Misión

Other Manual Translations: English

Promocione y planifique un viaje misionero pos-pandemia

Foto por Uriel Mont, Pexels.
Foto por Uriel Mont, Pexels.

Ahora que el país está en campaña de vacunación contra el Covid, las iglesias piensan en qué harán el año 2022 y más allá. Las iglesias sueñan ir a lugares lejanos para servir en Jesucristo. Un viaje misionero es una gran oportunidad para que la gente de iglesia se reúna después de haber estado separada por tanto tiempo, a condición de que la salud y seguridad de todos los participantes haya sido examinada completamente antes de empezar reuniones en persona y participar en el viaje.

Hemos entrado a una nueva época cultural que nos demanda tomar pasos extra para mitigar cualquier impacto negativo que pueda afectar a todos los participantes. Es bueno que pensemos juntos pero es esencial que examinemos varios factores antes de hacer planes. Debemos investigar los asuntos que podrían afectar las ideas que se tienen para la misión, como estar al tanto de los procesos de vacunación en el mundo, planes de viaje, visas, tarifas y preocupaciones de salud en el lugar que se desea visitar.

Le compartimos algunos consejos para ayudarle a decidir cuándo sería seguro planificar un viaje.

Genere conciencia de la misión

Genere conciencia y entusiasmo por medio de anunciar un viaje misionero con un corto video captado por un teléfono inteligente e integrado a su presentación (herramientas como Canva pueden ayudarle a pulir su presentación). Hable de la meta, de  por qué la misión es importante y cómo la gente se podría involucrar. Anuncie el viaje en el blog de la iglesia. Construya una página de aterrizaje que entregue una idea general, incluyendo un fuerte llamado a la acción

todos pueden participar

Cree niveles de involucramiento para facilitar que todos los miembros y otras personas interesadas puedan participar por medio de...

  • La oración
    Invite a que la gente se una a un grupo privado de Facebook o que reciban notificaciones por email o mensajes de texto para que orenregularmente por la misión. Proporcione una pauta semanal acerca de las cosas por las que deben orar durante la semana y determine un tiempo específico para que oren cada día (Establezca un tiempo único de oración, por ejemplo, a las 7:12am o 7:12pm cada día para una misión que saldrá en 7/12). Pídale a la gente que en su oración también incluyan al personal de la iglesia. Cuando llegue la hora de orar, sea un ejemplo para empleados y miembros. Detenga cualquier reunión para orar por la misión y así reforzar el compromiso de la iglesia.

  • Recolección de artículos
    La mayoría de viajes misioneros necesitan apoyo material. Organice maneras fáciles para que la gente done lo que necesiten los misioneros. Cree una lista en la cual la gente se puede inscribir por medio de Google Sheetsu otra herramienta. Así su equipo podrá hacer un seguimiento de los compromisos recibidos y las donaciones pendientes. Considere también establecer contenedores de donación que tengan un letrero con la lista de cosas que se necesitan. Coloque los contenedores en un lugar visible en la iglesia.

  • Levante fondos
    La gente no da dinero a organizaciones. La gente da dinero para apoyar una visión o algo que se desea realizar. La manera en que usted comunique las necesidades del viaje misionero determinará si la gente dona o no dona dinero. Presente historias convincentes que demuestren cómo las donaciones producen cambios. Por ejemplo, un viaje misionero para construir una escuela en África debería promover un catálogo de las cosas que se necesitan y lo que cuestan: $10 proveen libros para un estudiante; $25 entregan un uniforme para la escuela; $40 darán una mochila con luz de escritorio; $100 pagarán la matrícula para el año escolar de un estudiante. Establezca amplias metas de recaudación de fondos (computadores, etc.) organizando una asignación de donantes. Publicite la suma total de dinero que se necesita y anuncie regularmente cómo progresa la recaudación en medios sociales, emails y mensajes de texto.
  • Reclute voluntarios
    Toda misión necesita el apoyo de voluntarios en persona o virtuales. Distribuya los esfuerzos asignando tareas específicas que la gente puedan realizar en una hora o dos. Los voluntarios puede ir de compras, empaquetar artículos que fueron donados o proveer de comida para el camino.
  • Participación
    Cree un proceso de registro para que la gente se una al equipo, incluyendo miembros de la iglesia y la comunidad. Organice reuniones regulares usando Microsoft TeamsZoom o un grupo privado de Facebook, a fin de que el grupo se mantenga conectado e involucrado.

enviando al equipo en su viaje

Haga que el día de partida sea todo un evento. Organice un servicio dominical para que la familia de la iglesia ore por el equipo. Antes del servicio, pida a los miembros que escriban notas para animar al equipo. Que el líder del equipo las recolecte y las lea al equipo durante el viaje. Organice una reunión de despedida para orar por el equipo en el estacionamiento de la iglesia el día de la partida.

manteniendo contacto durante el viaje

Que el personal de la iglesia y voluntarios publiquen en Facebook o Facebook Live las actividades diarias del equipo. Publique fotos en la cuenta de Instagram de la iglesia. Pídale al equipo que graben videos cortos de lo que ven, lo que han hecho y de cómo se sienten, y también de cómo experimentan a Dios en acción. Publique estos testimonios en los medios sociales de la iglesia o en grupos privados de Facebook (con la aprobación de quienes crearon el material).

CELEBRe el regreso

Invite a la iglesia a que se reúna para la bienvenida y organice una cena de celebración. Organice un servicio donde la gente comparta experiencias del viaje. Destaque lo que se logró creando un video o diapositivas. Considere transmitir el servicio para que otros lo vean.

emita un informe final o anual

Sería bueno que usted emitiese un informe escrito para entregar una historia completa de las necesidades que se saciaron, lo que la iglesia realizó y el impacto del viaje misionero. Esto ayudará a que otros cuenten la historia y fortalecerá la importancia del viaje para el equipo y para quienes fueron servidos.

Aunque no estamos seguros de cuándo se reanudarán los viajes misioneros, es esencial que empecemos a planificar los viajes misioneros de antemano. No hay mejor tiempo que hoy para empezar a soñar y fijar estrategias acerca del próximo viaje.

Los viajes misioneros proveen de una oportunidad tanto para los participantes como para que toda la iglesia experimente el poder de Dios para cambiar el mundo. Tómese el tiempo para involucrar a toda la iglesia.


Eric Seiberling es parte de un dúo de esposo y esposa que trabaja ayudando a que la iglesia encarne "1 > 99" en brokensheep.com. Eric tiene más de veinte años como consultor de mercadotecnia, ayudando a que las iglesias usen técnicas seculares para que sean más efectivas en alcanzar a los perdidos para Jesucristo.