvenes en el ministerio, tienen que incluirlos en todas las partes de la organización ministerial.

Ahora es el momento de interactuar con la gente joven y de construir relaciones con ellos para que quieran conectarse con la iglesia.

Recuerde:

  • Mantenga un enfoque diverso y global.
  • Céntrese en intereses universales.
  • No generalice sobre los jóvenes.
  • Ofrezca formas de participación (virtual o presencial).
  • No tenga miedo de pedirles ayuda al utilizar las plataformas que prefieren las generaciones más jóvenes y multiculturales.

Aileen Jiménez es gerente de comunicaciones para el liderazgo hispano/latino en United Methodist Communications, ubicado en Nashville, Tennessee, EEUU. La puede contactar al [email protected].