Comunicaciones

Other Manual Translations: English português

Cómo enseñar a los niños a ser mejores ciudadanos digitales

Photo by Giu Vicente on Unsplash
Photo by Giu Vicente on Unsplash

En 2018, el 94% de los niños entre 3 y 18 años tuvo acceso al internet. Con el número creciente de aparatos digitales que se venden a niños y adolescentes, no cabe duda de que la mayoría de estos jóvenes también usaron el internet. Hoy es tan común ver a una niña de cuatro años jugando con un teléfono inteligente como verla jugando con una pelota. Esta es la razón de por qué es importantísimo lograr que los niños aprendan a usar el mundo digital.

El alfabetismo es la habilidad de comunicarse por medio de leer y escribir. El alfabetismo digital es la habilidad de comunicarse digitalmente. Sin embargo, esto implica más de lo que parece obvio. El saber cómo usar la tecnología es tan solo el comienzo. Muchos niños y adolescentes saben cómo navegar la web sin problema, pero no saben lo que significa ser letrado digitalmente.

El ser letrada digitalmente significa saber cómo usar las herramientas digitales en forma efectiva y segura. Esto requiere que la persona entienda la tecnología, cómo y por qué se usa, y cómo usarla apropiadamente. También significa que el usuario entienda los peligros potenciales y que tome precauciones. Aunque la mayoría de los niños y adolescentes en su congregación estén versados en medios sociales y en la navegación de la web, muchos no tienen educación digital.

Sea que usen el computador de la biblioteca de la escuela o en su teléfono o tabla, los niños y adolescentes deberían lograr un entendimiento básico de los siguientes conceptos:

cómo comunicarse por internet

El navegar el email y los mensajes de texto es algo que parecería muy fácil para una generación joven que parece haber nacido con un teléfono en la mano. Con todo, hay una gran verdad en el dicho: “lo que no se ve, se olvida”. El internet no está sujeto a dar cuentas y es anónimo, lo cual puede llevar a que la gente escriba y diga cosas que jamás diría cara a cara. Los niños y adolescentes deben entender que así como hay maneras apropiadas de comunicarse en la vida real, así también hay una etiqueta en línea que uno debe aprender y respetar.

cómo protegerse en el internet

El internet es peligroso. En la lista de peligros están las maquinaciones del llamado phishing, los cyberbullies, y los depredadores de niños. Estos peligros no van a impedir que los niños usen el internet. No es realista pensar que los niños serán capaces de evitar el peligro. Así que, es imperativo educar y preparar a los niños en cuanto a cómo minimizar los rastros que dejan en el internet y cómo pueden reconocer, evitar y reaccionar a los peligros potenciales. También es importante saber dónde acudir para encontrar ayuda.

cómo usar ética y legalmente los recursos del internet

Los niños y adolescentes que están en la escuela usan a menudo los recursos del internet para escribir informes y asignaciones, así como para su uso personal. El ser una persona educada digitalmente significa saber cómo usar e investigar efectivamente la información que se necesita. Además, deben aprender a distinguir la información verdadera de la información falsa. Los estudiantes necesitan entender qué es el plagio y por qué está mal. Deben aprender a dar crédito a sus fuentes.

Los jóvenes no solo deben desarrollar las habilidades del pensamiento crítico en cuanto al uso de internet, sino que deben aprender a reaccionar apropiadamente al contenido que allí encuentran. No solo necesitan saber qué son los medios sociales y cómo usarlos, sino que debe aprender a establecer conexiones significativas en línea y evitar las relaciones dañinas. La gente joven, que pasan por tantos cambios físicos, debe aprender a navegar sus propias emociones y actuar con disciplina cuando encuentran gente en el internet.

La iglesia puede ser una gran herramienta para guiar a los jóvenes a lograr buenas experiencias en el internet. Hay varias cosas que la iglesia puede hacer para lograr dicho cometido:

  • Explore maneras para enseñar el uso seguro y ético de la tecnología. Imite lo que hizo en Georgia la Iglesia Metodista Unida Ringold, la cual creó creo clases en persona. También podría crear una presentación en línea como lo hizo la IMU Oak Hill de Texas. Consiga que los miembros de su congregación que saben de tecnología ayuden en este proceso. Invite a los padres y sus niños a que participen en el entrenamiento. Aconsejamos que su iglesia compre un currículo de aprendizaje digital para enseñar destrezas de educación digital o cree su propio currículo.
  • Coloque afiches educacionales en las áreas que los estudiantes frecuentan en su iglesia, a fin de que ganen consciencia. Dé los pasos necesarios para detener el acoso por internet.
  • Que durante sus sermones y en los estudios de grupos pequeños se den lecciones pertinentes a los aspectos morales del uso del internet.
  • Contacte la biblioteca pública y de la escuela para ver si ofrecen clases y materiales en cuanto al uso del internet. Busque recursos en cuanto al uso seguro del internet, como el programa Be Internet Awesome que ofrece Google. Mantenga informada a la congregación respecto a las herramientas disponibles.
  • Provea de enseñanza y entrenamiento para los líderes de grupos pequeños y para los padres, a fin de que aconsejen a sus grupos y familia.
  • Sea un ejemplo de cómo usar en forma responsable las cuentas y medios sociales de la iglesia.

Uno podría pensar que la educación digital es un asunto que debería ser abordado por las familias y las escuelas. Sin embargo, debido a sus implicaciones éticas y morales, las iglesias también deben tomar la responsabilidad de su enseñanza. Pero si la iglesia toma un papel activo para enseñar a que los parroquianos sean buenos ciudadanos del internet, deberá ayudar a los jóvenes a usar sus aparatos digitales en forma segura y apropiada, para ayudarlos a ser ciudadanos responsables.


Tricia K. Brown es escritora, editora, conferencista y maestra de Biblia. Además de ser esposa y madre, es dueña de The Girls Get Together, donde junto a su equipo provee programas para mujeres en iglesias y organizaciones. Consiga en Amazon su último libro: A Year of Yearning: A 12-Month Devotional to Help You Study God's Word More.